viernes, 2 de mayo de 2014

Mínimas: VII



VII)

Partir de imaginarios

para pretender salvaciones.


Doblegar la propia sombra

en inoperantes variaciones simétricas.


Impartir clemencia

como se reparten partituras:

a grosso modo.


Donde no hay conciencia de eternidad

allí empieza el vértigo



de todo desvarío.


Donde no hay vértigo

la conciencia de eternidad sucede

cuando el desvarío empieza.


Donde desvarío la eternidad 


empieza una conciencia del vértigo

que no amaina.


El amarillo es solo un matiz

debajo de él se encuentra

el verdadero nombre de tal color.


La muerte es la esclava de la vida

su paciencia y devoción inigualables.


Dentro de los imaginarios

siempre subyace


el concepto

inalienable 

de la eternidad

y el concepto inalienable de los imaginarios: 

rellenar todo espacio posible 

con preguntas que no deseo responder

para salvarme imaginando

este desvarío plagado de vértigos.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: