jueves, 13 de marzo de 2014

Si llega un día.



Si llega un día en que el amor te da asco
en el que los besos se convierten 
en viscosas secreciones de anélido invertebrado.

Si llega un día, en que las esquinas se llenan de panfletos
de una contaminación no deseada
que hace que los pájaros cesen su trino
o que las mariposas, 
injustamente relacionadas con Eros, 
pierdan repentinamente su capacidad de libar.

Si llega el día, o la tarde, o el anochecer
si llega en cualquier momento esperado
que es siempre menos sorprendente
es que te ha alcanzado el tiempo
es que se han deshilachado las caricias
y debajo de todas las capas, al perder el manto
menos que vapor, menos que humo
no te ha quedado ninguna historia digna de ser escrita
solo miseria deprimida, ojo lleno de espanto
promesa falsa promesa de ardor infecto, 
soberbiamente pautado
simbología estrecha de miras, 
falsa concepción de una aventura
premisa indigna para que acontezcan los dones
espacio sagrado que se mancha por voluntad de dominio
voluptuosidad crítica, sin masa, sin aceleración, sin sostén.

Si llega el día, en que me veas 
y no te presionen las lágrimas
con ese dolor de acero cortando nervios
en ese espasmo que brota salino, lastimando
porque conoces todo el imposible previo a todo lo posible.

Ay, si llega el día y no eres digna de contarme 
toda la verdad de repente
si no eres capaz de resolver tu propio enigma
dejándome en la cuneta, abandonando tu enfermizo pulso.

Ay, si llega el día, y no soy capaz de mentirte 
para dejar que te alejes
siendo consciente de todos los acertijos 
prefiriendo tu abrazo, hecho de restos de cadáver, 
impidiéndote marchar.

Si llega ese día amor, 
espero 
que podamos elegir.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


No hay comentarios: