viernes, 14 de marzo de 2014

Voz cosida al tiempo presente.



Perdónenme el silencio, de las habitaciones vacías
el lugar interminable al fondo de los pasillos
en la última esquina que debemos girar
el holocausto de las formas fingidas
y los pintorescos espacios donde la locura.

Saluden a los desconocidos, hay muchos
digan adiós a los que están más cerca
toda su fronda es tupida 
toda la sinceridad de los rostros
como una maraña de condiciones
se vincula a las murallas
se desarticula el vientre vetusto
se descuajaringa límite tras límite
brota la simple emancipación
de un solo beso clandestino.

Epicentro.

Saluden a los desamparados, hay tantos
digan verdad tras verdad toda ofrenda
especulen con el posible salvamento
demuestren que la dádiva no es solo reacomodo
de sus espeluznantes cavidades huecas
sigan mirando ese muro
donde los ojos ladrillo muerden
donde las bocas afanadas en vivir
restriegan la bilis trazando un nombre
en los espejos residuales de los metros, 
de las aceras, de los cementerios.

Perdónenme el silencio, los tímidos despojos
de esta carne pasajera, rumbo a ninguna parte
en los tubulares reductos de la mansedumbre
en los entreactos salvajes de la mole humana
donde nadie termina de desaparecer.

------------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: