sábado, 7 de diciembre de 2013

Cuando los tomates me supieron a cloro.



Tinta, tinta, y más tinta
eléctrica, analógica,
tinta, solo tinta
letras y cosas escritas
nada más
ojos
personas
aquelarres
a veces presentaciones
otras
voces
cadenas y sufragios universales
todo en el mismo proyecto
gritos
injusticia
pequeños detalles en el reverso de oscuros contratos
la vida
como un factor despreciado 
lugar sin fronteras
mesmerismo de algo 
esbozo.

Las mareas del mundo del hombre
toman sentido
al morder la fruta roja
como un corazón frío
desistimiento
ataraxia
morbidez
al comprender
el profundo desastre
en un simple mordisco.

Estábamos envenenados.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: