lunes, 30 de diciembre de 2013

Restospectiva.




No habrá ninguno que me supere porque yo ya fui.

Pertenezco a la risa descuajaringada,
a la mandíbula desencajada,
al espasmo orgásmico burlesco.


Pertenezco a la nada
detrás de la última fotografía que quemaste.

Pertenezco al vulgo, al cuchicheo, a la fanfarria.

Pertenezco a la voz del pregonero,
al vocinglar del mercader, al griterío de la turba.

Pertenezco al golpe y a la huella,
al pozo de agua rancia, al escondetrás.

Pertenezco a los cerrojos,
a los vértices, a los libros sin lema.

Pertenezco a los planos que jamás se superponen,
a las agujas que nunca se hilvanan.

Pertenezco a la ubre, a su filtro, pertenezco al labio
y también al niño y a su hormona del crecimiento.

Pertenezco a las esquinas que no giraste,
a las sombras que nunca perforas,
a los libros que te devoran el silencio.

Pertenezco a la sal de tus residuos,
a la migratoria manía de los lemingos,
al bullicio insensato de las hormigas.

Pertenezco a los tesoros que objetivizas
y a los objetos que atesoras y a los vicios,
que sí, se superponen.

Pertenezco a la lucha infinita del espejismo de la carne.

Pertenezco a la voluntad de no detenerse.

Pertenezco al caustico preludio del bufón,
y también de todas las erratas.

Pertenezco al vértigo del funambulista
o al funambulismo vertiginoso
de un hombre sobre una raya de tiza.

Pertenezco a la proliferación de las aves de cera
en tus estanterías del sueño.

Pertenezco a todo aquel lugar que no alcanzas
y a toda meta que pretendes.

Pertenezco al mismo lecho
de todos los vientres apodados extrañamente: océano.

Pertenezco a la pluma
que se vertebra en forma de escalera.

Pertenezco a la soledad ignota de los desiertos de palabras.

Pertenezco al caos polémico de la carne
estallando por un fin que olvido.

Pertenezco a la verdadera naturaleza
que no puede describirse y a la que nada pertenece.

Pertenezco, mediante un complejo entramado
de características leyes
a un plan ingenioso pero extraño y colectivo.

Pertenezco a la virulencia
del mayor concentrado de abejas
atacando a un saco de boxeo.

Pertenezco a la imagen inutilizada de una paloma,
que vuela, pero no lo parece.

Pertenezco a la base de todo lo que merece ser ingrávido.

Pertenezco a la gran depresión
de los mayores estados de euforia.

Pertenezco a vuestra aptitud congelada,
a vuestro promiscuo presidio cotidiano.

Pertenezco a la herrumbre
y al desperdicio de todas las cosas de exquisito lujo.

Pertenezco a veces y otras,
no quiero viajar demasiado lejos de mis cadenas.

Pertenezco y valoro no ser moneda de canje,
solo libro de pared sujeta libros,
de hojas en blanco.

Pertenezco a la risa desenfrenada de un hijo de la calle,
a la calle llena de risas
de un hijo desenfrenado que me mira de soslayo.

Pertenezco a la material estructura
de este edificio poblado de suicidas.

Pertenezco a la promesa de una vida última,
de un reposo sísmico, de una cobertura anti misiles.

Pertenezco a la voltereta, al participio,
a todos los predicados que no tienen sujeto.

Pertenezco a la junta y al aldabón,
al pitido de las maquinarias a punto de estallar.

Pertenezco, pertenezco a algo,
pertenezco a nada,
nada pertenece a nada.

Pertenezco, formo parte,
algo me usa a modo de freno
ante el abismo lleno de cucharas.

Pertenezco a las bocas que se desdibujan,
las lenguas que se funden como cascadas de chocolate.

Pertenezco a los ríos de hombres con apariencia de fluido,
a sus ojos de gelatina que sorbo con delicadeza.

Pertenezco al dibujo desarticulado de un bosque,
al barómetro que se fractura.

Pertenezco a la frondosa magnificencia
de un pelo trasnochado.

Pertenezco a la locura primaria 
de las espirales hechas con cipreses.

Pertenezco a uno de esos enamorados
que me usa como lugar de lectura predilecto.

Pertenezco a los corazones de goma,
impermeables corazones de latón.

Pertenezco a uno de vosotros
y a ninguno de vosotros pertenezco.

Pertenezco porque es mi naturaleza
pertenecer aun sin concierto.

Pertenezco, perteneced, pertenecido.

Pertenezco, hasta caer rendido,
sin fuelle y sin sentirlo,
desmayado en la nieve.

Pertenezco al aullido de una pala excavadora,
a la sal deshaciendo las heladas.

Pertenezco a la voluntad de no pertenecerme a mí mismo
y la de no querer voluntariamente
que nadie me pertenezca.

Y esto también va por ti.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Hoy casi es primavera.



Hoy casi es primavera
y te voy a explicar por qué
no solo porque la luz 

haya cruzado la ventana más oscura de mi secreto refugio
y un arco iris concéntrico forme una corona 

en el lugar del tesoro enterrado
no solo porque las diminutas semillas 

arrojadas al vacío de la tierra 
comiencen a manifestarse 
verdes espigas liberadas 

como labios verdes suplicando al cielo
no solo porque el abandono de un amor 

sepulte todo el terrible hastío del invierno
no solo porque yo piense seriamente 

que este era un año para cambiar
girar hacia el lado más cálido de las cosas
para dejarse de niñerías 

y afrontar dificultades hasta reventar el fondo
y no poder correr más lejos, nunca buscar otra meta
no solo porque la frialdad de tu ojo se haya perdido 

en la memoria de una habitación de hotel
o muchos hoteles 

que han escrito el veredicto de este final
no solo porque te haya dado el tiempo justo 

para decidir la vida
y hayas dejado que pase como un fluido espeso y taciturno
no solo porque el impulso

no solo porque la necesidad de abrir las ventanas
hincharse de aire fresco 

hasta reventarse el tórax, hasta que salten las lágrimas
no solo porque los huesos cosquilleen 

al exudar el último amago de humedad 
y el reloj a ralentí despegue de su hibernación 
no solo porque las piernas deseen huir, liberarse de la tierra 

y no sucumbir al glaciar
cuando tiemble el último alud 
al desprenderse cuando pasemos
no solo porque los olores 

comiencen a amontonarse en las esquinas
y todo parezca de nuevo prometerse 

hasta el próximo tiempo de espera
no solo porque te amé durante la estación más fría 

de este cuarto sin decorado
y ahora el sol sin cadenas por fin se revela 

para definir el camino de regreso
hasta esta puerta que no has de volver a cruzar.


No solo por eso, no solo por muchas cosas que no escribo.


Pero casi, casi es primavera por todo lo que he dicho.


Y eso por ahora es más que suficiente.

------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 29 de diciembre de 2013

Posible solución a la temprana muerte del amor.



No caer en su trampa
no soñar la muerte
como un nudo de gasa
en un lecho de seda y cuerpos amontonados
no deprenderse
no cesar el empeño
de agarrar con los dientes
el alma del único amante
que en algún punto ha compartido tus andares.

No caer en su red tendida
no augurar la putrefacción de la carne como excusa
como justificante en caso de necesidad y deshonra
no sufrir el embate, no sentir el agudo dolor de su lanzada.

No caer en la trampa
no, nunca caer en la red tendida
aprender a no caerse de los brazos
que hasta su último aliento sean capaces de sostenerte.

No caer, no abalanzarse
no morir desgastado por el hambre
de besos efímeros con sabor a diario manoseado.

No caer, no subyugar el alma
esa suposición de alma que todavía albergas
vendiéndola a precio escaso, sin escatimar dolores
a la hora de cortar, apedazar y enlatar
para fáciles y futuras ofertas
en el libre mercado de la orgía.

No caer, o sí, perderse todo este prefacio
volcarse en su fantasía, dotándose de un armazón
no temer nada en su experiencia
y salir vivo, revivido al menos
sin demasiadas heridas
para finalmente 
ser capaz de tomar
una profunda decisión.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Cosas que sé que no harías (Pero que debo decirte).



Huye de aquellos que entiendan el amor
como tabla de ejercicios
serie infinita de cosenos
programa tedioso de pulcro bricolaje.

No atiendas a las prerrogativas
de aquellos que lloran los rincones
y gimen con voz de niño todavía
aclamando al gran amante desaparecido.

No escuches las plegarias
ni peticiones de enfundarte un traje de muerto
para satisfacer el ansia necrofílica
de aquellos que no saben enterrar bien su pasado.

Ni finjas amarles
cuando libre de su influjo
todavía te despierten un poco de clemencia
pues te volverías como ellos irremisiblemente.

Huye mientras puedas
huye mientras te alcancen las fuerzas
huye, mas vuélvete sin miedo de vez en cuando
y mira si ya han dejado de seguirte.

Huye de sus intentos de aleccionarte
de enseñarte tablas de multiplicar
como axiomas de buen comportamiento
huye de maestros ocultos tras los besos
de caracteres militares
escondidos bajo capas y capas de carmín.

Huye, agótate huyendo, pero no olvides
no olvides nunca esta frenética carrera
avanza, avanza siempre
cruza los ecos de los que se creen dignos entre las personas
y provéete de la compañía de los silenciosos
de los que también corren a tu lado 
compartiendo tu veloz huida
tu sudor
tu aliento
y no te aconsejan, jamás te aconsejan 
como dar el primer paso, ni el siguiente, 
ni uno más adelante
solo corren contigo
como sombras compañeras
como presencias ocultas
cuyo motor es también tuyo y se comparte
sin incurrir jamás en el común error de detenerse
para apreciar detalles sin importancia 
por algún posible tropiezo
que os aleje del último objetivo.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Encuentro fortuito.



Que sea esta noche cualquier noche
donde te encuentre, espacio
abrazo
inseparable
de la eternidad.

Sucederá, que en el impulso
haya recorrido cuerpos
y los cuerpos me hayan herido
como debe suceder
en la plenitud de los márgenes
al sobrepasar los límites
habremos caído en la cuneta
pero no importa demasiado
sucederá de un modo u otro
moriremos pronto
pero moriremos vivos
inexorablemente precisos
en esta violenta determinación.

Bastará solo que suceda una vez
para que la envidia de todos los predecesores
les recoma el hígado
y que nuestra sonrisa precedida de todos los sueños
puerta de todos los futuros
sea arma suficiente
prefacio de nuestro acontecimiento.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 24 de diciembre de 2013

La casa está cerrada.



Y en sus pasillos ni un alma.

No hacía falta hablar 
sobre las cosas intangibles que hay o que no hay
pensar tal vez en los pequeños detalles 
que aún nidifican en la jaula
en los efluvios que hacen reconocible 
la presencia de un universo todavía preso 
en los lugares más recónditos de ese lugar común
o que fue común algún día, en ese pasado 
que ya no nos pertenece
pero que se traslada giroscante, 
enrollado, confusamente en ovillo
bordeando las líneas 
que se enfrascan y acomplejan por envolvernos
como regalos especiales 
para ese ser cautivo de nuestra ignorancia.

La casa está cerrada y vacía, terriblemente quieta
espero no encontrarte en sus pasillos si algún día vuelvo
ni que estés escondida esperando algún presto retorno
o colgada de uno de los armarios simulando un abrigo
quiero, es decir, me gustaría 
que siguiera así por mucho tiempo
que nadie viniera a vivir en nuestra pacífica retirada
en esta atmósfera de cementerio que ha quedado 
estela, frigorífica, estereotipada 
y finalmente indispensable.

Cuanto me agradaría 
que se volvieran de piedra todas sus entradas
que se tapiaran, de repente, ventanas, puertas 
y diminutos orificios
así su polvo todavía contaminado por nosotros, quedaría
se volvería película protectora, envoltorio 
de todo aquello que tocamos
alguna vez, cuando soñamos construir 
como imposible probabilidad
ese imperio inquieto donde fluían constantes miradas
hacía el profundo símbolo que ninguno alcanzaría
un momento parado, solo, cargado de rituales.

-------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

El A-hogar.



Hay algo hermoso en nuestro cementerio:
la ausencia de miradas.

El mascar contínuo de los carrillos
precede en mí a una evocación pausada del referente
busco hablar a las cortinas
a los ceniceros que nadie usa
al atisbo perceptible de que no estoy solo
que una pequeña parte del universo 

se ha revelado en lo común
y me ha dicho que guarde cama y reposo 
hasta nueva orden.

Aquí no hay nadie

dice también el diablillo volátil 
que imagino a modo de compañero
pero intento no hacerle mucho caso
es una de tantas voces que hoy retornan
a ese pasillo circular que ha envuelto el edificio
y ha desenroscado la escalera hasta extender sus ángulos
para ver si recauda 
un poco de sangre inocente en un descuido
o pierde sus virtudes pragmáticas 
para erigirse en algo más simbólico y extraño.

A ver si acaba todo en laberinto
de este modo
muchas cosas, tal vez la muchedumbre inmensa de las cosas
quedaría algo más borrosa
más imprevisible e inexplicable
y podríamos reposar en sus lagunas
como diminutos epicentros de soledad convaleciente.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 22 de diciembre de 2013

Frigívora crueldad.



Ven, a que empecemos lo que nunca terminamos.

Ven, a conocer el límite de lo indescrito.

A permanecer, una vez colocado en el espacio estricto de la promesa.

Aléjate lo justo, para emprender el camino.

Elévate, unos centímetros sobre la vida
para pasar de largo en los lugares brujos
y sortear la suerte del que muere sin significado. 

Acércate, con cautela extrema, toma solo una pausa.

En el espacio cóncavo, donde el amante finge
te espero.

Pero este poema no va dirigido a nadie.

No lo tomes como guía para superar tu apocalipsis.

No soy yo quien empuña las palabras como un dardo.

No soy ninguno.

Todo eres tú en esta peripecia.

Ven, soy el hambre, el silencio, donde el riesgo.

No me esperes. Nunca te alcanzo.

Como una sentencia frívola, comparto la decadencia.

El último beso que nunca sucede.

El presagio obtuso de un proyecto.

Todo lo falsado, todo lo subjetivo.

Sigues siendo tú, en latente soledad emancipada.

A punto de cruzar el límite del desorden.

Tomando esta inquietante decisión.

Donde nadie te espera.

Y se muere solo.

Y ya estás muerto.

Sin abrazo, sin forma, en suspenso.

Abasto de la nada.

Aquí, donde todo es mentira.

Donde ninguno de tus juegos se termina.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Palabras sobrantes.



Hay días en que las palabras me parecen demasiado
muchos más espacios en blanco
muchas más pausas
son necesarias para el cometido de la vida
para el comienzo de la verdad
el ruido, mundanal, el del verso célebre
se hace duro
está en todas las cosas
ahora se viste de mensaje de texto
luz parpadeante
recordatorio sonoro
caja de plástico
formas de diseño
necesidades innecesarias
tan innecesarias.

Parece que hagas mal en negarte a la comunicación
en comentar el partido
o las acciones del vecino que no paga la comunidad
decir de los otros las cosas que uno nunca hace
o hacer esperando que alguien comente alguna cosa
presione un más uno en tu blog
o simplemente te etiquete en un estado ficticio
parece que no quieras pertenecer al mundo
donde todo son tramas y juegos 
cacería donde te has movido con preciosa habilidad
parece que ahora quieras salir de su cuajo
extraerte con pinzas del bullicio
convertido en líneas, en puntos de fuga
en condicionantes de toda acción posterior.

Hay días en que las palabras me sobran
me pesan en la lengua
tras las cejas
verbos y pretextos
ni siquiera los dedos quieren contestar
no quiero hablar por ninguno de mis apéndices
dejadme esto, d e j a d m e e s t o
que el camino cuando se pretende libre
no necesita de muchas explicaciones
solo requiere algunas
muy concretas y sencillas:

el tiempo para decidirse
dar el primer paso
seguir su inercia
hasta desfallecer
superando el verbo
hacia un comprometido silencio
de donde no puedes volver.

-----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 21 de diciembre de 2013

El grito sin tiempo.



El mundo es nuestra línea de defensa
nosotros la línea de defensa del mundo
pero mientras no lo entendamos
seguiremos siendo invisibles
bajo el mando de los indignos
acataremos la última orden como la primera
cediendo a nuestros hijos a su beneplácito
seremos cómplices de toda la sangre vertida
cocinaremos amasijos de huesos
amasijos de sueños cocinaremos
y junto a ellos la esperanza.

Revirtiendo el orden natural 
fomentaremos la inmundicia
aunque todos los que lean estas líneas 
estén profundamente equivocados
y sientan la repulsa invencible de las letras
como un toque de atención
como una salva de aviso
para abandonar la trinchera
cargar al frente
o salir despavoridos
en cualquier otra dirección.

No, ni siquiera estás letras os salvarán
ya queda poco para amputar los cánceres
estamos trotando en una cuerda floja
demasiado usada
sin red de fondo
sin experiencia
sin futuro.

No por ello digo, que existen hombres felices
cuya voluntad les otorga el camino infinito de la libertad
entre los que desearía poder encontrarme
pero miradme hoy, aquí solo hay derrota
y a su pesar
un brillo  
fundación inequívoca
de que mejoraremos
o tendremos que aceptar caer
hasta que la presión muela el postrer signo de esperanza
y la mirada limpia de los vástagos
como espuela nos acucie
a levantar el grito oculto
a auspiciar el final de los monarcas
en el paso necesario hacia nuestra ReVoLuCióN.

---------------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Esperanza 24/7/365.



A pesar de la sangre vertida
del estrangular lacrimógeno
de paredes azotadas de plomo
bocas llenas de líquidos
promesa de una muerte lenta
lanzallamas
y otros elementos de efecto caústico
a pesar de palos superpuestos a palos
de costillas rotas
ojos perdidos
seres amartillados
rotos por maquinarias translúcidas
llamadas salvación del hombre
a pesar de bozales
y arreos sobre hombro de vencido
falos invasores de mujeres procesadas como objeto
gargantas tránsito de semen a cambio de papel
cartílagos asfixiados bajo el agua
convertidos en sopa
o en brebaje potenciador de más falos
o mamíferos cortados en porciones
y de sus cocinados falos pontenciadores de más falos
(falos falos falos-repitan conmigo como un mantra)
a pesar de todo esto
queda esperanza
a pesar de conocer detalles de gente quemada
decapitada, reducida a la mínima expresión
sodomizada con machetes en horario de máxima audiencia
sí, queda esperanza
ahora falta ver que nos dan a cambio
por conservarla perfectamente intacta 
durante demasiado tiempo.

-------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Desesperación 24/7/365.



Canto de un niño futuro:

Soy el espejo de mi tiempo
como, bebo y defeco
y me adorno
con todas las modas
que me impone mi sociedad
follo, mastico, maltrato
el espacio ecosistema
donde todo debe compartirse
las caricias
los besos
las manos
los sexos
soy un carnívoro converso
y soy un promíscuo cerdo
el reflejo de todo lo que me enseñasteis
hijos de la basura
decrépitos manipuladores del polvo
vosotros
invictos merodeadores de la Tierra
soy el regalo de vuestra mentira
un loco homicida
con ganas de apuñalar
disparar
presionar el botón rojo
para evitar el dolor
a tantos seres
cuya inmediata tortura
es signo de vuestro desastre
soy el holocausto
formo parte de vuestra penitencia
hijo de la ira
hijo del libre comercio
venenoso manipulador
de pretenciosos fines
detallada estrategia
matemática ecuación
en los bajos fondos
donde nuestra especie
abre la boca
ante un único alimento:

Desesperación 24/7/365.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 17 de diciembre de 2013

Espíritu de lucha.



Os falta el hálito de la muerte
ese que unos atisban en el pezón arrancado
emanante de blanca vida que nunca beberán.

Os falta el deseo de aferraros al maternal cadáver
de trepar sobre entrañas desgarradas
para probar un solo sorbo de esperanza.

Os falta saberos mortales, de necesidad mortales
quizás necesitéis esto
que alguien os lo ofrezca sin coste ni beneficio.

Os falta la abrumadora molienda de los tiempos de hambruna
os falta la mansedumbre marcada del esclavo
os falta la matriz de toda revolución.

Os falta, nos falta, falta tras falta
llegamos a un acuerdo
de aceptarlo
os reproduciréis como cobardes
alimentaréis a vuestra descendencia
y los sacrificaréis en la próxima guerra
para defender vuestros errores.

Esto sucederá, a no ser que despertemos
que solo el aroma de esta cavernícola solución
nos haga alzarnos como escudo
y dejar un gran espacio
entre ellos y nosotros
donde lo imposible se convierta en probable
y todo lo probable desenlace lo posible
así, desde la paz hasta la victoria.

Como siempre debió de suceder
para llegar a todas las invencibles soluciones
donde el futuro.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Fronteras del odio.



La división no empieza aquí
no forma parte de las cuchillas muelle
donde viene a vararse la esperanza
no, la división empieza
en la boca de los padres
en la soberbia de los hijos
en el espacio académico
de una sociedad que ansía
que simplemente ansía
pero que no pone soluciones
a sus propias conjeturas.

No, la división no empieza aquí
aquí empieza la muerte
más allá
donde pensasteis que nunca llegaríais
o más aquí
donde os convencisteis
que pasaría de largo.

Y mientras tanto
los apéndices amputados
las sonrisas desgastadas
la ilusión
que todas vuestras realidades han perdido
se convierten en vergüenza
en la peor de todas
pues no sois capaces de sobrepasar vuestra ignorancia
sin daros cuenta
mientras dormís plácidamente.

Una mañana
al ir a abrazar a vuestros niños
encontraréis la alambrada
os habrán crecido filos
en el lado cálido de los abrazos
y esos sí
esos no podrán ya erradicarse
todo, dentro de vuestro posible sueño, será frontera.

-----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 14 de diciembre de 2013

La casa heredada.



No sé si era paz de tumba
tranquila paz de camposanto
cementerio para la mansedumbre.

Se escuchaban pájaros
pero no era la jaula
no eran las imágenes bellas
de suntuosos espacios
ni su forma, ni la figura que veía en ellos encerrada
posiblemente
el rezumar de una conciencia
o un sueño
mórbido
prosaico 
último
posiblemente
un algo interminable
una cosa no dicha
jamás relato
venido a menos
en forma de ancla.

No sabía si era un regalo
o un venenoso signo de violento odio.

Parecía una casa.

Pero al fin supe que no lo era.

Era un proyecto.

Pero no era el mío.

Me liberé.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Casi lo consigo.



Pude callarme
vinieron a buscarme
pude callarme
seguiría vivo
pero pude callarme
dejarme estar
echarme a un lado
con el alma podrida de espanto
los ojos vítreos
ojos de vaso vacío
lengua plastificada
espina dorsal redura
ágape imposible de gusanos 
todo yo inservible
salvo para compostaje
quizás sustituir un adoquín
tal vez para seguir vivo
sin acentos
sin estructura 
como una línea inalterable
donde todo es suficiente.

Pude callarme
no luchar
mi madre me aconsejaba no luchar
el cambio viene del interior
viene de la espera
de la conciencia
de la no contienda
pude callarme
y no estaría muerto
no sería el cadáver que presiento
se ha apoderado de la mirada
pude callarme 
y tanto que pude
pude no decir nada.

Pero ya no estoy aquí
pasé un tiempo asesinando el silencio
me dieron buenos consejos
caminé como el buey 
siempre adelante
corto el yugo
corta la verdad
pude callarme
y callé tanto
tanto callé 
que se enquistaron las palabras
los amores
las súplicas
la suerte
la memoria
pude callarme
y no declarar abiertamente todas mis intenciones
para cambiar 
o para destruir el mundo
pude quedarme quietecito
arrinconado en perpetuo callar
reflexión constante
promesa paulatina
para la desesperanza.

Juró que lo intenté.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Amante sin oficio.



Déjate amar por aquel que no amó nunca.

Déjate vencer por la experiencia
por el desánimo y por el pesimista
y procúrate una cama en la unidad de cuidados intensivos
déjate amarrar a una silla
mientras alguien te acaricia con un rábano
busca las experiencias más extrañas y nocivas
flagela tu cuerpo por amor unas cuantas veces
convierte la pasión en experimento
y lo que se llama enamorarse
en una voltereta sin red abajo
rómpete las costillas con abrazos
estrújate los pulmones y desmáyate
obtura todos los poros con saliva de un amante
y corre desnudo por playas y parques
gritando -tres octavas por debajo de tu tono-
que estás enamorado.

Te pondrán la camisa de fuerza
-no te preocupes-
lo único es saberte bien
por encima de todas las cosas
y poder llenarte los carrillos
hasta que casi estalle el ojo en llanto
mientras un gato enredado trepa por tu espalda.


-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 8 de diciembre de 2013

Jo m´agafaría a tú.



Jo m´agafaría a tú, com mala herba
tot envoltan-te
apagaría el llum
a sobre el teu tronc
apagaría tot el fred
quasi ofegan-te
i passaría així tot l´hivern
fins que em sequés el primer Sol
i branques i fulles anessen a terra.

Jo m´agafaría a tú, com última frontera
i em deixaría morir
per tal de protegir-te
a sobre el teu repós
trencaría tota la meva treva
esmicolant-me desfet
com ona d´humit desglaç
fins la fi dels temps heràclits
on tot fora possible.

Jo m´agafaría a tú, i t´amollaría on degués
tot miran-te
totalment lliure
desprenguent-me
sense poder ja tocarte
aniría perdent la força
aniría allà on em deixaren
ja sense tú, ja sense ningú
irremediablement, perdut i miserable.

Jo m´agafaría a tú, i tot després sabría
com deixar-te anar a la deriva
fer-me lloc de pausa i de pau
fer-me llar i fer-me dansa
veu i cant, carícia i cosquerella
remor de vent imaginària
fer-me port i esperar, després
potser passats uns segles
que fores tú qui m´agafara.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Ser de nadie.



Yo, que ya no soy de nadie
ni de ninguno que me acontezca
yo, presencia, yo debacle
caído, refractante, reflejo
soy el escudo final de tu avance
soy fractura y soy tumulto
bajo la estéril ignorancia
de quien solo es boca
esófago caníbal
aparato digestivo demoledor
romo hincar de encía
lametón tras lametón
desgaste de pureza
hasta donde pueda ser esta comprendida.

Yo o quizás tú, seamos simetría
despedida fractal
órgano desnudo
dedo sin deshuesar
quizás seas
algo imposible
señalado y sin futuro
alma calcificada
retén de sentimientos
una pluma
o no sé si algo menos tangible
fluído donde la sal
lágrima de viento
licuación
fundición
reverberancia.

Tú, o aquello
lo otro
lo venidero
será otra resonancia
en su fuga
encontrarás un signo
lapidarios
los entornos colectivos
dotarán de figura al abismo
bajo su simiente
prevenida penitencia
donde quizás te encuentre la paz.

Yo que no soy de nadie
ni nunca seré de alguien todavía
después de esta sarta de mentiras
de juego y ultraje
una sola vez te advierto:

Cuidado con nosotros.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 7 de diciembre de 2013

Cuando los tomates me supieron a cloro.



Tinta, tinta, y más tinta
eléctrica, analógica,
tinta, solo tinta
letras y cosas escritas
nada más
ojos
personas
aquelarres
a veces presentaciones
otras
voces
cadenas y sufragios universales
todo en el mismo proyecto
gritos
injusticia
pequeños detalles en el reverso de oscuros contratos
la vida
como un factor despreciado 
lugar sin fronteras
mesmerismo de algo 
esbozo.

Las mareas del mundo del hombre
toman sentido
al morder la fruta roja
como un corazón frío
desistimiento
ataraxia
morbidez
al comprender
el profundo desastre
en un simple mordisco.

Estábamos envenenados.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa