lunes, 9 de septiembre de 2013

Olvido caer.



Hace tiempo que caí
todo lo que encontraste eran desiertos
que escapaban de bolsillos frágiles
demasiado llenos
para contener tanto territorio abandonado.

Hace tiempo que olvidé
todos los nombres
todos los cuerpos
todas las nupcias

en el légamo de las sábanas
donde sonrisas torpes
carcajadas juveniles
caricias que se volvieron ancla y timón
sueño y escape
escafandra
armadura
dejaron paso a un incógnito aledaño
a un hueco irreversible donde la sombra.

Hace tiempo, si hace demasiado tiempo
que dejé de temer la desaparición de los murales
que ocultan los desconchados
donde los ojos toman de la humedad todo el relevo
la tergiversación de toda palabra que dictamine la inacción
la promesa que oculta víboras durmientes 

de miedo y ausencia
los eriales hechos de torsos lánguidos
horizontales perpétuas sin duende
donde tanto amante parece perecer.

Cuanto tiempo entonces
cuantas delicadas promesas se rompen
entregadas en la sangre
como somnolientos productos de tanta promiscuidad ficticia
de vocablos mudables de clara intención subversiva

como preámbulo de la soledad.

Y que brillante sonrisa inesperada entonces
inunda todo espacio de libertad recuperado
y que olvido tan constante donde ningún miedo enraíza
y que grandeza plena
que final apoteósico para toda infidelidad
de aquellos que nos hacen pasar a mejor vida.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: