martes, 3 de septiembre de 2013

Momentum















El sonido de la máquina expendedora de aire

traslada el oxígeno con un ritmo hipnótico
burbujea mientras un cuerpo origen
va desplomando su potencia.


Camino pasillos de luz reflexiva

verdes, cristal y jeans desgastados
por el polvo de un lejano país
resuenan rozando sus telas
al viejo tempo de un falso claqué.


Una cabellera rubia y varios tatuajes

indican la llegada al centro del laberinto
donde el accidente suma todos los accidentes
en una sola identidad numérica.


Una masa de plañideras adorando la carne

donde cae el color
hacia un púrpura de inmenso desgaste
y el almíbar de todas las distancias
está sobreexplotado
dentro de este cubo económicamente válido
donde falta el aire
a pesar del mecánico esfuerzo de esta instalación.


Una voz nunca antes oída:



Yo soy la puerta entre este mundo y el vacío,

yo soy la puerta.


Los ojos dilatándose en espasmo violento

llaman desde el infinito.


Todos desaparecen.

Debo enfrentar la soledad del abandono.
Caer en el cimiento y reventar
con las palmas protegiéndome
inútilmente del impacto
y dejo morir todo el griterío
toda nostalgia por lo amado.


Amo y cultivo, aquello vivo.



El corazón endurecido

parece distenderse,
dejar espacio a algo más.


Todo se desintegra,

para mejor.

------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: