lunes, 14 de abril de 2014

Para que no entiendas nunca.



Para que no lo entiendas
palabras sin voz
oídos sin eco
y muchas frases dichas
a modo de trabalenguas.

Para que pierdas el tiempo
perdida en el influjo- intelecto
en la continuidad de pensar
que tras todo el juego
haya quizás otra cosa.

Para que no lo resuelvas
para que yo repose
mientras te veo lidiar
con cada palabra que pronuncio
con cada verbo transcrito
donde oculto una adornada inexistencia.

Para que te turbes
para que el ahogo de letras y letras
finalmente te haga percatarte
que no era ahí donde se oculta
no era en el intersticio
ni en el espacio vivisecto
entre los garabatos
donde se hallaba la justificación
de aquella gran ansia
que soñaste alguna vez
que se ahondaba en mi ejemplo
más allá o más profundamente que ninguna.

Y al fin, quizás en el último de los encuentros
aprendas a desentramar acercándote
a contemplar sin resolver
a tocar apenas con mirarse
para que esta extraña sonrisa final
tenga verdaderamente algo que decirte.

------------------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: