lunes, 17 de febrero de 2014

Retales conjuntos.



Solo me reitero, en el
constante redundo
de mi inoperante ego.

Solo me condenso, en el
patrimonio eterno
de mi paulatina inconsciencia.

Solo me prevengo, en el
espacio recíproco
de mi terror compartido.

Solo me desengaño, en el
repentino complot
de mi autoestima disuelta.

Solo me empeño, en el
doblegado sentir
de mi alma encajada.

Solo me mortifico, en el
penoso avanzar
de mi mente pasajera.

Solo me desenlazo, en el
petulante esgrimir
de mi convulsión deseosa.

Solo me promuevo, en el
desentendido empuje
de mi ausencia incógnita.

Solo me lanzo, en el
improbable caso
de mi total valentía.


Solo me ofrezco, en el
meticuloso orientar
de mi propioceptiva moralina.

Solo me conozco, en el
centrado alocar
de mi relación interna.

Solo me crezco, en el
insoportable entramar
de mi absoluta inocencia.

Acabados los salmos
desde la perspectiva adulta
se pondera la situación
composición de alma-territorio
de danza patente
hacia un perenne abocar de mi
hacia la totalidad
dirigiendo el recuerdo a lo inmediato
caduco, fronterizo
donde lineales células se abaten
y dejan una vía, sendero
impreso sobre las huellas que paso
traspongo, olvido, sentencio
con mi pie descalzo
con el ser en la mano
con la presencia consciente
realidad que amo
que disuelvo
oculta recepción
desesperanza simbólica
los destinos que son efemérides
de los patentes efluvios
de otras moratorias
humanas, animales, 

imperfectas por su nombre dado
siempre exactas en su inopia.

En lo que nadie conoce
a lo que nadie mira
donde ningún ojo captura
ahí me he visto presente
ausente, totalitario
otra mirada, no diferente
rompiendo lo virginal originado
y dejando patente memoria
absorción del encanto.

Casi siempre.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa



No hay comentarios: