sábado, 1 de marzo de 2014

Para alguna de esas situaciones que adjetivas.



Para expresarte
naciste abocado a un entorno
sobrecargado de signos
donde cada cosa tenía un nombre
y todo había sido
previamente detallado, dotado de etiquetas.

Para referirte
a la capacidad concreta de los objetos
aprendiste a adjetivar
a denominar incluso lo invisible
y desde entonces dejaron de importarte
las realidades amontonadas
turbiamente claras en su desorden.

Para entenderte
para comprender
para concretar
definitivo marcarte una clara diferencia
desde la que referenciar tu teoría.

Para enclavarte
volverte inamovible
sentenciar
detallar al detalle el detalle
y que nada escape a tu discurso de palabras emblemáticas
a tu orden semántico irrevocable
a tu alineación
a tu listado
a la taxonomía o síntesis
en la que todo encaja
de esta manera extraña y peculiar
como si no pudiese suceder de otra manera.

Para perder después de conocer
para agotar después de enriquecerte
para soltar después de aprehender
para saberte rico en ilusiones
y no temer
no dejar que te invadan los miedos
cada posible estado de apatía
cuando creas haber adquirido los dones
falsa ofrenda del extasío
totalidad intrínseca del lenguaje
soterrada en una senil megalomanía
digna solo de los hombres.

-----------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: