miércoles, 14 de mayo de 2014

Mujer voladora.



Cómo conservar una mujer que vuela?

Imposible.

No hay cadenas, ni tela que amarre su figura
es más, es impensable
atornillar elementos de acero en algo hecho para volar
es tan difícil
se caen, cada astilla
cada objeto que tira de ella hacia la tierra
se desintegra al intentar someter la gasa de sus alas
no hay instrumento hecho
por ninguno de los torturadores hombres
para retener cada segundo de su vuelo
no, no hay cadenas
ni jaula posible
hecha de estambres 
del metal predilecto.

Cómo enamorar a una mujer que vuela?

Imposible, dije imposible.

Siendo de piedra, acero y madera
ser subterráneo, apenas con luz
es tan extraño que ellas se posen
y descubran algo atractivo 
en los detalles de las esquirlas
de esta muralla- roca
pero a veces pasa
las mujeres volantes
a pesar de su inconsistencia
dejan una estela de levedad
suceso entre sueño y humareda
a veces
se posan
miran
descubren
parece que te presten su plumaje
trasladándote a través de los océanos
dejas de ser pesado
pasas a ser otra cosa
algo más liviana
te meten en sus bolsillos
atrayéndote a su calma
dejándote caer cuando menos lo esperas
en algún lugar mullido
(si tienes todavía algo de suerte)
o en las corrientes de un río cualquiera
(si tu suerte nunca te acompaña).

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: