lunes, 31 de marzo de 2014

El ejemplo.



Nada le contenta
ni el sabor tristemente dejado
en la comisura de su hambre.

Nada le llena
ni el amargo estómago lleno de vitriolos
desintegrando oro
donde los ojos no son suficiente
así como no es suficiente ningún objeto
ninguna presunción de felicidad.

En su mundo 
convertido en chatarrería
se integran las raíces de una ficción liberta
nada forma su entorno
todo se improvisa
es velocidad e impulso
hasta que la máquina deje de correr.

El sonido de motores
como formas de fractura
en el universal silencio
que ansía cada vez
más desesperadamente.

Vende la paz subvertida
vende la carne al peso
masca la totalidad de los seres
escupe el alma en forma de cadáver
defeca toda la evolución
por darse un banquete.

Nunca piensa lo que come
nunca dice lo que piensa
nunca canta lo que siente
nunca siente lo que espera
nunca espera lo que cree
nunca cree lo que sueña.

Es así, a veces
este viejo hombre
accidental habitante 
de la nueva tierra.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 25 de marzo de 2014

Lo corpóreo.



No os fiéis de mi cuerpo
cambia, irremisiblemente envejece.

No os fiéis de mi cuerpo
ni de las ventanas en las que se transporta
se hace inmenso y a veces se reduce
quedando el esqueleto al aire
casi un desastre, próximo a la vida.

No os dejéis engañar
el fluído se adapta de manera imprevisible
unas veces con forma de pera
otras de botella
tinaja o barril
o simple espárrago
seco y carente de color.

No os fiéis de mi cuerpo
escuchad la voz
escuchad otras cosas
que no se perciben en solitario
entended la promesa
de un cambio inesperado
donde no sabréis reconocerme
dejaréis de percibirme
seré invisible a todo sentido
en el que todavía os quede un ápice de confianza ciega.

No os fiéis de mi cuerpo
ni de mi mente
no os fiéis
siempre quiero jugar.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Re-VE-lación.



Érase una vez...

Te pe ne tro
me 

bar 
cas
somos todo.

Entre-acto.

Te a ca ri cio
me
so
me 
tes
somos menos.

Inter-medio.

Te des pi do
me 
ig
no 
ras
somos nada.

Fin.

----------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 23 de marzo de 2014

El juego.



Me gusta que no sepas a qué jugamos
a dejarte entre la pérdida y la ausencia
esperando, buscando, en un proceso interminable
no es tortura, ni un método terrible de confesión
es simplemente algo que se inventa
un disparate, un juego que remueve tu conciencia
una lanza contra el muro, para vertebrar la luz
quizás no te guste mi objetivo
quizás no te guste mi modo de abarcar el mundo
pero es el proceso en que devengo libre
es la singularidad de enfrentar los mecanismos 
que se han oxidado y se resisten.

Me gusta que no sepas a qué jugamos
y no me importa perder
ni fallar
ni decir alguna barbaridad que otra
para causar un impacto que te ofenda
en el fondo si sabes jugar
efectivamente empezaremos a construir algo
porque no existe el camino sin crisis
ni la verdad sin duda
cuando tu ruta devenga llana
busca las piedras, busca los debacles
porque de lo contrario
tal vez no estés en el viaje que te corresponde.

Y a mi, me encanta verte viajar.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Yo soy más de gatos.



Como os gustan los perros
que os despierten lamiéndoos
las manos, la cara, la cabeza
como os gustan los perros
su inmediatez irreflexiva
su salto y su capacidad inminente de cariño
su fugaz rebeldía
que rápido os obedecen
que mal os sienta cuando no lo hacen
como os gustan los perros
los perros vestidos de persona
las personas vestidas de perro
todos juntos en una gran manada.

Donde siempre se acata el poder del líder.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Volteo.



Hoy me he dado la vuelta
he mirado fijamente el camino
hasta perder la vista en el horizonte
hasta aquí no ha estado mal
nada mal
puedo contar algunas historias
algunas, otras, las guardaré para mi alcoba
pero hoy, hoy me he dado la vuelta
he dejado los órganos al sol
para que me picoteen el hígado los escorpiones
y me cubran los pulmones las moscas
me he dado la vuelta en todos los aspectos
para verme desde afuera
sin la cobertura defensiva, muro de hueso
sombra de piel
escanciada de besos y caricias que nunca se devuelven
para trocarme, devastarme, molerme 
en un consentido vapuleo
y girarme otra vez, volverme hacia
empujarme a, lanzarme hasta,
regresarme
otra vez al origen de las formas
dejar que todo el polvo de molienda
vuelva a ubicarse
como indispensable estrato
para el próximo paso fronterizo
donde busco cambiar.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


viernes, 21 de marzo de 2014

Hijos de la competencia.



Perdónennos ustedes, por no ser los mejores
por no llegar a la meta
donde todas las frases de autoayuda apuntan certeramente
siento tener que llegar al extremo del perdón
en el fondo
sus triunfalismos son insoportables
hacerse valer, el tiempo perdido 
llegar a lo más alto
en el fondo
sustituir un engranaje flojo
por otro que se debe retorcer
para encajar perfectamente
hijos de la sustitución colectiva
hijos del desastre de la función necesaria.

Perdónennos ustedes, déjenme arrodillarme
de repente
sin previo aviso
permitan que me desuelle las rodillas
y les bese los sellos papales
o las mitras
o yo que sé que otra parte 
pervertida de sus cuerpos
que haya que adorar
para que ustedes se aburran de sus objetivos.

Para que nos dejen en paz.

Siempre hemos hecho lo mismo.

Hacerles un poco de caso.

Pero hasta los mejores tienen suficiente.

Su doctrina es un fraude.

Nuestra opción es vivir.

¿No será que fueron ustedes los que olvidaron todo esto
antes de rellenar el mundo
con sus frases de sobre de azúcar
de cafetería barata de barrio
carente de gusto?

No sé, no me tomen en serio.

En el fondo yo hice lo mismo con ustedes
desde que aprendí a leer.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


Anticonsejos.



Donde dices que me equivoco
ahí ahondo
contrariamente a lo establecido
pero antes quisiera aclararte una cosa:


mi máxima es vivir.

Donde dices que no valgo
ahí profundizo
porque se que ahí hay un algo irresoluble
que se repite cíclicamente en la intrincada naturaleza.

Donde dices: ese no es el camino
yo caminaré la larga noche de la ceguera
y en su absoluto negro
en la total ausencia de referentes
sé que se encuentra aun otra libertad irrevelada.

Donde dices que te aburro
yo encuentro la gran carcajada
la eficiente risa incontrolable
en toda la poética que confundes con retórica
yo juego y salto y permanezco
siempre delante, marcando las pautas de mi eterna mentira.

Donde dices que no me reconoces
yo persevero
sé como reciclarme
revolviéndome, sanando
para inculcar en ti un algo que se pierde
un algo que sé que te amenaza.

Donde toda tu vulgaridad me acusa
con las frases hechas de amables diccionarios
libros de texto, tablas de lectura
de lo que debe ser, de lo que se supone bueno
donde yo desaparezco y tú me superas
siempre, siempre entonces sabré
del valor certero del contrario
y del debate abierto que recalca mi destino
como parte infantil de una virtud todavía incomprendida
que se formula en el desconcierto.

Yo en mi juego
tú en tu lúbrica doctrina soñada
donde jamás aceptarás cuanto te comprendo.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Bucle.



Antes de ayer, estabas conmigo
la habitación de siempre
sembrada de mis trastos
el olor a gato quema todos los olores
solo hay gatos aquí
y cuatro plantas bien avenidas
hoy está tu voz también
un abrazo largo de hermanos
me cuentas algo sobre una chica
yo te contesto lo de siempre
mira al futuro
pero los ojos vidriosos 
tu nervio
extraño pero parecido al de todos los días
hoy le has gritado a papá
y a mi
si a papá, si mamá, se que te jode
que mi padre sea mi padre
pero esto no lo cambia nadie ya 
y tú
nos has gritado
no sé porqué querías tener la razón
hoy querías tener la razón
bueno, como casi siempre
y nosotros
bueno, nosotros
como casi siempre
no te la hemos dado
porque este juego es el juego 
al que siempre jugamos 
después de comer
alguien piensa siempre que esto no es poesía
cuantas veces repito las palabras
pero hoy tengo un motivo
tengo esta tarde grabada 
se repite
porque es la última en la que te vi
después la policía
los ataques gratuitos a tu amante
todas las benévolas reconciliaciones
de gente que no sabe ni que existes
y a la que le hubiera importado bien poco
que pasaras por lo mismo
no sé, bla bla bla
y esas cosas 
que habéis dejado aquí para siempre
yo que era el más débil
me hice el más fuerte
para sobrevivir al recuerdo
yo que era el más fuerte
me hice el más débil
para poder deciros
mucho después 
de muchas formas diferentes.

Hasta otra.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

2013.



Praga, Agosto 2013

La recuerdo cantando
algo masculina
una mujer completa
es lo que pienso siempre
que veo a una mujer capaz de mostrar todas sus facetas
espero lo mismo de ella
nos reímos
y jugamos entre el hospital y la plaza
entre las noches de sueño escapista.

Ella fumaba demasiado
todas me parece que fuman demasiado
tengo el paladar repentinamente exquisito
y siempre me queda el escozor de la nicotina
tras el primer beso
que se le va a hacer
nunca se quedan para siempre
nos reímos tanto
la verdad, es que siempre ocurre algo
es rara la vida
es raro como nos relacionamos
ocasionalmente parecidos
nos abrazamos mucho
ellas cantaban desde la ventana toda mi partida
una nana aprendida con voz materna
dime la verdad
no puedes ser de otra manera
ella me coge de la mano
a cinco minutos de marcharme
el avión tiene prisa
mi padre debe morir en dos días
yo estoy en el momento justo
en el lugar perfecto
ella me dice
hagamos el amor
rápido
me quiere llevar a su cama
pero tengo que irme
mi padre entrará en el hospital 
doce horas exactamente después que el avión 
deje ese olor a goma quemada 
que solo huelen los que transportan los equipajes
mi padre va a morir
y no sé porqué lo sé
y no sé porqué sé que es el tiempo dado
ella, alocada
de cabello negro y crespo
grita por la ventana
te quiero
y su amiga también
y mi amigo las mira sonriendo
con esa paz que descubrí entre las gentes de Praga
mientras el coche arranca
el eco de esa libertad me inunda
un mar de cristal
y voces y enigmas
un mundo soñado
por unos días
mientras aprieto la mano de mi padre
sé que se cierra un episodio cuántico 
un silencio necesario
para desvelar otras verdades
pero me puede tanto el amor
me puede tanto
que he perdonado todos los abandonos
todo el dolor
solo me queda triste melancolía de lo insoportable
pero incluso así se sonríe
lágrima a lágrima
se sonríe 
y se aguanta para acariciar el origen
acompañar con toda la paciencia
cuidar aquello que no nos cuida
saber estar presente
dentro de aquel año maldito
lleno de tantas aventuras no dichas
y tan inevitables.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Cuando ella es.



Ella sucede
ella sucede siempre
ha sucedido antes
muchas veces
en lugares que desconozco
ella se viste con un traje que nunca he olido
y se maquilla en un mínimo vidrio
con colores nunca vistos
ella espolvorea las caricias
como un pincel y como una cuchara
y es tanto pintura como alimento
la carne que hiere.


Ella sucede ahora
más cerca
a escasos milímetros
de este alma que admira y se extraña
y goza el segundo que comparte
con esa fugaz alocada silueta
que la asalta
la devora y la come
a través del cuerpo

es así

ella sucede

ocurre

es algo magnífico y sencillo
y está, ahí cuando la distancia parece invencible
a la vuelta
en cualquier esquina que uno penetre
ella sucede

sí, está
se abulta
en este mundo de dos dimensiones
entre las letras se formula
y reparte
y comparte
y supera el miedo
entregando algo que a mí
personalmente
me parece un precioso regalo
de esta inesperada noche de reyes.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Primera nieve.



Ese poema está escrito bajo la nieve.

Así que valía la pena quedarse allí
un rato más
un poco más
escuchando el crujido del hielo sobre mi capucha
dejando que los copos borraran algunas de sus letras
como en una cuenta atrás
como en un pálpito que debe suceder
así mismo
tan sencillo
en ningún ojo quedó el hombre vestido con su chaqueta roja
escribiendo sobre la libreta de piel
bajo las farolas
anegadas de nieve
en ningún ojo
en ningún pensamiento
en esa soledad discreta
todo era desaparecer
para otra cosa
que ahora puedo contarte.

-------------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Cómo hacer una cosa tan sencilla.



Cómo decirte amor, que en tí
mi corazón no pesa
que el alma no obtiene cadenas
que tu ojo afilado en sonrisa
rompe mi helado cautiverio
y que me salen alas
en los confines más inverosímiles
de este prestado disfraz
que en el seguido de tu risa
parece disolverse
no pesar en absoluto.

Amándote así, sin nada
amándote en esta sencillez
con la que se encuentran los ojos animales
que se huelen el alma
arañándose la carne

enseñándose los dientes.

Y perseguirse en un juego que no acaba
donde se ven iguales, igualmente desnudos, 
igualmente impredecibles.

Cómo explicarte amor
qué cantidad inútil de imaginario convulso
multiplica en mis pozos
y que poca riqueza puedo usar entonces
para manifestar
para colmarte
con toda la turbia vorágine
el restallante cautiverio
de esta necesidad de amarte
amarte, amarte
durante este lapso de tiempo
en que me regalas tu compañía.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 20 de marzo de 2014

Elogio a la pérdida.



Aprendimos juntos
a vertebrar soliloquios
a enturbiarnos con caricias
y prevenir así el paso del tiempo

¡Cuán crédulos y jóvenes fuimos!

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos relatar todos los reflejos en nuestras pupilas.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos cautivar todos los sueños de nuestras almohadas.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos caminar todos los senderos de nuestra pérdida.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos hilvanar todas las hebras de nuestras cabelleras.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos reír todas las bromas de nuestras ceremonias.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos simular todas las sensaciones en nuestras físicas.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos desechar todas las maldades en nuestras vidas.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos fermentar todas las cualidades en nuestro abandono.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos amar todas las intenciones en nuestro retorno.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos vislumbrar todos los goces en nuestra despedida.

Parece que no pasen los años
cuando tú y yo, aún juntos
podemos acechar todas las esquinas en nuestro mundo.

Parece que no pasen los años
cuando hoy te miro
láguida y quieta,
amante en constante silencio
prácticamente erguida, en una caja.

----------------------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Revoloteo del amante inconsistente.



Sabes que provocas el vacío
que predicas el hueco
al trasladar tu inocencia
de cuerpo en cuerpo.


Conoces los puntos de anclaje más ocultos
y desde la mirada de “casi” mujer u hombre
habitas y demoras tu perfil en todo.


Retráctil, a veces punzas, horadas
vences la armonía del propio velo
retozas y relames lo mejor de cada mundo.


Y los momentos todos se revelan sacrificio
una falsa hecatombe sin grasas o humo
imagen rellena de aire, casi entorno.


Mientras acaricias con tu levedad de mar tranquilo
la concha rediviva lastrada de tesoros
y logras que esparza toda su simiente.


Mientras se devanea el tiempo cautivo
de tu sonrisa terrible y juvenil
de tu diente idolatrado ya colmillo.

Mientras paciente y mínimo el gesto
amartilla la sien y la hunde
y caen las ideas sobre el rostro.


En ese lugar donde no quedan relojes
el pasar a memoria es ademán
y volverse pensamiento es instante.


Cuando ya no olvidas pero finges
que han venido a visitarte tantos
porque en los pasillos solo hay silencio.


Cuando esta teatralidad se vuelve ingrávida
aleteo, susurro, incapacidad de contar
y te deshaces en alma de lágrima.


Siquiera cuando lloras eres tan frágil
que te rompes, te quiebras en fisura
y se presiente tu marcha en el arco de la ceja

En el matemático mudar, ensayada postura
que invierte los papeles del amante enamorado
que debe morir, morir de ti, que le abandonas.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


To the inner child.



There was always people out there.

Even for a child like you.

Things are never easy.

You have all your time, still.

No matter the absence of care in early ages.

No matter those who deny to support you.

No matter at all.

Grab your own hand, and descend 
into the bliss of your own thoughts.

You´re always there, in a simple community of one.

In a multiple ending of every aspect of you.

There is your neverending U-turn.

Your peaceful state.

From which all the world must be forgiven
after yourself.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa




Regresión.



Es solo una nota persistente
resorte y memoria
fractura
donde volver a verte.

Es solo un lugar
un espacio cero
un principio
donde tomarte de la mano.

Los pies colgando
el rojo estallido entre los dientes
la dulce savia
filtro de absoluta revelación.

Y un punto impreciso
sobre el que fundar
toda esta presente niebla
donde todavía aconteces.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Reflejo 0.



Lo admito, he usado y he sido usado.

Y no solo la voz se ha quedado pegada 
en las pieles noctámbulas.

Y no solo la lengua encaramada a otra lengua
ha urdido el escote como un surco.

Y no solo he usado o he sido usado.

Muchas cosas no te las contaré hoy
tenemos suficiente tiempo todavía
entre esta muchedumbre de anfibias extremidades
que sobreviven en los humedales y en las sombras.

Mientras nos masticamos y nos limpiamos salvajemente
la mancha en los labios
el arañazo en los omóplatos 
el olor persistente del amor.

Lo admito, te he usado y me has usado.

Y así, eternamente, hemos sido amantes.

Regresando siempre al mismo intersticio.

Donde no nos queda ni nombre, de tanta extenuación.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 18 de marzo de 2014

Aliento del héroe.



Alienta al héroe, no solo a su imagen tríptica 
no a la fábula dos dimensiones
no al dibujo de las gestas 
alienta al héroe en su faceta más humilde
transfigura tu voz, transforma su frecuencia
mitifica las cosas sencillas
fomenta el cambio en tu raíz
debajo de todas las capas terribles
en los métodos donde escancias territorio y frontera
en los aledaños de todos tus muros
alienta al héroe
a cruzar los umbrales
a permanecer en las trastiendas
a vivir oculto y frágil
casi en un estado invisible
intocable, indestructible, eterno.

Alienta al héroe
a desprenderse de la fugacidad
a no temer la decisión
a proclamar cada conflicto
a superar el miedo terrible de mostrar sus dudas
a desnudarse de lleno antes del vacío
a vaciarse del todo, a quedarse pretendidamente hueco.

Alienta al héroe
déjale crecer en su territorio
modificar su entorno
cultivar el fango y su molde
proyectar todo el universo
aceptar todo lo estricto
que no admite conmoción
someterse a los dictados de una belleza
sintetizar texturas no descritas
graduar el tono de todas las percepciones.

Alienta al héroe, descubriendo aquello que lo destruye
simboliza su muerte, una o mil veces
creando todas las leyendas
desestabilizando el origen de todo trance
origina el caos para ofrecerle un reto
resume la mecánica de todos los errores
inventa un nuevo orden de partículas elementales
donde todos participen de su gesta
donde se vuelva carne de ofrenda
poción mágica para resistir lo estático
para regresar vertidos en la totalidad de las formas
para volverse fractal y múltiple
para dejarse de heroicidad pretenciosa
para ser todos el mismo héroe
a la misma hora, en el mismo instante
y parar el mundo de repente, parar el mundo
reinventar el aire, el sueño, el proyecto y su trayectoria
volverse menos héroes, perder todos los poderes
regresar al punto primero
donde los hombres dejen de ser hombres
para entregar su espacio
a una nueva expectativa.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 16 de marzo de 2014

Jo tinc aquesta veu.



Escolte de nou a Estellés amb veu nova
no una veu jovent
no massa desconeguda
i sent una melangía d´intensitat inesperada
m´afalaga la veu del meu poble
la veu d´homes i dones ben parits de la meva terra
i sé, conec, ho tinc per cert
que hi som molts
que hi ha tants
encara que semblen invisibles
son una remor de continuïtat
son tota la rauxa d´aquest Mediterrani nostre
ells es reflecteixen a la mar
i son fets de sorra i vent
i punxes groguenques i romer i timó
no hi ha homes ni dones com els nostres
no hi ha persones com les nostres
hi ha d´altres, sí, hi ha molts
però nosaltres compartim
un llunyà destí a la vora de la mare d´aquesta terra
tenim un dolç privil·legi
a la nostra parla
al nostre ben fer
que es tant
i que de vegades sembla
que desapareix entre les flames de les cremades
al foc dels masclets
a l´excés de les capitals projectes de paper
però no es així
poble meu, escolta a dintre, al fons
sota la creixent utopía panfletaria
sota el benestar que us estan furtant
hi ha un pla que no es nostre
no es d´arrel i no es de justícia
i jo també comence a fer panflets
i no m´agrada
recordar-vos una cosa
que deuría ser així
ánima que ens deu pertanyer
que no es de ningú més
que es nostra.

Somnieu amb mi
amb la vostra veu
inextingible.

Somnieu amb mi
per un altre futur
arràn totes les malifetes.

Somnieu valencians
somnieu
i també esteu ben desperts i alerta
que tot es canvi.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa



viernes, 14 de marzo de 2014

Un fantasma en los hogares.



Darse cuenta en la timidez de caminar
en no escucharse los pasos
ver después de un tiempo
que se ha quedado uno
con demasiados recuerdos
que no recuerda haber vivido.

Tener la memoria de levantarse
cada día en diferente lecho
conocer la combinación de colores
de todas y cada una de estas casas
donde uno no sabe si fue invitado
o solo fue presa del encierro
porque alguien deliberadamente
entornó la puerta
durante alguno de sus tránsitos nocturnos.


No notarse nada
no enfermar nunca
no saborear los desayunos
obviar todos los olores
pasar sobre las caricias
equivocarse muchas veces
no ver ninguna consecuencia
en el envoltorio inmóvil
en esta residual parálisis
que forma la estela
de cada paraje 
que se abandona definitivamente.

Saber que de alguna manera
se está más cercano al mueble
que permanece a pesar de la persona
a las pequeñas cosas
a cada detalle
y conservar una muchedumbre de éstos
de apreciaciones milimétricas
de cada mínimo apartado
donde alguna vez me entrometí.

Descubrirse casualmente 
un día cualquiera
en un horario cualquiera
en cualquier lugar del mundo
que la sola sensatez de un hogar
se asume en todas partes
cuando se ha sido extranjero
en la mayoría de los sitios.

-------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Cosas sueltas.



Hay cosas que es mejor dejar marchar
que se marchiten hasta el último despojo
que nada emane de ellas
para que nadie resuelva
que queda algo
una vez las hemos abandonado.

No dejéis restos
ni lugar donde un diente carroñero
contente su hambrienta furia
no permitáis después de haber pasado
que nadie tiente
entre los restos mortales hurgue 

con un sentido manifiesto
hasta desvelar la cólera
toda suciedad escondida
en el intenso abismo de lo muerto.

Hay cosas de las que es mejor olvidarse
no pertenecerlas en un solo átomo
dejar que se pierdan
mientras la memoria circundante
también las olvida de algún modo.

Y hay cosas de las que es mejor no retractarse
porque acaban llenando los posos
de todas y cada una de nuestras premoniciones.

---------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Pasajero de los espíritus.



Porque las cosas le parecían demasiado familiares
y ningún lugar era extranjero
porque los cuerpos siempre
todos los cuerpos probables
le acogían de la misma manera
como una continuidad de temblores
que no tenía principio.

Porque las formas eran bienvenidas
recibidas con el ojo abierto
y cómo encajaban
recuperando su sitio
en alguna estancia tranquila
que hacía mucho que permanecía oculta 

bajo un manojo de llaves.

Porque las melodías se pegaban
se enredaban en su pelo

como alevines dispuestos a vivir
en un lugar seguro
mecidos en corrientes
que jamás arrastran
solo formando espirales de puro retorno.

Porque podría decirse
que su cuerpo solo era vinculante
en ciertos momentos
y que todo eran saltos, intermitencias
como un vagabundo
que destellaba en toda la red humana
el deseo íntimo de ser muchedumbre.

Porque era todos los hombres
y también todas las mujeres
y en su fondo
era una inequívoca condensación
de todo posible estado
de todo probable encuentro
y de cada milimétrica despedida.

Porque se tejían filamentos
desde atrás, muy atrás en el tiempo
y alguien imaginó su inexistencia
y nos proclamó únicos seres autosuficientes
pero entonces venía la voz
el eco resonando desde una cierta distancia
y no nombraba tu nombre
no te reconocías en esa reverberación
nada era y todo se vencía
y otro iris renacía en el iris
y las córneas se superponían
como un catalejo que atravesaba las épocas
y el mundo podía entenderse
como una frecuentada línea
donde solo las opciones
dirigían metódicas
el destino experimental
de cada pequeño aparte humanizado.

Saltando de unas a otras
de la más opuesta a la más cercana
añadiendo un estado de conocimientos
que supera todo obstáculo
toda fortaleza egoísta
todo fragmento evaporado
toda la propiedad
en alto nivel de rebeldía
contraria
enfrentada
a la común preferencia
de imaginar la existencia como propia
y verse inmerso en un reparto
donde todo este momento
está lleno de lanzamientos hacia afuera
como contagio
fatal virus
fermento
donde la mente de colmena
emana todavía
toda la pluralidad del avance
toda la potencia de una raza
sometida a la equidad
a la irrelevancia de lo especial
donde cada uno
es valor vinculante de una macroperspectiva.

Y sentirse un terco vacío desde entonces
una abundante cantidad de espacio
en la propioceptiva tensión de lo interno
y verse los abismos donde flota
terriblemente perdido el propio espíritu
que en su materia final
es una totalidad que se comparte.

Y no tener miedo
al reconocer que cada uno
es un marasmo de unos
una voluntaria inflexión
un bombardeo en la mayor hambruna
en el mayor veneno
de esta historia conocida
sucedida de nombres
de voces aparentemente irrepetibles
de descubrimientos
de genialidad
repartidas en formas imperativas
en formas enamoradas de si mismas
portadoras de una llama casi extinta
pero llama en lo profundo de su ascua
chispas bajo el manto
de un humo abisal
vapor sediento
de un fuego que lo consuma.

Y ver aquí, ahora, antes o entonces
ver con la particularidad de millones
una gran incertidumbre
la misma incerteza
al saber, que ninguno somos nosotros
y que nosotros somos, siendo así, lo único verdadero.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa