sábado, 12 de abril de 2014

No desapareceremos así.



No desaparecerás mañana
no perteneces a esta hilera de cadáveres
no desaparecerás mañana
no desaparecerán contigo
no desaparecerás con ellas
no, no será este el hecho que no separe.

No desapareceré mañana
no pertenezco a este oculto cementerio
no desapareceré mañana
no dejaré el amargo regusto de la carne necrosada
no me volveré de humo
no seré lastre ni cadena
ni piedra angular
ni horma de zapato
no seré voluntariamente
ninguna de estas cosas.

No se me acabará el nombre
no se desprenderá la faz
no seré devorado
ni mordido
ni perderé ninguno de mis encantos
no, no será ningún accidente
lo que me separe de ti
lo que nos separe del nosotros
no, no será del modo miserable
que arrastra a los otros
a los de siempre que ya no se levantan
imágenes fijas del catálogo vivido.

No te volverás de sal
no te quedarás atrás
no desfallecerás nunca
no, no será entonces
cuando decidas abandonarme.

No, no, no será entonces.

Este extraño peligro
lo paladeo de inmediato
como un amargo hilo de saliva
que desciende difícil de tragar.

Un brillo horizontal
una punzada
un aviso sistemático
alarma muscular
síntoma
fiebre
temblor
lágrima
o necesidad vertiginosa
de abrazos y caricias
de huecos primitivos
y espacios abiertos
y frondas
y espesuras
y valles.

Pies descalzos
manos frías
elementos de la contracción
elementos del ritual
y del enfrentado delirio
carrera
lucha
y divertimento
no serán las marcas
de nuestra derrota.

Será la paciencia
el amor
el dulce y tierno amor
de los amantes entregados
saturados de ellos mismos
resplandecientes
rellenos
insoportables
el principio de nuestro holocausto.

Y después, el tranquilo mirar
una lánguida sonrisa de satisfacción
frente a los abismos
ante las verdades
de los ojos en vertical
de los cuerpos colgados
bajo la marea
sobre la balsa de piedra
hundidos en el cielo
de puntas aceradas
de reflejos imposibles
enfrentados
experimentales espectadores del tumulto
de todos los posibles amantes detenidos
en la burbuja hipnótica
del verdadero amor
y sus desperdicios.

De este mundo narrado
vuelto papel
transformado en letra
devuelto al escaparate
ofrecido otra vez aquí
como un aperitivo más
en la intemperie
bajo el extraño suceso
de la pérdida
el olvido
la preferente desconexión
imperio sin sentidos
oculta armonía
límite o principio
de un nuevo viaje.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: