lunes, 2 de diciembre de 2013

Capricho.



Caigo, roto martillo reticular sobre el espejo crítico
abunda la sangría en el inmenso pretexto
cuando últimas esquirlas vuelan hendiéndose 
brotando todo esplendor esparcido 
fugaz blancura inmaculada, secreta.

Sé que no os gusta la cursiva

por eso la utilizo para empezar
y causaros repulsa desde el principio
para que no lleguéis más allá
de los primeros versos
para que no podáis leer y os sangren los ojos
sin dejaros ir demasiado lejos.

Cada palabra a pesar de buscar comunicarse
hoy baila ritmos finitos
sombras dibujadas en cuadernos
besos robados a lenguas de avispa
y espaldas con cascabel.

Cada palabra deja el espacio 
donde morirás un instante
y serás revivido en el siguiente
así, como los fatales fundidos
de cada parpadeo póstumo
que intenta regresar.

Yo, horizontal, soy el tedio
ante mi, el otro, también horizonte
vamos mecidos en un compás
su ojo, presencia, no tiene verdad
no tiene ocaso, su voz, 
es un pasmado equinoccio
interrumpido
sin referentes.

Yo impulso, él, el aullido
demoramos encuentros
probamos cada límite
con la punta de la lengua
rozando la inquietud.

Él, sumario de todas las debilidades
yo, presuntuoso soñador de procesos
juntos de la mano
protegemos el estrato 
donde renacerán las huestes del martirio.

Él, raíz convertida en copa
diente protegido en el ámbar
ojo superficial, pequeña proclamación de ojo
se viste de ceguera y fracciona todo el tiempo.

Proyecto el límite
mudo la ocasión
para entretener 
una poderosa hueste.

Tu camino yace pervertido en el tumulto.

Mi camino se enhebra en tiempos resueltos.

Promedio infligido.
Promedio devuelto.

Toda promesa finge resignación.

Sigue sin importar que todo su significado sea ninguno.

Que ninguna de estas palabras diga nada importante.

Mientras nazca, oculto, el pretexto, 
para resolver cualquier acertijo.

Donde ninguno pueda ser involucrado.

Donde nadie pueda ser resuelto.

Principio y final de todas las contradicciones.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: