domingo, 11 de mayo de 2014

Dime tu verdad.



Si conoces el misterio escondido en los errores
apúntame al oído el próximo movimiento
en esta partida demasiado empatada
donde todos los peones han muerto
y apenas se sostiene una torre
a la sombra del rey
inmune a la cacería.

Si puedes contarme como comenzó todo este juego
y rescatarme la mente, apurando la paz
donde todo, la totalidad, sean caricias para el resto
o estados de gracia ascéticos, lugares de calma inalterable
sin movimiento y sin estallido
es allí a donde me dirijo, a los templos comunes
terminando los pasos, acabando el trayecto.

Si entiendes en que clase de red o influjo
esta mutación existe, si pudieras
arrancarla de cada una de las solitarias células
que parecen haber decidido por si mismas
parecen haber decidido
sin consultarme si estoy de acuerdo
con este miserable plan de autodestrucción.

Si acepto tus directrices, acepto tu verdad bálsamo
y dejo todas las verdades que supuse, engrano las mentiras
trituro con manifiesta violencia reprimida
cada palabra adherida a una frase repleta de coherencia
si lo hago, seré feliz, supongo que seré feliz
o dejaré de ser, en un inesperado giro 
orquestado en la voluntad
llevado de la mano 
hacia el ocaso de las decisiones equivocadas.

Para luchar contra la simplicidad de todo
tardar en aceptar la sencillez
desenmascararse cuando sea necesario.
saber que la inevitabilidad tomó la delantera
acercarse a la luz, descargado de moldes y coraza
esperando un cambio imposible a esta decrepitud
estado plural de todos los errores cometidos a conciencia.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: