martes, 22 de abril de 2014

Os alcanzará.



Llegará el día 
en que se os caerá la cara de pura servidumbre
como una máscara de cera fundida
por la continuidad de una luz que no alcanzáis
llegará el momento precioso
y justo cuando se os desvirtúe la faz conocida
y en vosotros resurja una muestra
entre estatua y rictus post mortem inmediato
justo después de enjugaros los restos
de esa mirada fría como de canica
que todavía os contamina los ojos
que han quedado debajo, muy hundidos
en algún estrato inalcanzable
durante esta mutación que os supone entre personas.

Llegará el día, en que los brazos
desesperados de su esclavitud intentarán quebrarse
dislocarse desde el hombro y por propia voluntad
desgarrarse para huir lejos del torso
llegará y no sabréis desarmaros
de vuestra propia virulencia, de ese cuerpo que os traiciona
porque hace tiempo que habíais decidido
que este sometimiento debía ser así
y no acudirá nadie, no vendrá ninguno
a resolveros la decadencia ni el reflejo
por mucho que lo intentéis
por mucho que lloréis vuestro canto al destino
no se proclamará la salvación
no será este el final que se os otorgue
nada de los tranquilos acudirá a vuestro gesto
tan solo esta rigidez de hielo como adorno
demostrará que la profecía fue cierta
y que vuestra inmediata retribución fue convenida.

Llegará, llegará el día y la noche previa
sabréis que el comienzo ha sucedido
porque vuestras piernas intentarán huirse
llevaros hacia desfiladeros y precipicios
para descoyuntaros la totalidad en la caída
hundiéndoos en las afiladas escarpaduras
o rompiéndoos los huesos contra los corales
esperando pacientemente la labor de los cangrejos
el filudo diente de la morena
y el rápido corte de la roca viva del fondo de los mares


no estaréis solos

la comparsa viviente 

de todo hombre y mujer os acompaña

no estaréis juntos

pues cada individualidad será propensa
a salvarse solo a ella misma

y puede que sea entonces
cuando una sola decisión 

pudiera alterar esta resolución preclara
salvaros de caer 
como caen los lemingos
en épocas de carestía
pero no sucede
no sucederá en este cuento
no habrá finales felices en vuestro tumulto
seres huidos de si mismos, estancados
en un horizonte contaminado de resortes y preguntas
de falsa respuesta.

-----------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: