viernes, 14 de marzo de 2014

Oh, brother!



Pasa el año sin ti.

Ya sé, es un error de base.

Una conflagración de resultados matemáticos.

Un pequeño fallo aquí, otro allí.

Ella, nosotros.

Tú.

Pasa el año sin ti.

Me cabes en dos cajones.

Pequeños objetos que todavía guardan restos de tu piel.

Olor inconfundible de quien eras.

Que abandono cruel.

Que fealdad frígida y desnuda.

Cuantos sueños donde el viento te salva.

Donde todas las alas te borran.

Yo te hubiera cambiado el sitio.

Para darte la vida otra vez.

Con otros ojos.

Para que no me persiga el vacío blanco, 
que tu nombre espesa.

Así que, cuando el tiempo me deja
fantaseo volviéndote inmortal
y juego contigo a los acertijos de nuestras largas conversaciones
y todavía te empujo a forzar tu lucha
a subir más alto, a no temer tu suerte
a sobrevivir más allá de todas las estrategias
a dejarte ser tu mismo en toda tu presencia.

Para que no me persiga el vacío blanco, 
que tu nombre espesa.

Con otros ojos.

Para darte la vida otra vez.

Yo te hubiera cambiado el sitio.

Donde todas las alas te borran.

En sueños donde el viento te salva, siempre.

---------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

2 comentarios:

Maria almeyda dijo...

Esos cabezones me recuerdan el lugar donde nos conocimos.

Ferran Garrigues dijo...

Si. Son esos mismos.