viernes, 14 de marzo de 2014

Un fantasma en los hogares.



Darse cuenta en la timidez de caminar
en no escucharse los pasos
ver después de un tiempo
que se ha quedado uno
con demasiados recuerdos
que no recuerda haber vivido.

Tener la memoria de levantarse
cada día en diferente lecho
conocer la combinación de colores
de todas y cada una de estas casas
donde uno no sabe si fue invitado
o solo fue presa del encierro
porque alguien deliberadamente
entornó la puerta
durante alguno de sus tránsitos nocturnos.


No notarse nada
no enfermar nunca
no saborear los desayunos
obviar todos los olores
pasar sobre las caricias
equivocarse muchas veces
no ver ninguna consecuencia
en el envoltorio inmóvil
en esta residual parálisis
que forma la estela
de cada paraje 
que se abandona definitivamente.

Saber que de alguna manera
se está más cercano al mueble
que permanece a pesar de la persona
a las pequeñas cosas
a cada detalle
y conservar una muchedumbre de éstos
de apreciaciones milimétricas
de cada mínimo apartado
donde alguna vez me entrometí.

Descubrirse casualmente 
un día cualquiera
en un horario cualquiera
en cualquier lugar del mundo
que la sola sensatez de un hogar
se asume en todas partes
cuando se ha sido extranjero
en la mayoría de los sitios.

-------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: