jueves, 26 de septiembre de 2013

El avance de las pretensiones


Es paulatino.

Demorarse un poco para comenzar de nuevo.

A ratos quedo encerrado bajo los párpados
sin lograr conciliar el sueño
sin poder dormitar 
ni descansar en absoluto.

Al momento parece que todo vaya a cambiar
y a pesar de las circunstancias
vuelo
como un espectro sobre las chimeneas de Londres
como un vulgar sortilegio sucedo
miro mi mente desde el recoveco
más allá de las sombrías estrategias 
de todos los que barren 
mastican y pelean
todavía la vida
en el estercolero.

Cuando se cierran estos ojos
parece que algo me aguarda
mas nunca es lo esperado.

El paulatino demorarse un poco
para comenzar de nuevo.

Como una ley eterna en el discurso de este preámbulo.

Donde me conviene gritar.

Desaparecer y ocultarme.

Mientras su voluntad pretérita me alcanza sobradamente
y traspasa toda barrera indefendible
en pos de mi desaparición.

Todo advierte el desastre
antes de una última condición operativa.

Alegre cobardía de los comunes.

Donde te contemplo.

Y bailamos juntos
la misma melodía del destierro
antes de asesinarnos.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 25 de septiembre de 2013

El festín de la academia



Te seduce la forma de un discurso protegido por la letra
te empala, no te seduce, te empala
el gustoso transitar de verbos y desinencias
correctas
pulcras
síntoma de un pretencioso aprendizaje
te excita
la soberbia voz de los dioses
te cautiva 
el matemático suspiro de los hombres.

Yo en la quietud, observo manso, como cordero degollado
espero, absorto, un punto donde decir
más allá de todas las comunes peripecias
no puedo sobresalir más
ni profesar algo digno
y me abstrae
se simula un juego 
detrás de todas las máscaras
sueñan su propio delirio
las voces proclamas de suficientes memorias.

Algo me calcina, 
es la eternidad como una gran marea
donde todo se desvae.

Entiendo un ritmo
dentro de este pensamiento ensimismado
entiendo la red donde todo se teje
pido un minuto de su espera
para que contrasten todas sus teorías
y me den una respuesta coherente
dentro del gran pasatiempo
donde hemos venido a involucrarnos.

Yo, otra vez, vuelvo sobre mi ombligo
vosotros, a su vez, volvéis sobre el vuestro
somos un coro de personas que se mienten
sin mirarse a los ojos
mirándose a los labios
tendiendo una espiral en el entrecejo de sus víctimas.

Un algo elíptico sucede en vuestro ritual suicidio
que se queda para permanecer
en los pupitres amontonados, bancos de piedra,
círculos concéntricos de presencias alrededor de un fuego.

Un algo inmaterial que se nombra en el no decir
una verdad futura que rompe el esquema humano
un pequeño traspiés en la voluntad de aprehender
el último signo donde nada permanece.

----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 24 de septiembre de 2013

El día de los encuentros.



Tengo la voz guardada en una pequeña caja
hundida en una particular fosa abisal 
donde nadie la escuche.

He venido hasta tu puerta sin voz, 
sin susurro, sin premios y sin trampas.

Tengo la voz a punto de desbordarse
demasiado que decir y demasiado poco
parecen haber fermentado 
después de tanto tiempo
y quieren salir 
sin tener todavía claro que es lo que debe decirse.

No sabría dictar palabra por palabra 
aquellas cosas que son verdaderas e importantes
solo puedo opinar como el amplio resto de los mortales
sobre aquello que me concierne de las cosas que compartes
o de aquello que me afecta de todo lo que hablas.

Y sin embargo he venido hasta aquí, 
hasta tu puerta, 
para colmarte con todo lo que tengo.

Y lo que tengo no es mucho, 
no es demasiado, 
porque no está hecho para sopesarse.

A pesar de ello, nos encontramos, nos miramos, 
nos tocamos, nos entendemos, nos cuidamos... 
manteniendo una línea de tensión ante lo extraño.

A cambio existe una línea de bondad y generosidad 
que se amplía en segundos.

Una transformación que se da paulatinamente 
a pesar del duro encontronazo de las personalidades.

Un algo que viene para limpiar los lugares movedizos, 
donde todavía no nos podemos apoyar.

Pero que se nutre de la confianza, 
crece con la paciencia y supera 
el terrible vacío del desconocerse.

Aquí, hoy, 
mientras nos quede tiempo para suceder.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Durante un tiempo de distancia.



Te vas, me alejo, te vas, me alejo.

Esta constante parece que se repite 
en un continuo no demasiado disperso
en una concreción 
demasiado predispuesta a regenerarse día tras día
y tú y yo somos dos figuras ambiguas 
que se observan de lejos
a pesar de abrazos, caricias, regalos y acciones
como si una brecha horizontal 
cortara el mundo en dos mitades
y no dejara lugar a dudas para saber 
donde comienzan y acaban todas nuestras fronteras.

Cuidado entonces con la voz, cuidado con las palabras
cuidado con las caricias que se lanzan sin intención
como complemento de algo que parece faltar.

No tropezar con los dedos, no tropezar con la lengua, 
no tropezar con las ideas tras las ideas
y a pesar de toda la transparencia 
esperar quizás que nada de esto se entienda
que debajo de las buenas intenciones parezca 
que todos guardamos un puñal cargado de venenos
que ni tú ni yo seguramente sobrevivamos a esto, 
ni a lo que tenga que venir
pues a pesar de atrevernos a tanto, 
hay tanto a lo que no nos atrevemos
quedan todavía tantos miedos, 
tanta falta de comprensión y voluntad de evitarnos
y a su vez la esperanza conviene 
en asentir en el momento más oscuro de los días
y dejarse caer, 
en una visita que produce pequeñas lágrimas discretas 
de alegre emancipación
no sé, es cierto que todo tiene otro cariz, 
que cada uno siente lo que debe
que cada voz está hecha 
de muchas cosas amontonadas desordenadamente
y las emociones se trenzan en todo ello, 
y cada uno defiende con uñas y dientes su postura
y no sé, no sé si me explico del todo 
o no me explico nunca lo suficiente
pero intento, intento por todos los medios a mi alcance 
que nada de esto sea doloroso
que nada te apure, 
pues no queda otra opción para saberse, 
para entregarse
aunque sea solo a una sencilla amistad, 
a un paso ligero entre la gente
a algo que tal vez no vuelva a repetirse, 
vale la pena entonces, 
a mi manera de ver
luchar un poco 
contra la propia tensión y el propio proyecto
y dejarse vencer, 
dejar que se alejen los pedazos 
de este continente desgarrado
mirarse desde cada una de las opuestas orillas 
y decidir tal vez cruzar
pasar a nado el canal que todavía 
no se ha ensanchado lo suficiente
mientras haya tiempo, 
mientras nos quede un poco de tiempo
pues pasará el sueño, 
pasarán las cosas, se perderá el momento
y ya dije alguna vez lo que pienso 
sobre aquello que no debe ni puede dejarse escapar.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 22 de septiembre de 2013

En la búsqueda



No te voy a encontrar aquí
así que saldré a buscarte a los lugares incógnitos
en el profundo verdor de las mutiladas selvas
en el espacio oculto entre un mundo y el siguiente
en las sombras opacas 
del atardecer pegado a las camisas de los muertos
en el tiempo que se queda sin usar
entre un amante y el siguiente y el siguiente y el otro...
en las migajas desconsoladas
de todos los desayunos que compartí con alguien
en el primer trayecto
que nunca hice para encontrarme con mi suerte
en la caja oculta, bajo los arcos limpios,
en el lugar inexpugnable
en el estandarte inacabado
donde tejí un rostro absurdamente extraño
en la boca hija de tantas bocas,
que flota en los penachos de humo simbólico
en los turgentes sismos que remueven las curvas de la tierra
en las corrientes profundas
donde la voz es doblemente helada
en la mirada epiléptica del hombre dormido
que se cae dentro de su sueño.

No sé si me aguarda la fortuna
o si solo soy preciso,
como formulando un sistema para reconocerte
no sé dónde andarás, ni en que lugar reposas
ni si estás todavía pisando el suelo
o en mitad de una caída tras un salto
o en el principio de cualquier escalera
pensativa en tu soslayo
tocando puertas y pomos y barandas
mientras te mueves hacia los rincones más inesperados
hacia las tropicales músicas de estados ausentes
en la promesa sostenida en alto de buscarte
y relatarte a ti misma
ocultándote de mi ojo pericial y sacacorchos
no sé dónde buscarte, dónde más buscarte,
ni si algún día el encontrarnos sea algo digno de recordarse
y sin embargo te deseo como el labio a la lengua
y la lengua a los licores dulces
y a los azúcares y a las especias
cansándome de imaginarte tanto a sabiendas
que no te vea cuando te manifiestes.

No, no te voy a encontrar aquí
lo sé, lo he asumido hace mucho tiempo
se me caen las excusas ya
de los bolsillos llenos de papelitos insignificantes
donde apunto todas y cada una de las cosas
que me obligan a seguirte
o seguir el terrible aroma
que se puede extraer de una fotografía plastificada
que es tal vez mi única pista
para descubrir donde te escondes:

Esa silla vacía en su centro,
en esa habitación blanca, sin referencias
sigue y seguirá siendo sin duda
mi aliento para encontrarte
y satisfacer de una vez y para siempre,
este vacío famélico sentir,
oculto
detrás de toda búsqueda de un comienzo
y de todos
y de cada uno
de sus finales.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Repetición del caso abierto



Ser el eterno redundo.
Volver a empezar para volver a caer.
Volver a olvidar para volver a aprender.

Cada día, de cada hora, de cada minuto en el mundo.

Donde decido lo siguiente:
Fuera, las mentes ordenadas
que deciden guiarnos hacia no sé que destino prefijado.

Fuera, las conciencias dilapidadoras, de hombres
que quieren volver a ser animales libres
observadores del mundo.

Fuera, los que nos reproducen con la falsa vivencia del amor.

Los que nos contentan
con la falsa conveniencia del bienestar.

Fuera, los que esbozan tan solo las numéricas pretensiones
de las sociedades de valores usufructuarios
de las almas acuarteladas de todos sus peones.

Fuera, el mundo como lo dibuja el acero, el miedo,
el rojo de la sangre esculpido en las paredes desiertas.

Fuera, el incienso de las catedrales,
escupido como latente humo adormecedor del sueño.

Fuera, la insoportable insensatez
de aquellos que nos previenen
y nos convienen y nos acechan.

Fuera, la voz de la muerte
en cada aparato que nos achaca
que no debemos ser más como nosotros mismos.

Fuera, los otros, fuera la imagen gigantesca
de feroces altavoces dolby sorround,
que amagan la voz verdadera,
el palpito fatal del hombre repleto de venganza.

Fuera, la tridimensionalidad
que nos parece cada vez más bella,
más atractiva, tan falta de peligro.

Fuera, la convicción de los moradores de los ministerios.

Fuera, la benevolencia beneplácita
de los oradores escondidos bajo púrpuras y oro.

Fuera, la resonancia
de los que predican un síntoma llamado santidad.

Fuera, la piel fatal de las víboras humanas,
fuera su perfecto disfraz, fuera su engaño.

Y bienvenidas sean a su vez
todas sus extremadas virulencias

¡Bienvenidas sean!
Pues es en su promesa de un dolor inexplicable
donde navegamos a pesar de la ceguera.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 19 de septiembre de 2013

Lo inevitable



Tras el tiempo de la sombra
aparece siempre el rayo primero
del amanecer de un nuevo día
tras el momento más álgido de la tormenta
todo acontece como está previsto
y la primavera tiene sus síntomas inequívocos
tras la persistente sequía
incluso el más árido de los desiertos
sufre el embate de la lluvia
y a pesar de todas las inconsistencias
y de toda la pasividad que hoy nos nutre
queda siempre la simiente de un mañana y un posible
por el que nos es dado morir
pues la vida no es otra cosa
que una tendencia suicida hacia la muerte
y en el camino que se llenen nuestras conciencias
que estalle nuestra mente
que venga la verdad y la iluminación
que no sea el dolor de la injusticia
ni el dolor de los malvados
ni la ciencia del enfermo
que solo ve numeraciones mecánicas
sobre el extenso mundo lleno de nosotros
que sea la solución o la decadencia
que sea el cambio o la disolución
que sea la vida y solo la vida
como un efecto real de avance
que todo se proteja
y se convenzan los que así no lo quieren
de que la marea llegará
y nos arrastrará a todos
unos seremos parte de ella
y aun si a morir nos llama
si a caer nos proyecta
si por un ápice de libertad y de sueños
hemos de volver a nacer después más tarde
sabemos que estaremos otra vez cerca
no piensen aquellos que permanezcan en la oscuridad
que viajan solos
pues nosotros volvemos, regresamos siempre
nos entregamos al verdadero sacrificio de volver
pues no podréis ganar
no debéis ganar
nunca
nunca debe surgir del mundo vuestra boca hambrienta
ni debe ser alimentado vuestro corazón relleno de sarcasmo
ni vuestra ansia de un dios podrá tampoco callarnos
pues estamos encerrados en vosotros
a pesar de todas las mentiras
a pesar de todas las cadenas
estáis infectados de libertad, de sueños y de bondad
innegable es vuestra caída
pues solo arrancándoos el corazón dejaréis de ser hombres
y a pesar de todas vuestras ofensas
vuestra violenta venganza sobre los que hemos sido
sabemos que sois lo mismo que nosotros
y por eso nosotros ya hemos ganado
solo hay que daros un poco de tiempo
para que al final os deis cuenta
de lo inevitable.


----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Niña de sombras y mundos


De la mano ha venido andando.

Todita la calle abajo,
con las piernitas juntas y dobladas.

Ha reído con los dientes rotos
y disfrutado de la comida,
en los asépticos contenedores
abiertos al público.

Luego siguió correteando un rato todavía,
hasta caer al lado de un gato
que poco tiempo antes
relamía las migas compartidas
que le dejaba caer en amistad no licitada.

Estoy sentado en un banco.

Las palomas están blancas y refulgen.

Los hombres del sombrero
se apresuran a volver 
a sus escuadrados espacios refrigerados,
último modelo, “fashion”, remetido en las papilas...

Abro el paraguas.
No llueve.
Pero las palomas se han ido volando.

Y no me queda poesía en los bolsillos,
para mirarlas
sin esperar nada a cambio.

Han pasado diez años.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Pensamiento del viejo Don Juan



Y entonces él pensó:

Cuanto tiempo hacía que nadie intentaba seducirle.


Y entonces él pensó:

Cuanto tiempo hacía que todos habían dejado de jugar.

Y entonces él pensó:

Cuantas veces... cuantas veces... la voz de ninguno venía,
entregando solo sus cuerpos y exigiendo amor,
a cambio de carne.

Y entonces él pensó:

Es tiempo de barbecho.

Es tiempo de abandono.

Es tiempo de dar silencio al silencio
y no perseguir pieles y fronteras heladas,
repletas de cobardes.

Y entonces él pensó
que había demasiada estrategia en el amor.

Y desistió.

Y resistió.

Y descubrió.

Y supo.

Que sabía perfectamente en que consistía amarse.

Y que sería complicado encontrar iguales,
después de su fantástica iluminación.


--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Una respuesta cualquiera



Porque hay quien se enfrenta al frío de la tarde
con el ímpetu arrojado de vivir
ausente al miedo y al peligro
presente en sus huesos, marcado en sus entrañas
sin juzgar sin conocer, simplemente abierto
al temor inexistente de una noche que avanza.

Porque existen, porque son tantos los cobardes
que aplican sus leyes morales sin respiro
y mandan sus huestes
montados en el fanático corcel de la conciencia
mientras siguen ocultando tras la poesía
un discurso de vana experiencia miserable.

Amor, la traición no existe,
no existe por más que se empeñe el mundo
no existe la culpa, no existe el engaño,
pues nadie es de ninguno
la lealtad se mide en términos de silencio
y mano tendida y tiempo ofrecido
y compañerismo inmediato y amistad inalterable.

Que no te mientan todavía, que no te engañe
el plácido remanso de los que no arriesgan la vida
y esperan anegados de falsa ternura
de espinosos abrazos y manos llenas de cuchillas
dedos anestésicos, besos que aspiran
que ellos defenderán como amor
sin dar tregua a ninguna diferencia.

Nadie que haya vivido, amor,
será capaz de decir qué cosa es el amor
y como debe vivirse
no es trabajo de poetas,
no es trabajo de nadie conjeturar el modo del amor
los límites, las pausas,
la duración de los abrazos,
de los orgasmos.

Porque nadie sabe,
porque nadie remedia
el necesario encuentro y el desencuentro
las distancias del alma para la paz y para la guerra
todos los necesarios toques
de la comunicación ineludible de las pieles
de las químicas quiméricas que nos abalanzan
del suceder múltiple
en el inmenso reparto de todos los seres
y del comunicarse verdaderamente
aunque sea una vez
para perdurar en la red el tiempo justo
antes del desvanecerse.
--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Destello o guía


La luz del difuso horizonte, no es solo la muerte.

Es un brillo intenso de vacía especulación.

Las palabras enterradas en los cuerpos 
ya no tienen sentido.

Se cae su virtuoso contagio 
sobre las manoseadas líneas de la piel.

Se tuercen las mejillas 
y se deforman los dedos 
casi rotos de acariciar muros y grietas.

Se enfrían las almas residuales 
de objetos trastocados en escoria y en desguace.

Este mundo mío 
se vuelve cada vez más terrible, menos cálido.

Mi violento espasmo 
es un tremendo golpe al amor, 
a la vida, a todo mi desastre.

Algunas veces pienso 
que esta locura no es transitoria.

El espacio primero es como el espacio último.

Y yo siempre fui de esta manera, 
oculto incluso a mi propio ojo.

La luz del difuso horizonte, no es solo la muerte.

Es el abandono, es la falta de coraje 
de las copas donde se virtió demasiada sangre.

Es el vidrio incrustado en la cara amable 
del amante soñado, del amante reconvertido.

El sol plantea su círculo, 
los seres vegetales exudan su humedad, 
un día más conmigo.

Un día más lejos de este día fatídico 
que me mastica la presencia.

Intento tocarte, decir la verdad, 
este sentimiento no es sino una ilusión.

Debajo, la gran epopeya del dorado amor, 
es intensa, es eterna.

Cuanto miedo a repetirse, 
cuanto terror helado, contenido, en pausa.

Todavía quema, arde en su témpano, 
el rostro y el cuerpo de otro amante que me sustituye.

Yo no soy la causa, 
soy el desenlace de un impulso manido.

Yo no soy el cáliz, 
ni la lengua ávida de exorcizar la sed eterna del viajero.

La luz del difuso horizonte, no es solo la muerte.

Es un sueño que me rapta la razon, 
me evoca a los seres acompañándome.

Y el camino que parece largo, 
largo en el tiempo y en la mente.

Y el tiempo que parece un camino.

Parece un tiempo que se suma entre nostalgia e impulso.

Excusa de mi lapso malentendido, de mi horror sin nombre.

Este pulsante patrón de conducta que me salva.

A pesar de todas sus amargas contraindicaciones.

La luz del difuso horizonte, no es solo la muerte.

Es la salvación, clara y vívida 
que advierte todavía 
que seguimos caminando.

------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Alló potser inevitable




Caminarem junts el llarg viatge.
Tú potser mai voràs la llum d'alló que jo t'ofrene.

I en l'ombra, qui sap,
algún dia tindràs necessitat de trobar guía,
mes enllà del propi misteri.

Batec d'ànsia, batec de terra i pedres
i xicotets espasmes de por incontenible.

Tot pujant veloç fins la punta dels dits
que s'allarguen en un intent quasi últim
per tocar la pell extingida.

L'alé senzill que ja no es cos,
ni ombra, ni miratge, ni espill,
ni joia d'un llampec de dents i roig i saliva.

Qui sap si aleshores encara tú, indefinida,
encara tots els avantpassats del sentir,
seràs lliure un dia,
abans de caure
en el concret estímul d'aquesta voluntat de perdre.

Després de totes les intencions frustrades
d'un encontre sobtat.

Abans d'adonar-se que tot es part i trésor,
i camí i solitut i residual remedi
contra l'auguri d'una inevitable falla.

On cap de nosaltres mai va vèncer el parèntesi.

On tot grinyolava com una gran maquinària del silenci.

Més lluny de tot, tant a prop de la nostra resisténcia.

On les muralles ja son tantes.

On els companys del passeig
ja han estat extranyament sel.leccionats
d'un adient bestiari.

On ja no som dos, ni un, ni jo, ni tú.

On ja no queda rauxa, ni fractura.

Ni temps, ni pau, ni rancúnia.

On potser jo sia qui llença el braç 

en un últim intent d'esbrinar-te
i trencar tota escletxa, superant eixe misteri.

Mentre dura encara aquesta extranya germanor.

I el món absent a nosaltres, perdura en infinits itineraris.

On tot navega encara
el llarg viatge d'aquesta subtil nostàlgia.

Runa d'un fet concret, en un lloc concret
amb regles concretes i tremendament protocolàries.

On dos van casualment trovant-se
en adonar-se´n del complexe enigma
que es va donant a llum
en tots i cadascún dels passos
d'aquest estrafalari recórrer.

On inevitablement succeïrà alló potser inevitable.

---------------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Faltaven tantes coses...



I ara més que mai, 
quantes vegades he repetit les mateixes paraules
quantes vegades lluitar contra corrent 
ha estat una emoció fallida
pèrdua i buidor totes romanen a l´indret fosc que ara deixes
perqué jo encara aguante els batecs i mire endavant
sempre t´he esperat 
i en els moments de pausa he volgut que gaudires
que sapigueres que a mi m´impactaves 
i que de tu emanava la vida 
i un gran esperit d´il·lusió futura 
i de joc i de rialla encara tendra.

I ara més que mai, dir-te com ja t´he dit moltes vegades
que deixes alló que no t´alegra, que no pares de riure
que no voles més lluny del terra 
si no has de tornar amb nosaltres
i esperar-te ara, i oblidar-te, i sentir que no hi ha prou aire
i no hi ha prou mar on ofegar tanta punxada a les entranyes
i esperar les lletres d´eixa ploma 
i eixes fulles per sempre blanques
i esperar els moments potser protocolaris, 
potser sempre algo distants
perque el temps que em tingut es el que ha estat
i potser no calía més i no calía menys, per estimar-se.

I ara dir-te, que faltaven tantes coses, 
que mancava encara tanta passió 
tant de rebombori, 
que et portava dintre i que vaig pensar mil projectes 
i que algún que un altre et vaig contar 
entre discussions inacabables on tot semblava possible.

Tota la vida, germà, 
t´he tingut guardat en els ulls, com una imatge perpètua.
Tota la vida en que et conec, 
he triat de donar-te camí i llum i possibles.
I he fet tota la força intencionada, 
per impulsar-te endavant, 
més lluny, més alt, fins on et portara el somni.

Has parat de repent. Com un llamp inesperat. 
Com un tró de violència inexplicable.
Natura i esperit. Com sempre tan viu. 
Fins i tot per despedir-te.

Faltaven tantes coses...

----------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Orgía final de un amante fingido


Cuando el miedo te ate a la pena
y al calor de la noche te aguarde

frío sudor de más helada carne
sombra mortal de un lecho de silencio
suban sinuosos espasmos tu muslo convertido
y bajo el alma reluctante a someterse
se desenvaine el cuerpo coraje de tu simulacro.

Cuando el terror te muela a palos
y bajo la testuz informe de este corcel que matas
renuncies una sola vez a contemplarte
nazca de ti la marea necesaria 
para esbozarte sin pomposa uniformidad de sesgo elevado
rompan tus dientes los retumbos
de gloriosos tiempos que desnudos dejas
florezca la sangre que ya no viertes
en la bóveda de este rostro que mutilo.

Cuando el trazo de tu mecanismo tome el control
de este mimo inflexible que en tu carne mora
y no haya pálpito más que este roto ritmo de floritura
cuando la voz, voz viva otrora luminosa
yazca en el parásito dormido de tu sudor congelado
ah, tu camino entonces, 
harto de cal quemando los empeines
lleno de dientes que molerán la estirpe
venenos adormecedores de todo tu genio masticado
boca turgente escanciadora de sal y pintura
olor, olor penetrante de tu enfermedad ficticia.

Ven entonces, ven hasta mi perfil,
hasta la línea final de mi contorno
tradúcete allí en algo suave,
en algo menos dañino que todo lo que tramas
véncete en este campo de batalla que te presto
ahorcajada en un corcel de plástico efecto contraceptivo
no temas la muerte conmigo, no temas el frío de tu invierno
que ha de venir otra luz, otro retoño,
dentro de tu medida conveniencia
únceme a besos, tómame en el versátil signo del amante
desguaza esta presencia que no es nada sin ti, nada es sin ti
y recuerda al final de tu festín casual, sin censura
que esta verdad profunda solo tuvo una consecuencia:

Nuestro predicho asesinato del amor
tras breve resistir en su trinchera
todavía húmeda
de otros tantos amantes enterrados.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 9 de septiembre de 2013

Fugida



Camine per la platja, platja d´infantessa,
lloc d´encontres i joc etern
camine i trobe deixalles,
somriures de gent
un gos
un gos petit que m´alegra el passeig
faig fotografíes d´alló que no te cap sentit
i més que mai recorde en aquest lloc
un punt de trobada tranquil
i fins ací puc contar, fins ací puc dir
que tant de silenci era auguri de temps foscos
de temps de buidor, de punxada i de lluita imparable
de veritats que fan por, de pors que es fan veritat
i mira, mira com venen les ones,
rialla de la mar a trobar-me
mira com alló més senzill et salva una vegada i un altra
els morats del cel que crida la pluja netejadora
els blaus dels núvols recargolats
el vent i la veu que canta
mentre tot es desplaça ràpidament
ara un gat que no tenía es tomba a les meves mans
mentre trobe d´escriure
i un somriure lleuger, sencer encara que petit
m´omple el rostre abans d´anar a dormir
gràcies per tot llum, gràcies per tot ombra
avui ha estat un dia de canvis
potser imperceptible, potser apenes descobert
però saps dormiré la curta nit amb poc de pes a l´ànima
tot avui em rescata
tot avui es llum rere la mort
tot avui es
i senzillament es tot
gràcies llum, gràcies ombra
com a pregària de bona nit
com a pregària d´un bon record.


---------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Primera piel.



El gran problema está en tocarse
una vez
y sentir el golpe eléctrico
encendedor de cualquier amor eterno
el problema está en este mundo de formas y definiciones
y en tus ojos
sorprendentemente gemelos
el gran problema existe en todas las sociedades
en todo vacío propiciado
por el desistimiento.

En el orden del discurso
en la carga que prometen las palabras
en el símbolo de las cosas inmutables
en los iconos y en las cadenas
en el simétrico condescender hacia la negación.

El gran problema no sucedió entonces
no sucede nunca
a pesar de todo lo que permanece después
donde un muro de cuerpos supera el ansia

a pesar de toda la eternidad prometida
de nuestro primer contacto.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Pasatiempo.



Mira, hoy, después de tantas prisas por amarte...
se me ha pasado de repente esa necesidad
quizás fueran las discusiones no dichas
las faltas de tacto o quizás de respeto
no sé, igual sencillamente el viento cambió
el momento apropiado para dar un vuelco
decidí con la frialdad del que depone las armas
con una idea de futuro clara y limpia
y sabe que no debe de volverlas a enarbolar.

Tomé parte de la última palabra que tuve para ti
como el que escribe fatal su epitafio sin pestañear
porque la vida ya le ha dado herramientas suficientes
para no temer cualquier imprevisto
como los pasajes intensos de poetas cadavéricos
voltee la mirada hacia el adentro,
arranqué la visión como el que desgarra un cuadro
y dejé que la pureza de lo importante y desnudo
fuera mi única visión.

Quizás fueran cosas que jamás podré decirte
o que no quieras jamás escuchar
pero al pasar los minutos
una conciencia de que el aire es más intenso
más limpio, más vívido, es algo que se transforma
que no puedo controlar,
pues forma parte de una naturaleza oculta
resorte de supervivencia, lucha por el verdadero cambio
que ya no veo en ti, que ya no veo en mí,
cuando estamos juntos.

Y mucha gente pensará
que el poema de amor más triste del mundo
no ha sido escrito.

Y mucha gente pensará que no es éste.

Y mucha gente pensará que no ha de ocurrirles a ellos.

Y mucha gente pensará
que tiene que comprar patatas para mañana
y pan para luego.

Y mucha gente junta
saltará al vacío desde un puente colgante.

Y mucha gente mirará como pasas por el mundo
y callarán igual que los lectores
de este precipicio hecho de palabras.

Pero para contarte todo, necesito algunos golpes de efecto.

Algunas imágenes y redundancias en los tópicos de siempre.

En las preguntas y en las desidias
que nos acompañan patéticas en el genoma.

Y verás...
no es que todo se vaya por el retrete
con una facilidad pasmosa.

No es solo eso.

Es que ya han sido demasiadas veces
y en una canción que me enseñaste incluso
se dice con toda claridad...

I can tell you´re the only one, I´ve got so many lovers before you...
it´s a matter of selection (O algo por el estilo)

Y bien y mal y tal vez... y que sabré yo
de tanto malgastar el amor.

Y qué sabrás tú de mi extraña locura.

Y qué hacíamos juntos tantas veces
prodigando la dulce estrategia de la muerte.

I can´t tell you´re the only one.

Se me repite todo el tiempo en la cabeza,
mientras voy a dormir una noche
como cualquier otra
en esta cama como cualquier otra,
sin amantes y sin crímenes
apuntándome a la cabeza con un revólver de juguete
falseando la violencia y el rechazo
atándome la lengua con un vocabulario extraterrestre.

Esperando que leas algunas cosas que no he escrito
en esta fantástica carencia imaginaria
en este proyecto de muerte y cadáveres
predispuestos a comer de la mano
del que les otorgue un pedacito de corazón.

Quizás serán otros tiempos.

Romeo y Julieta son hermosas figuras de cera
derretidas en el centro del Gobi.

Su boca está llena de escorpiones
y ellos mismos se pican en el paladar tras el primer beso.

Qué importa si se están derritiendo... se están derritiendo.

Y toca morir.

Toca explotar de un tiro de fogueo.

Porque hoy no corresponde otra cosa.

No corresponde cada palabra a un pensamiento
y a su vez todo es
simplemente una torre derribada por la ira.

Y tiene lugar el milagro de tu desaparición.

Porque el mundo calla conmigo tu sepelio.

No he venido aquí, amigos, a elogiarle!

Pero el cuchillo sigue afilado y predispuesto
a cortar cualquier cordón umbilical
que quede pegado a algún lugar inapropiado.

Por si quiere cortejarme la muerte.

Por si quiere cortejarte la muerte.

Avísala con tiempo, para que se lo piense.

Yo haré lo propio
y en el juego pretencioso de la naturaleza
volveré a repetirme.

Volveremos a danzar entre las sábanas de un desconocido.

Y le haremos creer que es nuestra familia.

Que estaremos juntos para siempre.

Y sabremos que estamos
en la cortés mascarada de la autocomplacencia.

Donde ya se han quedado rígidos los rostros
de tanta falsa emoción.

Pensarás que las mariposas deben flotar
en la boca del estómago.

Pero yo te digo,
que cuando se van lo dejan todo hecho una mierda.

Las mariposas no saben cuidar de los pequeños detalles.

Solo aletean, comen y defecan,
pero son más sinceras que nosotros.

Saben lo que las mueve a volar desde el primer momento.

Las putas mariposas no sienten humanos en el estómago.

Saben lo que quieren, joder!

Dejadlas en paz.

Dedicaros a lo vuestro.

Sed felices.

En el cortés fraude de los encuentros
y las emociones desaforadas.

Donde una vez o dos, yo también fui feliz.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Olvido caer.



Hace tiempo que caí
todo lo que encontraste eran desiertos
que escapaban de bolsillos frágiles
demasiado llenos
para contener tanto territorio abandonado.

Hace tiempo que olvidé
todos los nombres
todos los cuerpos
todas las nupcias

en el légamo de las sábanas
donde sonrisas torpes
carcajadas juveniles
caricias que se volvieron ancla y timón
sueño y escape
escafandra
armadura
dejaron paso a un incógnito aledaño
a un hueco irreversible donde la sombra.

Hace tiempo, si hace demasiado tiempo
que dejé de temer la desaparición de los murales
que ocultan los desconchados
donde los ojos toman de la humedad todo el relevo
la tergiversación de toda palabra que dictamine la inacción
la promesa que oculta víboras durmientes 

de miedo y ausencia
los eriales hechos de torsos lánguidos
horizontales perpétuas sin duende
donde tanto amante parece perecer.

Cuanto tiempo entonces
cuantas delicadas promesas se rompen
entregadas en la sangre
como somnolientos productos de tanta promiscuidad ficticia
de vocablos mudables de clara intención subversiva

como preámbulo de la soledad.

Y que brillante sonrisa inesperada entonces
inunda todo espacio de libertad recuperado
y que olvido tan constante donde ningún miedo enraíza
y que grandeza plena
que final apoteósico para toda infidelidad
de aquellos que nos hacen pasar a mejor vida.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Pequeña balanza cósmica.



Está claro,
muchas veces el amor se reparte injustamente,
si, unos reciben los que otros esperan,
los que desmerecen el amor,
muchas veces son saturados de esperanza
y los otros caen en el triste olvido
de los abrazos nunca dados...
sin embargo, existen muchas leyes invisibles,
en las cuales confío ciegamente,
pues es justo que esto sea así.

Para que sucedan los pequeños milagros
y las inevitables justicias
que la vida otorga a cada uno,
en una interesante balanza que se desvela,
siempre,
justo al final.

-------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 8 de septiembre de 2013

Espacios donde te veo.




Llenar los vacíos de vacío, música de esferas infinita
llenar el espacio de espacios,
de inasibles constelaciones rítmicas.

Eso llamo tu atención, una vez y otra,
mientras el ojo decoraba la vejez de las curvaturas
acatando la mortecina habituación
de pasar de largo irremediablemente.

Contaste las palabras y los silencios,
para dotar al mundo de sentido
relataste el secreto significado de las cosas reflejadas
y revolviste las sábanas y la paz de todos los dormitorios
incendiando la voz interior
de cuantos se acercaron a tu llama.

No mientas, te sigo,
no hace falta que inventes, te conozco
bajo el vientre crespo, excitado a dentelladas
siento el clamor inextinguible de una punzada eterna
en el aullido extático de nuestra propia desolación
supurando el embozo de todas nuestras muertes.

Pero tú, pusiste la delicada punta del iceberg en su lugar
y lo empujaste a las corrientes separado de los glaciares

¡Qué pronto el calor
desentumecería las partes del gigante dormido!

¡Qué intenso símbolo
al acercarse a la vida en el ecuador del mundo!

Con que velocidad se atravesaron los trópicos
y que fugacidad insoportable
la de los veranos y primaveras de esta tierra
apenas sin frío, templadas y húmedas,
como refugio final de todo ser
como vientre primario de toda existencia.

¡Qué gran situación y qué gran contraste!

Apenas ya invisible en la distancia, no te reconozco
todo lo que fue cae desprendido
con la última capa del deshielo
un ser que enraíza en otras costas me contiene
y todo pensamiento es fugaz e insensato
es rápido e inasible y fantásticamente ilusorio.

¿Era eso amor? Dime ¿Era eso?

Consciente sacrificio de distancias para sobrevivirse
búsqueda, búsqueda eterna del vahído dulce de las pieles
del olvido premeditado para saciar la voluntad de ser.

¿Era eso amor? Dime ¿Era eso?

Y esa era tu voz
todavía reverbera en las esquinas insepultas de mi cerebro
en un relato poético indesterrable
que dice tanto de este simétrico danzar
de los amados y de los que amaremos
entre todos los espasmos y temblores
entre todas las quejas y desastres
entre todos los nombres y sus descendencias
bajo la gran cortina de humo de nuestra fatalidad.

----------------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa