jueves, 29 de mayo de 2014

Las cuatro paredes acolchadas.



La carcajada en la habitación aséptica
porque nada es tan grave
ni somos tan tiernos
la risa
retomando el territorio oscuro
siempre cuando menos lo esperas
ofrece una salida de este espejo propio.

Nunca volveremos a ser entonces
ella mirándonos a través del cristal
Alicia desnuda de piel blanca
es una ilusión demasiado convincente.

Donde la verdad no era necesaria
en el largo pasillo de la infancia
en el que corren los seres
que nos acompañaron durante tantas pesadillas.

Pasa fugaz del mismo modo en que tuvo su origen.

Y llega el silencio
cuando el abandono a los sueños
despierta al mundo.

Hoy, aquí.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: