viernes, 16 de mayo de 2014

Dignidad.



Estoy enamorado de ti
signo infinito de las horas
me exhalas hacia el símbolo
oculto en el espacio recóndito
existo en tu tempo
ahorcajado en tus ausencias
moro enterrado en tu vicisitud
semilla de eternidad.


Me entretengo, dibujando tiempo
diciendo verdad en cada instante
hoy es día de oprobio y decadencia
los ancianos se han atrincherado
en sus estructuras en declive
tienen miedo, miedo a morir de repente
yo paso, avanzo, hacia su postura
giro, doy todos los traspiés posibles
para no entrar en su juego
quiero enarbolar la guillotina
que corte cabezas en delirio
quiero verter la sangre
de quien arrastra al pueblo al silencio
y tampoco quiero llegar a los extremos
porque me llevan a su lugar
quieren que ocupe su puesto
esta es su estrategia
para mantener el trono
a nuestra costa
a nuestro gasto
a nuestra muerte
mi hermano es un cadáver enterrado en el asfalto
cada día que pasa
sumo otros cuerpos
de otros tantos otros también
que ceden su espacio
arrancándose la vida
de igual modo
que les arrancan la dignidad
tengo palabras en la boca
veneno en la garganta
debajo de la lengua
una afilada simetría
que busca transfigurarse en acero
ya no tengo miedo
a caer presa de torturas
ni de golpes
ya no me queda espacio
donde meter el miedo
grito el miedo
y lo convierto en violencia
en valiente arrojo
aunque lo rechace con fervor
no quiero que arraigue
pero es tan intensa la burla
es tan vergonzosa la denigrante fantasía
en la que viven los ilustres
tengo que resistir
con la soga al cuello
quiero resistir
que los valores se integren en la huída
dejar el enfrentamiento de lado
vincularme a otra estrategia
volver a algo que entiendo humano
ser capaz de pregonar otra posibilidad
ser incapaz de no decir mas que verdades.

Volver hacia atrás, recuperar el tiempo
enamorarme una vez más
de una nueva poesía
desanclada de la indecencia
de este relato nuestro
tan contemporáneo.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: