jueves, 11 de mayo de 2017

Mórbida.

Me quedé en blanco
de pie, confuso
espaciado
hecho de materiales fungibles
pasado de rosca
roto
vacío
hastiado de venganza
cargado de ira
me hice daño
levante la piel de las entrañas
volví a mirar ese espejo roto
ayer mismo
cuando quise acordarme
entre tanto que pasé el rato
y dejó de importunarme la necesidad de saberlo todo
así de paso, me hice el muerto
dejé la mente divagar el entreacto
pasar la fronda de los viajes
especular si moriré en serio hoy o algún día
pronto, porque el hígado y qué sé yo qué más
no me preocupa demasiado
mientras todavía sé que hallo palabras
en la catarsis de soñar un nuevo juego
de ver el lugar al que apunto
todavía a tiempo
mientras pasan las horas en los colmos
se llenan a rebosar las voces de palabrería
los cuerpos no muestran amor ninguno
las manos cesan toda caricia inoportuna
se fermenta el verbo del que miente
y todos le aplauden y le miman
mientras seguimos mirando horizontales 
el todo que retumba
en la misteriosa corriente de los invencibles
donde nos encontramos
una y otra vez
antes de la lucha
en la frontera de la derrota
que conocemos tan bien.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 13 de abril de 2017

Preludio

Nos atraen los pequeños dulces
regalos en la demora de nuestra predilección
mientras el tiempo nos fecunda de profundidad atareada
y nos dejamos llevar
hacia la vereda límite
sin intención de huir a ninguna parte
perdida nuestra magia
en el residuo
de querer ser lo posible.

Nos aplacan las caricias
nos dudan las mentiras
el ventanal roto
por donde pasan las horas
nos comemos mientras ocurren
la dolorosa estampida
el cauce fresco y perverso
en la desaparición total de nuestro entorno.

Nos atrapan en los ojos las miradas
pequeñas cárceles preludio
de aquello que va a suceder
a pesar de las señales
porque nos conocemos la silueta
venenoso enemigo firme
que se mantiene extático 
siempre a la deriva de nuestra última promesa.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 14 de marzo de 2017

Defensa y calma.

Deja que venga
se cruce el rayo
te hunda en su fragua
desarticulando esta frontera
en la que te has convertido
mientras andas arrastrando sombras
tejiendo sus voces
a la espera que algo despierte
en el desierto que aparentas.

Deja que venga
que no te contente esta pausa
estas caricias relativas
hechas desde el frío
que se atenace la serpiente
entre tus piernas
hasta que no puedas contener el grito
mientras asciende 
hasta morder el centro de la espina.

No des menos que lo justo
ni pidas más de lo que dejas
deja que te inunde el periplo de la calma
aunque no creas que tienes suficiente
aunque pienses que no eres necesario
justifica tu paciencia 
en el resorte de la memoria
vuelve a lo que quede de tu ruina
enciende el pequeño fuego de la resistencia
prepárate para la lucha
no avances, no retrocedas
deja que venga
que la gran ola te alcance
que descubra la furia de la siembra
las profundas raíces de la convicción
el afilado corte de la mirada
traspasando la tormenta.

Deja que venga
pienses lo que pienses
estás preparado
en este espacio mundo 
eres inmensidad
desafío
promesa
mientras siempre recuerdes esto:

Alguien te dio un principio
es cierto
pero a nadie debes 
ninguno de tus finales.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

La vespertina.

El cuerpo amarillo 
de tanto dudarnos
y la voz en martillo
enredada en el óxido
de tanto beso a medias
de tanto coito interrumpido
mientras la luz atenúa el ciclo de nuestra predilección
antes de azotarnos el vendaval 
caernos rodando entre el tumulto 
mientras nos juzga la poesía
nos juzga la vida
nos juzga el tiempo
que es el tiempo que nos queda
y que no les queda 
a aquellos que saben deshacer la frase
para entramar el poema 
despertar el alma 
dorar el suplicio
para que parezca todo 
algo más irreal.

El cuerpo que nos queda
vestido de amarillo
de dudoso proceder
es la única antorcha
en el atardecer vacío
donde respiran pesados los perros
en el jardín hecho de sangre
donde no estás
meciéndote 
el pensar...
y la duda
y el extasío
de sobreponerse 
desde este lado del mundo
pensarse en el recodo 
pensarte en el autismo
hacerse pequeño 
para caer hecho semilla
en el resorte de cualquiera
mientras toda la ausencia
no se puede proteger
de nuestra suerte.

Este amarillo
esa mutación de las imágenes
esa suma de todos los entreactos
este pacer 
esta paciencia hecha pared
pequeño espacio especulativo
donde he descubierto tantas cosas
si estuvieras conmigo
si existiera algo menos solitario
que estar contigo
quizás
una suerte 
para este eremita
que se ha vencido 
en el curso de su historia.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 17 de febrero de 2017

Desterráqueos.

El destierro es una casa
hecha de plumas y algodón
con pasillos de nube
y camas de suave tacto
que se adentra en la calma
de nuestra ausencia.

El destierro es un mundo cálido
sin devaneos
oscuro en lo más hondo
tan oscuro
que aparenta la luz
en todas sus esquinas

El destierro es un abrazo
hecho tan común 
tan paliativo
que nos esconde
de cualquier perturbación
nos hace menos
nos hace pequeños 
nos hace indiferentes.

El destierro es el amante
que nos promete vida
mientras el tiempo pasa
y se nos come de a poco
de a poquito
dejando migas 
simple nostalgia
polvo de estantería
espacio entre el espacio
entre los cajones.

El destierro es saber volver
y saber que al despertarnos
no hay escape en nuestra ruta
que queda el delante
o la muerte segura
que queda el paso
el siguiente paso
nada de caídas
porque se nos traga 
la boca hambrienta de la historia.

El destierro es dibujar senderos
es cantar el hígado
mientras se congela la garganta
es no saber cuando
no querer cómo 
no saber por qué
se nos llena la voz de sueños
y se nos cae la carne familiar
en las cunetas
mientras seguimos avanzando.

-----------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 15 de febrero de 2017

Amar sin estrategia.

Amar de este modo
defenestrados y residuos
sin voz, sin detrimento
ser solo esto que algo ha escrito
dejados de la mano
sin esperanza o futuro
hechos así, tal cual, el uno para el otro
desvestidos, lanzados al abismo de esta apoplejía.

Yo os oculto la verdad en el cuajo
dentro de estos infinitos relatos 
mientras el tiempo del deseo
durante la noche de la pausa
nos hace creer que existe
una fundamental parábola
ese algo manifiesto
en el retumbo de los cuerpos.

Decid con todas vuestras palabras
aquello que bulle químico 
en la doble helicoidal de vuestro destino
y tendréis el resumen de la vida
más pequeña, tan pequeña siempre
anonadada de verdad
hecha de pulso
hecha de pulpa desechada.

Venid a miraros 
el tránsito bello de vuestra piel
ampulosa y perfecta 
todavía juveniles vuestras mentiras
estáis hechos de la savia inverosímil 
del contrario pegamento 
que mantiene la vida
en sus retóricas premisas.

Estamos jugando
a ver donde
en que lugar incide
la flexible pulsación de nuestro avance
a la zaga de este vodevil
que empieza a desnudarse
después de la primera vez
siempre después, solo después.

Y tejeremos juntos 
esta cordial despedida
este quedarse abrasados
colgando del último hilo
de la tela de araña en llamas
mientras pensamos por qué empezamos a amar así
sin plan de ataque
sin final alternativa
recuerdo póstumo
de nuestra falta de estrategia.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 6 de febrero de 2017

Tránsito- premura.

No hay dolor que la pena no convenza
y se nos retuerza la fuerza debajo de la frente
no hay esperanza si la verdad no se tiene
y se acierta o se pierde si uno no se pausa.

Estercolero de mitades el mundo hecho de cieno
se nos degusta en los paladares inmensos de la mugre
como una dulce melancólica pitanza
hecha de recuerdos 
de cosas de nuestro personal infanticidio.

No hay dolor, ni pena, ni memoria, ni hondura
que en los ojos de los hombres, en su poder ínfimo
no tenga que ver con este dominio constante de la nada
que se escapa en nadie 
y vuelve desfigurado entre la muchedumbre.

No hay texto, ni relato que el alma amaine
que todo ha sido amor, amor vetado, amor sin freno
amor inexistente, hecho pedazos, una palabra solo
un extracto de poetas, sin razón y sin jolgorio.

No saber si es mejor una verdad descompuesta
o una mentira sólida, construída a lo largo de las eras
un reflejo infiel de la llamada contigua
o un eco lejano de los amantes que hemos compartido.

No hay dolor que la pena no convenza
para que se nos quede amarrado en los recintos
donde los órganos son solo excusa de vivirse
pero están llenos 
de cuajo y amaranto, bilis y premura
sin saber con exactitud si es mejor el golpe fugaz 
la destartalada desaparición del precipicio
o la carrera extenuante de saberse tan falible y vencido
que nada importe más que nuestra desinteresada huella
o el amarillo resto, escindido de los cielos
esperando el aguacero que lo arrastre
el viento que lo barra
el mundo que lo abrace
o el mar inmenso de nuestra infancia
que lo borre
así como siempre 
nos revive
y nos repara.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa