miércoles, 30 de abril de 2014

Mínimas: VI



VI)

Justo pasado el momento, en que el reloj se rompe.


Un segundo 


para enviar plegarias

a dioses sin dirección conocida.


Paquetes redundando en contenidos.



Las voces conjuntas

de solemnes avaricias.


Lascivas en su final transcurso.


-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: