jueves, 8 de mayo de 2014

Sensibilidad presente.



No queriendo insensibilizarse al dolor ajeno
ya lo estaba siendo, insensible, por defecto
lo ve en la carne que mastica
en el cielo cubierto de aéreos dibujos
en las tripas de las ranas 
flotando boca arriba en su estanque
henchidas, igualmente juveniles, igualmente perfectas.

Frente a una pantalla 
lo siente en cada click de cada página
que promulga una consigna que él quiere gritar
pero no lo hace
una frontera de interfaces protege su equidad
le deja vacío a pesar de la euforia pasajera
no deja ni rastro en su conciencia
porque todo carece de importancia
en este mundo que rezuma cables y resortes
botones que se aprietan para amansar deseos
en espacios ajenos, pornográfica demanda
donde todas las pulsiones se sacian
en los que la suerte toma forma de descarga
en cada fotografía que se comparte
en cada estado que se finge
en cada palabra que se mide
en cada símbolo que quiere mostrarse
como el estado emocional que nunca se tiene
intentando traducirse un algo cada vez más deficiente
en producto, parte de este canal repleto de adictos 
de seres espurios buscando el alivio
de toda una existencia insignificante
pasajeros de un espacio vago
consistencias ingrávidas
mentes sometidas
al engaño total de su memoria.

Y viven así, todos juntos, pasan el tiempo
esperan analizándose las ideas
mordiéndose las antenas
esperan juntos el pago de sus intereses
el recibo de sus molestias
la cara oculta detrás de todo el progreso
hasta que algo o alguien 
corte la luz.

Que difícil será entonces
volver a ver.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: