viernes, 28 de febrero de 2014

Reflejos del objeto hombre.



En su rutina el objeto hombre
toma el relevo de su imagen que le mira
y se cuelga a los lados del cristal o espejo
que traga toda la carne
mientras su imagen descansa sudorosa
cansada de autocontemplación
a los lados, donde la nada.

El látigo de la presencia
invoca al cuerpo frente al espejo
mudan las tornas
vuelve el oficio de mirarse
acaba el sueño de las dualidades
se apaga la luz
por hoy todo ha terminado
otra de las muertes
no se sabe exactamente 
de cual de los dos
que se están mirando.

La luz de siempre
el ojo de siempre
y la palidez inmóvil de cada momento
la mano que señala lo habitual
el cuerpo cansado de tocarse
el cuerpo señalado
que contiene todas las señales
todas las marcas
surcos de caricias
dolores entremezclados en los surcos
por ser todo una reiteración de lo mismo
a un lado del reflejo, una silla
un asiento confortable
y un gotero
donde se reposa
la imagen
así moribunda
de tanto desgaste.

OH ni siquiera usa maquillaje
se ama demasiado
no puede siquiera evitar
que su decrepitud tenga lugar en este aparte
hoy se tocará menos
piensa que así se salvará otro día
de caer en el desamor
de mirar a un desconocido.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: