lunes, 24 de febrero de 2014

El encuentro.



Sabéis, me pasa,
que igual nos hemos saltado la infancia,
que si tal vez 
hubiéramos sido todos niños 
al conocernos,
todo habría sido mucho más fácil.

El trabajo ahora 
es reconocer esa infancia
que llevamos escondida,
reflejada dentro de la angustia
debajo de capas y capas de extenuado leño.

Para poder jugar... el tiempo que nos quede.

Es por esto que os elegí
hermanos del mundo
sin sabernos
a pesar de lo complejo
del encuentro
entre estas formas
que rayan la ausencia.

Es por esto que os tomé de la mano
os acompañé en el viaje duro
un poco cascarrabias
ocultando en alacenas las debilidades.

Es por eso que hoy no me duele 
decir que a veces he sido difícil
que a pesar de todo nada fue sencillo
y hoy sin perder más el tiempo
quisiera susurrar en vuestro oído:

¿Vamos a jugar?

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

2 comentarios:

Eloy Sánchez dijo...

Me apunto a ese juguemos! Todo sería más sencillo. Perdemos el tiempo en tantas banalidades y nos perdemos lo esencial

Ferrán, que yo te leo por aquí, de vez en cuando, aunque me abruma tu productividad (45 en febrero, supongo que muchas serán anteriores).

Ferran Garrigues dijo...

Si, hay algunos viejos poemas a los que saqué del polvo, estaban arrugándose en un cajón y alguno hay que saqué de una red social para dejarlos en el blog. Aunque hay muchos de Febrero, es un mes productivo. Un abrazo y gracias por pasarte de vez en cuando. :D ¡Juguemos!