miércoles, 28 de septiembre de 2016

Proyecto 124.

Si se acaban las palabras
habrá que salir a contemplar un nuevo abecedario
volver a mirar en los bolsillos
para que caigan 
todos los papelitos donde escribimos un futuro
y después recolectar entre páginas recomidas 
versos inéditos de maestros incógnitos
para llegar a perfeccionar nuestra desaparición.

Si se acaban las palabras
habrá una manera de hacer 
un punto perfecto para tejerse
el nuevo traje para ocultarnos
fundirnos entre la muchedumbre del hambre
cuando sus dedos finos 
nos arrastren al vacío.

Si se acaban los sueños
tendremos que volver a decantar la balanza
moderar el salto preciso
para correr desvencijados y frágiles
esperando nuevas heridas
adorando el precioso dolor
para hacernos más graves 
dentar cada página
para que sangren
los que desean encontrarnos.

Si se acaba esta sed
este tormento nuclear
formado en nuestro resabiado refugio
entre pieles y condenas de cuerpos sin volumen
si no nos encuentran las ganas 
y nos deshacemos en la fragua
para producir una nueva humanidad.

-------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Humanitarias.

Esta humanidad sucia que nos hiende
se nos cuela en el ojo y vía abajo
hasta polucionar el interno mecanismo
que parece acomodar la podredumbre
retoño abandonado en la basura
esperando el gemido ahogado
para relatar la conciencia.

Esta humanidad tan propia
se desvencija a sabiendas
que no debe volver 
que todo lo que avanza 
es parte de un mecanismo
de inmensa vida
y la sociedad es un pasmo
mantenido en vilo
un segundo respirado
un momento sesgado de la línea del progreso.

Esta humanidad tan recóndita
que nos promete
y nos educa para formar engranajes
mientras las bocas de los santos 
se reducen a la mínima expresión
y los dientes de los expertos
saben de que va todo el tema
y siguen comiendo al mismo ritmo
jodiendo al mismo precio.

Esta humanidad heredada 
estos espacios ambíguos
donde el odio es más probable
la mugre manifiesta
el abrazo falso
cargado de veneno
las palabras viento
en el oído del que te borra
como parte de un karma
o de una consciencia colectiva
que nos hace retribuir lo justo y lo injusto
aunque pase mucho tiempo después.

Esta humanidad
donde nos sentamos 
a mirarnos
en el fondo del espejo nocturno
la sal de las espaldas
vertebración de los ojos
entregados a la lumbre.

Esa humanidad 
esta humanidad
tan jodida y amable
violenta y acústica
estallando en las cloacas del mundo
al igual que una jodida hecatombe nuclear.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 26 de septiembre de 2016

El todo que nos mira.

Cuando el color preferido es a una hora del día
y difiere en el tiempo y el espacio
imposible de nombrar
cuando el indescriptible momento sucede
y la cantidad exacta de luz se adentra en el ojo
no puedes elegir si topacio o esmeralda
porque los nombres y adjetivos se disuelven
sin ninguna propiedad

(algo terrorífico para algunos
no poder convencerse que estas etiquetas
no van a lugares conocidos)

Es una felicidad inmensa saber
que el tiempo y el color morirán contigo
que la experiencia se evaporará en nosotros
el cierre perfecto para el accidente vida
cuando el color preferido es a una hora del día
y lo encuentras reflejado en alguna mirada
de esas que se cruzan efusivas, furtivas
hechas de tanta humanidad
y por un segundo reconocer que existe esta sensación
de no ser nadie
y ser todo lo que nos mira
por una sola vez.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 25 de septiembre de 2016

Sexo made in Taiwán.

Existe un cuerpo
sumergido entre sábanas
descomponiéndose
los ojos no pueden tocarlo
las manos no recuerdan una sola línea 
la memoria se apaga rápido
porque la memoria puede morir
incluso aunque su rumor te envuelva
y sientas esa ausencia de gravedad
por un breve instante
puede parecer que existe
puede parecer
puede 
pero no
durante el sueño.

Existe un cuerpo extendido entre las mitades del océano
comenzaste a recorrerlo el día de la suerte
su puente contrastado con el universo
es un erial de preguntas 
materializadas en el arañazo y la comisura
cuando las partes imposibles 
empiezan a tocarse.

Existe una entrega provisional de ese mirar rasgado
de su boca turgente
de una curva sin ángulo
en la sinuosa demora de este encuentro 
ritual de fobias y tumultos 
recolecta de palabras y modelos
estupor de carencia de significantes
acostados, horizontales, sin voz.

Su nombre no es pasajero de ninguna recurrencia
no sucede jamás 
no hay una realidad siquiera transitoria en el relato
escondido entre la poética del ritual
tan solo un espasmo
un latido
un adiós simulacro
un volver a la inesperada sensación de una imagen
un resultado incógnito
hecho de trazas de ambigüedad.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Pensamiento crudo.

Cuando las palabras cansan
y los hechos se convierten en retablo de estantería
en el ámbar de cualquier relación
mientras esperamos el retumbo
bajo la carne perpleja y los corazones en declive
nos desnudamos de la poesía 
para empezar a balbucear como hombres 
por primera y última vez
siendo nosotros 
sin oscuros dobleces 
ni frases predichas
que causan defectos en la forma y en el fondo.

Cuando las palabras ofenden
decir la verdad es puñalada malentendida
es dolor imperativo en los rescoldos de una vivencia
nos muestra el camino de quienes no van a volver
y la reflexión sencilla de la extrema extenuación
de volver a aceptar la soledad
defendiendo a muerte nuestra certeza.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 23 de septiembre de 2016

El club de los mejores.

Sumo las victorias en pellizcos
como las buenas especias
y sé decirte hasta dónde y cómo
hemos aprendido de la entrega
el silencio y exudar la verdad por nuestros poros
sin miedo a caer o ser expulsados del paraíso
no existe el espanto para los intocables
aunque moremos en la más absoluta miseria
y se nos enraícen las virtudes más que el pan
justos hijos de la muchedumbre
sin pavor a ser destruidos
esta marea horizontal con forma de hormiga
sabe cosas que no sabe el resto
ha aprendido a estallar de felicidad por las pequeñas cosas
a saborear el mundo tal y como viene
aunque lleno de ponzoña
y destruido pedazo a pedazo
por bocas depredadoras, más grandes, más exquisitas
hechas de alambre y veneno, adictas al peligro.

Sumo las victorias 
en la sutil sonrisa detrás de los latigazos
en el mínimo discurso 
en la materialización de la voz
en el impresionante deseo de seguir
en el abismo que nos separa de vosotros
acostumbrados a gobernar desde el miedo
a intentar arrancarnos la vida pedazo a pedazo
sesgo a sesgo

aunque

nuestra experiencia es tan extensa como un alma hecha de océano
a veces hechos de fantasmal abismo
o esquivos depredadores de la conciencia
somos engordados por las filas de la codicia
y nos lleváis de la mano
hasta la condición estructural 
ungida de vuestro agónico desprecio
donde cada vez queda menos para despertar.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 22 de septiembre de 2016

Hágase.

Recompóngase
transpórtese pedazo a pedazo
por un escuadrón de pacientes armados con pinzas
déjese llevar
caer
colocar
reubicar
transformar
relajar
acepte
acepte todo
está usted predestinado a cada una de estas cosas.

Complétese 
decida la ubicación de sus mitades
espacie el aire bajo el ala de sus sueños
resúmase 
adórese
multiplíquese
exista
prepárese todo este tiempo
usted solo viaje hacia el destino deseado
presencie su advenimiento
muéstrese
dé el primer paso
tropiece
caiga
suspenda
dése cuenta
sumérjase
hasta que no le quede más
para el último impacto.

Descompóngase
acate este resultado
después de la fractura
entre los residuos de su constructo
restos 
está usted hecho de restos
que debe recibir
acunar
precintar
absorber 
moler
desmitificar
deshonrar
aplacar
reducir
pulverizar
desgranar
barrer
escindir
atomizar
desaparecer
borrar.

Hágase pequeño
después del tumulto
devuélvase 
deje de perseguirse
pare
desvista la memoria
vuélvase humo
presénciese
en el estallido de todas las reflexiones
cuando le quede un silencio
en el que no pueda ya reconocerse
solo ser 
una vez más 
abismo.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa