sábado, 31 de mayo de 2014

Esta habitación.



Esta es la noche
una pared blanca
un techo blanco
un baño blanco
toallas blancas
sábanas
vasos
y ventanas.

Un cuerpo desnudo tecleando a toda velocidad
mientras la espina de la vejez 
comienza a alardear de su victoria
hay un espejo sobre este escritorio
puedo verme la piel extendida y algo oronda
han pasado los años, verdad, han pasado
dicen las canas a otras canas
las arrugas incipientes en las comisuras de los labios
todos se hablan en una conciliación perfecta
en un residual susurro que me obliga a seguir aquí
un poco más, una reflexión más
en este viaje confinado a un transporte de carne.

Las cajas de medicinas son blancas
como también lo es el tubo de pasta de dientes
y el cepillo eléctrico, blanco, blanco, blanco
como preparándome para un futuro hospital
dejar de tenerle miedo al confinamiento
a la administración intravenosa del sueño eterno
blanca es cada caja eléctrica, cada teléfono es blanco
la luz, sus interruptores, los sanitarios
los azulejos y las alfombras blancas
de un blanco nuclear a veces deslumbrante.

En la cabeza resuenan las conversaciones patéticas del día
también otras importantes, pero intento evadirme
mientras el ojo se inunda de blancura imprevista
busca en los rincones como un junkie 
otra mota blanca
mucho más blanca, inevitablemente blanca
anticipo la puerta y el pasillo y el relleno del ascensor
ni una huella, ni una mancha de hollín
invisibles grasas, todo superado
aunque la memoria rescata a los gatos negros
espesos como la noche densa de un bosque enmarañado
busco los colores de la liberación
el olor de las paredes iluminadas en verano.

Solo quiero escapar otra vez
escapar como hago siempre
volver a los lugares donde el hogar
abrazar la paz de los abrazos
comer el sacrificio de todas mis madres
estrechar la mano de todos los amigos
evitar las despedidas, romper el rito de las despedidas
vernos siempre, sabernos siempre
poder decir que os necesitaré hasta el último momento
mientras seáis posibles y yo siga siendo
a pesar de esas sorprendentes transformaciones
que dejé de controlar.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Cuando el amor sorprende.



Cuando uno se sorprende del amor
algo inconfesable
premedita su tumba
y se enreda raíz prefacio
horadando presto el duro corral de tierra
que nos prometen.

Cuando uno teme dejarse acontecer
en las diminutas arrugas 
que forjaron las sonrisas
y se entrega a la promiscuidad
herramienta de su desesperación
para no quedarse jamás.

Cuando pretexto y simulacro
caricia fingida, beso de papel
mirada traspasada por alfileres
se convierten en ciclo
en pequeño bucle cómico
del que ya no se puede escapar.

No sé, sucede esa parte primordial
en la que nos desvanecemos
perdiendo tanto en la metamorfosis
pasamos a ser algo sin fondo
una oquedad paciente
a la espera de relleno.

Quizás es que cruzamos la línea
una frontera mantenida en los ocasos
que se nos deshizo la cera de las plumas
cayendo a plomo, sin consideración
muriéndonos con ello, unas cuantas veces
desapareciendo de esta manera, tan predecible.

Para darnos cuenta de todo el tiempo de repente
tromba de infinito que nos inunda
aplacando el ego, la propiedad del tumulto
silenciando la mente en todas sus fases críticas
proyectando el abasto de nuestra totalidad
concentrando nuestra atención solo hacia lo importante.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Libertaria.



Te necesito libre
no solo consciente de la traducción de esta palabra
pretendidamente libre
totalmente libre
inevitablemente libre
desordenadamente libre
justamente libre
invencible 
imparable
ampliando el camino de toda libertad.

Porque cuando te miro
entregado a tus cadenas
entretenido en los eslabones
que no dejan dar otro paso más
el primero de los pasos
que liberaría tus alas.

Cuando te veo
lamiendo el acero
como se lame al amante deseado
mordiendo el cerrojo
que te aferra a la tierra
a la cotidianidad de la tierra
acabando con el brillo residual
que todavía recuerda cielos
profundidad vertical que escapa todavía
inapresada, rotunda, viva
sin escaparate.

Tengo la necesidad de arrancarte los ojos
dejarte en la oscuridad de tu autoconservación
si dejo a la rabia expresar el amor
si permito que me vulnere la angustia
por permitir cada segundo de esta consciencia.

Tengo la paciencia para observar las propias marcas
los lugares invisibles 
donde también yo tengo atadas las manos
y entiendo que somos la misma posición
el mismo giro entregado a su egocentrismo
la misma infancia rondando el laberinto.

Es por esto que te necesito libre
para mirar cuanta libertad 
nos queda todavía por conquistar
para saber a ciencia cierta
cuanta verdadera libertad
nos queda 
todavía
para satisfacer la pregunta
contestando
que sí 
podemos volar.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 30 de mayo de 2014

Questionario.



Pregunté mientras la mano pasaba su sedal invencible
atravesando la espalda como un rayo verde
esperanzado ardid en las cumbres del mañana
mientras dedos funcionales espadachines conquistando piel
retomaban el territorio tanto tiempo dormido
despertando el griterío de cada vello redivivo
que estallaba en sonrisa, leve aunque ignífuga
clausurando el ojo en un espasmo necesario.

Respondió:

Apacigua las fisuras de las que nada ha de brotar
resume la sangre en solo combustible para todo lo demás
posiciona la mente en una dirección imposible
para ofrendar cada centímetro 
de cada hebra 
de cada discurso

solo

     para 

          esto



m

a

r



o

s

                     y .

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Rescato las palabras.



Rescato las palabras que me rescatan
y las dejo servir una vez más 
entregándolas al papel
sacrificándolas en una espera 
que nunca acabará.

En este espacio donde mirar es síntoma de gratuidad
y escuchamos toda la soberbia lanzada 
a la boca almíbar 
al oído trémulo
al ojo avizor.

Seremos quintaesencia 
en el encuentro
a pesar de la mirada atónita
de los entregados al delirio de la mansedumbre
seremos hijos de la duda
estrategas del vértigo diario
moradores del desierto de la soledad
fingiremos la felicidad en el retorno
siendo trashumantes 
invencibles viajeros de esta nada
acompañantes de la suma 
donde dos siempre serán tres
y las leyes de los hombres se doblegan
para resaltar el falso territorio del gran amor.

Aunque selladas las bocas
con un alambre clavado 
querremos decir aunque sea
en el último instante
apenas se gire la silueta
que una vez reclamamos
casi, casi propia
querremos decir
la total estructura mágica
de letras y tumbos adverbiales
utilizar nomenclaturas alquímicas
provocando el exquisito desastre de nuestra salvación.

Llegará tarde y nos llevará lejos
esta experiencia maltratada
en libros de cuentas horadados de anillos
en bocas hartas de lamer el mismo sexo
en sexos cansados y amarillos 
siempre en la misma horizontal penetrados.

No tendremos escapatoria alguna
si alguien resulta lastimado a conciencia
o si el subconsciente amarga
cuando la lengua cruce el umbral
de redescubrir lo mismo
de entretenerse en lo parecido
con diverso envoltorio.

Será nuestra siempre esta verdad intangible
que encontramos en la pausa 
cuando la condena se distiende
y espacios de eternidad asoman
más allá de responsabilidades vácuas
de lealtades efímeras atornilladas a una firma.

Cuidando los errores
perseverando en la huída
alargando el tiempo
para volver 
al juego infantil donde nada nos pertenecía
donde no éramos de nadie
y no hacía falta redactar tratados
para cambiar nuestra lealtad
en aquellas guerras ficticias
donde se ganaban las verdaderas libertades
y los primerizos territorios de la amistad
veían sus fronteras ampliadas
en la risa infinita 
de los niños
que todavía éramos ayer.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 29 de mayo de 2014

Las cuatro paredes acolchadas.



La carcajada en la habitación aséptica
porque nada es tan grave
ni somos tan tiernos
la risa
retomando el territorio oscuro
siempre cuando menos lo esperas
ofrece una salida de este espejo propio.

Nunca volveremos a ser entonces
ella mirándonos a través del cristal
Alicia desnuda de piel blanca
es una ilusión demasiado convincente.

Donde la verdad no era necesaria
en el largo pasillo de la infancia
en el que corren los seres
que nos acompañaron durante tantas pesadillas.

Pasa fugaz del mismo modo en que tuvo su origen.

Y llega el silencio
cuando el abandono a los sueños
despierta al mundo.

Hoy, aquí.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Devoramantes.




Hay quien te devora
el alma
la voz
el sueño
hay quien disfruta
cada segundo de cada bocado
que consigue extirparte
y piensa que el banquete
nunca ha de terminarse.

No era el caso, aunque más que probable
pudo ser la causa de este exterminio
desierto, fuga, espacio blanco
en el que contenemos la propiedad
de ser nosotros mismos, todavía nosotros.

No sabría decir la verdad sin sonar dogmático
o precisar los puntos donde fallamos
enternecer las franjas demasiado duras
o rizar los sucesos demasiado blandos
para dotar a la estructura de la fábula
de alguna parte ficticia, que aminore el desastre.

No fue tanto cuestión de desamarse como de desconocer
el modo en que cada uno amartillaba la última bala
para sobrevivir al disparo de la despedida
no fue tanto, no fue siquiera, predijo aquella
escondida en el harapo, cambiando monedas
por respuestas simétricas de doble filo
con las que separamos yugular de sentimiento
corazón de espasmo, sexo de signo
lengua de discurso, caricia de tacto
reduciendo las cosas a su espina
mondas
como un hueso demasiado tiempo abandonado en la arena.

Pero esta no era la historia acontecida
aquella implicó un sinfín de utensilios de cocina
una larga mesa de color azabache
en la que fueron indistinguibles las manchas
de los posteriores sacrificios
y el pegajoso ruido de comensales llenándose los carrillos
mascando minuciosamente tras los molares
desgarrando
entreteniendo el colmillar
maquinaria de la intransigencia
promotores del sistema total de la infelicidad
en el que se privatizó el espejismo
para fomentar el cristal
con el que redibujar caricias no soñadas
(tan sencillas de mantener con vida)
colgando entre las manos
harapos
para un sinfín de desconocidos
predispuestos en orden descendente
en su pasaje hacia el odio.

Donde sobrevivimos tan a su pesar.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Amor de tontos.



¡Qué emoción, qué alegría!

La de un tonto
por encontrar a una tonta
con la que hacer tonterías.


Podría ser el principio
y también el final
de cualquier poesía.

-------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Tiempos de guerra.



La paz nunca fue duradera
si llegó cargada de estrategias
palabras de amor sublimes
caricias sobre el lomo de la bestia
pausa ofrecida a cada milímetro
de cada segundo
de cada frase
adscrita a este tratado
no, la paz nunca fue entregada
pues debajo de la piel
apariencia sublime de suave escorzo
solo apuntalaba un giro
una cruz donde asestar el golpe
así, tirando balones fuera
escupiendo la rabia
masticando la amistad
una y otra vez
reconociéndose
carne de mercado
para endulzar el comezón
con el que los pezones resuenan
y todavía gritan la noche
que se vuelve eco de todas las demás.

No sentí nada entonces
cuando la metralla salió volando
a entregar pedazos irreconciliables
en el espectro de la duda.

Renovación de una voluntad por olvidarte
para dejar la guerra solo
en cuarentena
circundada entre las fronteras
de un territorio
enemigo.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Esto no era para ti.



Tengo palabras y dolor de sobra
para contagiar tu pecho con extremo cáncer
que se te nuble el alma unas cuantas veces
antes de decidir tu suerte de veleta
con un soplo frágil
tengo tiempo y esperanza
de que te alimentes con los restos
de esta euforia criminal que obtienes 
con el desenlace de tu egoista premura.

Y a pesar de todo, no perderé tiempo
ni una palabra 
en mantener contacto con tu estirpe
tengo suficiente con lo propio
a lo que me entrego sin pausa
sin consideración
como aprendí de ti.

Margaritas para los cerdos
miel para los asnos
desmerecen toda la entrega
los resultados son esperpento
lastre de otros vaivenes
donde te arrojas 
y a mi me la trae al pairo
solo me queda 
la continuidad de tu rastro
como una baba maldita
que he arrancado
cambiando de compañía
otros menesteres
hacia los que viajo
ligero de equipaje.

---------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 27 de mayo de 2014

Cerrar la última puerta.



Cerrar la última puerta
evitar el contacto mínimo
retener el aire
someter el aliento
parar la respiración
callarse
hacerse el muerto
desollarse la piel
dejar pistas falsas
del instante recorrido
no regresar, permanecer quieto
mantener la muralla
estigmatizar la duda
reventar por dentro
con las palabras 
que uno debe dejar de prometer.

Obliga, la naturaleza obliga
para que pase la virulencia
creciendo en la raíz profunda
ejecutando nuevas narrativas.

Cerrar la última puerta
derruir el pasaje
mutilarse la lengua
no dejar barbecho
ni voz, ni verdad ninguna
esperar detrás del tormento
avanzar como una sombra
detrás del enemigo
hasta perder todo 
hasta que nada quede
de aquello por hacer
entre los delirios
de quien todavía te sueña.

------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Mínimas: XIX



XIX)

¿Dónde se acaba este triste encuentro?



De cruces y choques, de miradas sostenidas
apenas un segundo o dos
en función de cuanto nos hemos conocido.

Ser dos extraños es tarea difícil
teniendo en cuenta 
las múltiples posibilidades expresivas 
del cuerpo humano
este ser ensimismado
conjugación de esencia, tendón y resortes.

Donde es tan fácil reconocerse.

---------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Mínimas: XVIII



XVIII)

Las burbujas aparecen espontáneamente
pero no hay que desesperarse
las burbujas son caprichosas
y se van con cualquier aire
y se enzarzan en remolinos
y en un momento estallan
y te dejan en vacío


cayendo hacia ninguna parte.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Mínimas: XVII



XVII)

He visto a los hombres tranquilos y asediados
escarbando entre túneles de hormigón y sendas
he mimado todas las acciones que ellos emitieron
y he recordado sus pasos en todo momento en que camino
reparando en que me he convertido en eco
en convencional situación, en pálido reflejo de una aurora.


-------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Mínimas: XVI



XVI)

Conozco el frenesí del pez clavado en el anzuelo
la voz del ave que cae a plomo
el ladrido del perro abandonado.

En sus virtudes hay causas ocultas
en sus causas hay pretensiones y símbolos
entre sus símbolos hay una verdad que emerge
ninguno de ellos despertará mañana.

Yo quiero sustituirme por ellos
y dejar a su naturaleza intacta
sublime en su inopia.

Mañana tal vez
no sea hombre
gusano o calavera
gris bajo el gris de la piedra
horizonte sin gemir
campo
raíz
quimera.

Así fueran los sueños.


----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 26 de mayo de 2014

Proyecto sobre una idea de hogar.



Why if we don´t treat every place as our home
are we going to find peace 
when we all will be forced to move on?

Este planeta como un lugar de paso
tan confortable
donde los sueños posibles
se alimentan de toda maravilla
allí se aprende a olvidar
a amar, a contradecirse
este lugar que desconocemos
tan maltratado
es el experimento para partir
después
a cualquier otro espacio
que esperamos habitar.

Todo la epopeya de la humanidad
para escapar en el último momento
o lanzar nuestra consciencia hacia otro mundo
toda la bárbara sucesión de organismos
mezclados en el esperma acuático
para esto, simbólica emancipación
en la que no pensamos en nada
si no nos pertenece.

Y después, antes del espasmo
luchar a diente y garra
doblegar el concepto de las fuerzas
entretenerse en la disposición de los obstáculos
proyectar una diversión
para engañar a todos a la vez
con una falsa idea de progreso.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 23 de mayo de 2014

Encuentro a dos.



Sucedieron sobre el páramo de la piel desnuda
que es niño, infancia, resorte
pasaron felices segundos 
tiempos muertos
entreactos
donde la vida no se simulaba
aprendieron que la eternidad no consistía
en un cajón de mansedumbre
ni besaron las pausas como aliento
ellos se tomaban a pesar de las distancias y los cuerpos
con anzuelo y sedal, se atraían al tumulto
de sus proféticas desesperaciones.

Sucedieron, vaya si sucedieron
temblaban las paredes de las habitaciones todas
los cuadros caían lluvia desparramando su cristal
de vez en cuando los oídos fugaces
de amantes cáusticos de celo 
querían colarse en su espacioso referéndum 
entre los agujeros cubiertos
bajo las sábanas tentáculo
dentro de toda humedad inevitable
no había lugar 
donde enhebrar una sola aguja
desaparecía hacia el techo, volando
cada gota de sudor
exprimida de su abrazo
disparaba una mancha de humedad
que permanecería allí tiempo después
cuando convirtieron las almohadas
en exposición permanente de su encierro
en causa probada de sus delitos
en memoria final de su emancipación.

Sucedieron, y sobre sus restos
los sabuesos del hambre
horadaron los colchones
colmillo, zarpa, puñal
levantaron los intestinos de las camas
convirtiendo el mundo 
en un paisaje de falso invierno
olisqueando la fragua de un encuentro
arrancándose el pelaje de pura codicia
devorándose el vacío
por todo lo que no 
por todo lo que sí
jamás tuvieron.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 22 de mayo de 2014

Consigna o epitafio.



Only those, unable to love
unable to fully understand love
are unaware of the miracle of life. 

Blind to it. 

Careless carcasses deprived of humanity
until they finally wake up.


Sea, cada palabra, cada letra
epitafio o infinita consigna
sea
la verdad empañada 
en los ojos claros
más fácil de borrar
sea
que no haya manos
que toquen sin concierto
ni carne
ni piel
que no haya alma
enfrentada al dolor
carente de motivo
sea
sea como sea
suceda lo que suceda
pase
ocurra
se sienta
aminore
pose
y repose
el tiempo de la matanza
el tiempo de las condenas
desaparezca
solo silencio
calma 
paz
como respuesta.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

EgoÍste.



A veces me gustaría no sentirme tan pequeño
obcecado en las tareas cotidianas
sobreviviendo
convenciendo
luchando
esperando el siguiente bache
nada más.

A veces me gustaría despreocuparme
pasar de largo sobre las cosas
sobre las personas
abandonar el yo
en cualquier esquina
de cualquier barrio
de cualquier lugar inalcanzable
donde no me encontrara de nuevo.

A veces creo que podría hacerlo
pienso y me remito a las cosas bellas
no integro nada que no sea digno de mentarse
pesa, sin embargo, una losa matricial
un principio de preservación 
en este universo de formas ficticias
funambulesco periodo 
que debemos transitar
plagiando las estructuras
midiendo el pasado
para actualizar el pasado.

A veces, yo qué sé, me gustaría
por cambiar un poco 
esta manera de ser
demasiado propensa al egoísmo
demasiado predispuesta a guarecerse
de todos sus errores.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 20 de mayo de 2014

Memorandum.



A pesar del esfuerzo de los antepasados
por responder a las preguntas
facilitando nuestro trayecto
llegará el día 
donde haya que superar las mismas pruebas
resolverlas por nosotros mismos.


Estamos hechos de memoria
hasta la más fina hebra de nosotros
es memoria
configurada en el tiempo
en la ambigüedad del tiempo
somos recuerdo de las eras
infinito pasar hacia otro relevo
ahora, dicen las voces del hoy
ya mismo
no seréis nada
solo presentes
si no sois memoria
verdad 
participio
signo
donde el manantial
y acción
suma de todos los pasados
allí está la clave de vuestra ignorancia
allí se desvela el secreto de vuestra premura
estamos constituídos de memoria
aunque os pese
por mucho que veáis en ella
una losa difícil de digerir
es necesaria para vuestra búsqueda
es justa, es parte total
de vuestra epopeya
nosotros
vosotros
ellos
todos
la misma presencia
en viaje ficticio
hacia la revelación.

-------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


domingo, 18 de mayo de 2014

Así lo expuse.



Hablarte de amor, sucede
no se explica
no tiene ninguna preferencia
es así
una cosa sencilla
no cabe el ego
no cabe la duda
es entrega en todo momento
sin pensar
en todo lo que se pierde.

Hablarte de amor, pasa
se coloca en un lugar estratégico
y aunque no he sido
el hombre perfecto
tengo conciencia
de los ojos que me miran
de los besos que se posan
de las piernas que se abren
esperando el manantial deseo
al que ofrezco todo lo que soy.

Hablarte de amor, pobre entelequia
se tergiversó tanto
que dejé de hablar de cosas simples
para enturbiarme en veredictos
en respuestas insulsas
en disertaciones sobre la decisión
en corazas invertebradas
creciéndome sobre la piel
en voces que nunca tuve
en palabras que jamás nombré.

Hablarte de amor, era no decir
era sentir que nada fue
síntesis de la paradoja del existir
pulsión necesaria hecha verdad
donde la duda fomentaba el dolor
de todas las ausencias por venir
era así, hablarte de amor
era así 
un frágil susurro para poder contar
todo lo que nos queda por hacer.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

El actor.



Now be a good boy 
and use your power to entertain.


Pasa por todas las verdades
le dicen
y ahora miente
miente certeramente
para demostrar que nada es lo que parece
que todo es parte de un opulento simulacro.

Haz todas las cosas
esfuérzate en todas tus propuestas
sé claro, sé preciso, sé inalcanzable
proyecta hasta el límite
el sentido de signo
oculta tu arte
prefija una estrategia
siempre
navega entre los tuyos
como uno más
aunque sabes 
que todos quieren ser tú
cuando tú puedes ser cualquiera.

No hagas aquello que nadie quiere
no digas verdad, verdad auténtica
siempre juega en el espacio simétrico
donde los espejos deformes
atraen la mirada embobada
que todos llevamos oculta
en algún bolsillo del traje de la infancia.

Prepara tu cuerpo, toda tu potencia
mente, órganos, musculatura
solo para este espacio 
templo u orgía
donde te dejaremos ser tu mismo
sin ser nunca lo que realmente eres.

Aplaudiremos tu juego, recargaremos tu ego
esperando que respondas humilde
sin un ápice de divinidad
y aunque esto suceda
ya estarás confinado
en esta jaula de telares
sin cuarta pared.

Totalmente bajo control.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa