miércoles, 26 de febrero de 2014

Máquina- El automasturbador.



El objeto hombre se ama a sí mismo
el objeto hombre pasea su presencia
como el que saca al perro del vecino
el objeto hombre (al que reduciré a OH para lo próximo)
tiene en todo el cuerpo las marcas tatuadas
de todas sus huellas dactilares.

OH para los amigos
esa forma de botijo supuestamente bella
(cualquier comparación me sirve)
toma la idea de sí mismo desde el culmen del amor
del auto- amor como predije en un inicio


OH persevera siempre en esta actitud
fecunda fronteras y dibuja paraísos


OH (como todos alguna que otra vez)
siempre se tiene en cuenta
e incluso más, se tiene por encima de sus posibilidades.

OH quiere permanecer entre los otros
pero de alguna manera
pierde el hilo de los acontecimientos
se evade, desaparece
e incluso esto
le sorprende a él unicamente
cosa que le hace amarse mucho más (si cabe) todavía.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: