jueves, 28 de noviembre de 2013

La noche del silbido.


No habrá palabras.
Ni electrificadas metáforas.

El cuerpo del último hombre 
catapultado a la miseria.

La única arma.

Todo formándose en la inmediatez 
y en la ausencia del desprevenido.

No habrá lugar donde esconderse.
Ni camas de hospital suficientes.

Correrán los hombres hacia lo salvaje.
Se esconderán algunos, cuando todo se derrame.

El cadáver del postrer ser humano 
avanzando hacia el silencio.

Un afilado esmeril.

Una última contienda.

Habrá de usarse, 
para cercenar las partes cancerígenas, 
cualquier cosa.

Entre tanto entreteniéndose pasarán los egos.

Bajo la capa final donde el ocaso.

Yo sonreiré, quizás mirando hacia el espejo del horizonte.

Temeremos desaparecer, aunque ya lo hayamos hecho.

Solo el silbido constante penetrando en los oídos.

El silbido solo.

Constante.

Penetrando.

En los oídos.

Y nada más, más allá del cieno
donde el ayer será el único mañana.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 26 de noviembre de 2013

En la paz de las escaleras.


Ansío 
la paz tranquila de una escalera,
mirad
en su rellano
donde amé los estertores universitarios
de sus curvas.

Eso es lo que deseo,
volver a la pacífica comunión de los amigos
verdaderos seres que cuidan 
tras cualquier inevitable contienda
regresar a los úteros sin conflicto.

Pero nací guerrero, bajo mirada atenta de dioses
no se me permitió fallar
y fui castigado con la dureza del látigo
con la invisible cadena de la esclavitud
cuando no enarbolé las armas
y dejé solo mansedumbre anidar entre su óxido.

Han venido hasta mi puerta
hombres y mujeres con cestas y viandas
han llamado insistentes 
exigido favores 
roto la carne
mordido el labio
escupida la lengua
han llegado a penetrar
hasta el rincón más insondable
sin encontrar nada
después en ademán ausente
cobarde, cargado de orgullo
voltearon todas las acusaciones 
que de ellos mismos hicieron
y lanzaron sus espejos como granadas de mano
intentando alcanzar el hueco en que persisto.

Yo andaba lejos
cerca de un escalón desvencijado
donde resbalaban a veces las señoras
de vuelta de la compra
y los amantes juveniles
se marcaban los cuellos 
jugando a cazar nubes.

Yo andaba cerca
entre los recodos dibujados 
donde tintas oscuras
configuraban el velo
de un espacio invicto.

Allí en su paz, moro
oculto a la mirada depredadora de la vida
donde hoy nadie pueda encontrarme
en su sencilla significación
bajo el eco de los pasos
siempre acelerados 
donde puedo no ser yo.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa




lunes, 25 de noviembre de 2013

Creencias variadas con nocturnidad y alevosía.



Cree en el amor, como consecuencia de sus actos
cree que actúa por, para y según el amor
y se tiene en alta estima por esta y otras muchas cosas
pero no es así, en su juego de niña
pace el maleficio
la estructura de poder con la que se entretiene
y después todo es desaire
angustia
mortificación.

Capaz del veneno autista.
Capaz del peor veneno.

Vierte en tu oído todas sus estratagemas.

Reposa con dulces improvisaciones
el estado de colapso que algunos sí resisten.

Fallaste, como has fallado muchas veces.

Has abierto la puerta.

De la misma manera, cierra.

Más allá de tus muros, 
todos son desconocidos de placentera sonrisa.

(Una lección más, para aprender.)

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 19 de noviembre de 2013

S.O.S.



No participo del amor
hoy es ayer
entonces sufrimos la condición precisa del trauma
no tomo partido 
no salgo de casa
meso la barba
mojo la mano 
en el sudor de un sexo asfixiado
todas las figuras
vienen a mi cama
no hay esfuerzo
todo es contracción 
tracción 
atracción
reacción
un final ambiguo 
un final físico
solo
me refiero
a completamente solo.

Sueño que recuerdas
el día de los encuentros
suelo decidir la vida y la muerte
mientras imagino que piensas
en el lugar de los espejos
declino toda responsabilidad
me desprevengo
sumo la última ecuación
donde la misma torsión química
cuando el salto mortal fue posible
pretexto real
donde guarecerse del oráculo.

Esas imágenes me colapsan
anidan como gorriones
gritando el único nombre
provocando el eco de todos los nombres
posiblemente
con toda seguridad
no participo del amor
hoy es ayer
y no vendrás a rescatarme.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Llanuras del vértigo.



Adormecida paciencia
previsto tedio
donde alumbro sueños 
desnudo océano vientre
cauterizo heridas magma
electrificada frontera de los mundos.

Camino largo promedio
rozo poderosas esquinas
eligiendo verdad sobre promesa
dejo atrás todo misterio
ensalzo cánticos promíscuos
miro ojos 
presa soslayo presa.

Busqué precipicios
desbaratando figura forma fraternidad
busqué orificios
mutilando físicos devastando esperanza.

Posé pose 
medí medio
cruzo muralla caigo abatido
exhalando rancios vocablos
asentada raíz mundana
someto todo contagio
prometo eternas profilaxis
cruzo líneas cadáver
mudo hambre colateral
durmiente hombro
presencia silencio presencia.

-------------------------------------

Ferran Garrigues Insa



miércoles, 13 de noviembre de 2013

Paisaje Alfa.



Aquí toda la piedra es vieja,
redonda, plana, heráldica.

No se trata de construcciones decadentes
sino de nidos antiguos de cigüeña
de una redondez aplastada y granulosa
áspera en lo externo
y fría, afilada, recogida
en sus interiores de silencio escrito
pactada como único bastión
donde todas las almas se refugian.

Es el circo amargo de la meseta
la búsqueda atroz del recogerse
y al final un intento de evasión
entre voces empastadas de “castrati”
y mesuradas infusiones de estramonio
como única salida al encierro.

Así todos, comparsa y gimoteo
se juntan en un saber estar
ante un paisaje sin puntos de fuga
erial autóctono de seres de arena
sin risotar de corrientes
o conocimiento de profundos remolinos.

Aquí no se puede vencer la naturaleza del trigal
torpemente solo, mirar los edificios
que denotan el peso infinito
de este cielo sin montañas.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 12 de noviembre de 2013

Seres soy.

Soy la sed del ojo y nunca me sacio
soy la luz vespertina en tu perímetro
soy los canales de tu retentiva
y también los sueños soñados a destiempo
soy la palabra hueca en el ignorante
y la viva voz del sabio muerto
el paradigma soy sido
y soy también un imposible
preciso como una estratagema
como un reloj también preciso.

Soy la curva de aprendizaje de la herrumbre
el retumbo atemporal de cualquier radiografía
un tajo cercenador de alguna vida
y siendo todo, no sigo siendo
soy autor de ningún secreto
y de todas las mentiras, también, secretamente en vano
mientras corro fugaz, casi desierto

casi manantial, en lo alto, de cualquier torrente seco
como una línea que todo lo traspasa
donde ser juntos, donde yo solo simulado
seré hoy así o nunca más seremos.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 11 de noviembre de 2013

Algún que otro secreto.


En mi hay una idea que no digo.

Unos dicen que sueño demasiado
otros me acarician buscando, y buscando se quedan
algunos han llegado a escuchar tan atentos
que me supo mal decirles
que nada era original
en el discurso que les hizo prendarse de una cáscara
y de algún modo intransferible saben que sé algo
cuando se devanean y devanan por entenderme
corriendo sobre esta piel extendida en ofrenda
cuyos pulsos socavan el propio autismo
y vocean, cacareando un ritual dirigido a invocarme.

Hay en mí una idea que no comparto
tan personal e inexacta que avergüenza conocerla
expresarla de manera coherente y lineal.

Solo sería posible descifrar esto
mostrar su obsoleto contenido
haciendo de esta forzosa simetría
entre lo imaginario y lo real
una analogía vana, vacua, autómata
pues esta sentencia, ese pensar tan repentino
que a veces resurge caudal generoso
no tiene el fin de ser comunicado
ni nacerá jamás en un paladar de hombre
su raíz más íntima va conexa
a algún abisal estrato de aquello- alma
que congela el gesto angustioso y alegre
en vocación de ser sencillez de lo sencillo
pequeña nervadura contenida y clave
para proveerse de nueva vida
y a cada momento verse uno
uno solo, sentado, entregado al silencio de escucharse
enfrentado a la posibilidad de no decir
de no poder decir ya nada
entendiendo tanto.

-----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Proclamación.



Del sueño te proclamo.

Nombre.
Ser.
Consecuencia.


Y dilapido todo lo que sea herrumbre.
Caudal.
Acomodo.

Así.

Reluces.
Brotas.
Emanas.

Sin nombre.
Sin ser.
Sin consecuencia.

Ya incandescente.

A punto de volver de los abismos.

---------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 8 de noviembre de 2013

De un felino a otro.



Busca, busca otro cuerpo
como el depredador loco
para abrazar la muerte
busca, busca otro cuerpo
como un pájaro cojo
donde un nido te asiente
busca, busca otro y otro y otro más
muerde la carne que vertebras
desenreda la pausa del último aliento
deja caer las palabras
en el oído hueco de un cráneo agrietado
porque ese hambre que ocultas
no se acabará jamás, jamás se acabará
y te volverás vapor de sombra
promontorio
espacio
clave
dureza
delgadez
sometimiento
soliviantada soledad tetrapléjica
un cuervo
y su hartazgo de anélidas pretensiones
un crisol
donde los vertidos espasmos condensen
eso serás
todavía viviente
hasta el último de tus bocados
te lo digo yo
que he sido lo mismo
y te acompaño de lejos
hasta el último frenesí caníbal
marca distintiva de nuestra especia.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 3 de noviembre de 2013

Si así hubiera sido.



Me hubiera dejado romper las costillas
con tal que me quisieras
como se quiere a un niño.

Pero no me di cuenta de que había crecido.

Que las palabras que me dirigías no eran comprensibles.

Incluso esta naturaleza mía
se había convertido en algo tan sabio
que no entendía ninguna de las frases.

Le eran innecesarias para comprender
las señales en lo hondo de las personas.

Y sin lugar a dudas 
me hubiera dejado resquebrajar el hueso
astillar la médula
reducir a pulpa los tendones
con tal de que hubieras aprendido a amarme
a ser comprensiva sin esperas
a tomar de lo mío lo indescifrable
acunar en brazos tiernos lo no descrito
ser capaz de voltearte entera
criticando las pulsiones que te han vencido.

Porque yo soy lo irrepetible.

Porque ninguna de las otras vidas
ha vivido
lo que yo hice vivir a algunos en la mía
y aquí, te incluyo.

Es por esto y no por otra cosa
que yo podría haberme reducido en mundos mínimos
haber anulado la propia identidad
y confeccionar máscaras para saciarte.

Habría representado para siempre el sueño
de sentirte viva en lo vivo
de ser, para tu mirada, el objeto inalcanzable en la mano
que llena de ansia conseguida hasta el abasto 
y perdura traducido en signo
en cada uno de los restos de memoria
que flotan en la vasta penumbra 
donde retozan los amantes para siempre.

----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Biotopo comunicante.



Comunicas y entiendo, que nos llamamos a la vez.

A la misma hora del día
mediante vías modernas
y aplicaciones de lo tecnológico
buscamos comunicarnos
imaginar una cercanía que no existe
me contento con escuchar la voz reproducida por imanes
se aplaca un poco el ansia
que nos haría cruzar océanos
para obtener una sola compañía.

Nos volvemos del mismo material endeble
con este aceptar las cosas como vienen
con estas mínimas pérdidas
que van anulando la sencillez de hablarnos
la organicidad del tacto
en cualquier lugar de encuentro
reduciéndolo todo a contestarse
a decir que ya da igual
esto es así
y así es esto y aquello.

Entonces se vuelve justo ahogarse de sensaciones
estrangular al otro en los momentos
en esas instantáneas
en esos amores fotográficos
que pasan por fascículos en nuestra vivencia.

Entonces todo se vuelve rápido
hasta nosotros podemos entender la angustia
de esta asociación entre pasión y mundo
que parece siempre a punto de terminar
deshojarse
y verse perdida en el viento de las edades
en el otoño simbólico de pieles desiertas.

Cuantas veces has soñado
volverte
concluir en las formas primitivas
donde no había lenguaje 
ni normas 
ni conceptos
allí hubieras sido feliz
tú, hombre
perdido en esta concesión razonada de la existencia
donde ya no hay humanidad 
sino memorias, filtros y transistores.


-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa