domingo, 11 de mayo de 2014

Sin prescripción.



¿Como es posible 
desde este horizontal deseo
 llegar al sufrimiento 
intensamente dibujado
 en esta gravedad vertical 
que adoptan las heridas?


A veces es un océano, o una tormenta hecha de besos
otras es un desierto, hecho de manos y caricias inservibles
a momentos nos toma la razón y nos despoja 
dejándonos desnudos en el lugar más oscuro
es necesaria cierta sensibilidad para escapar al augur
y dejarse reposar los lamentos en las esquinas de la carne
sentirse renacer en el ojo inmóvil de tanto presente.

En mi caso podría diagnosticar un peligroso tratamiento
vapor de nube, esfera de plástico, sombra de silencio
a aplicar sobre el lugar abierto al universal contagio
esperar paciente hasta que la supuración deje de manar
intentar que nadie acceda al lugar de reposo
mientras los sudores acrecientan el pálpito 
mientras las plañideras 
sacan armamento pesado de sus pañuelos.

En tu caso, debería plantear 
una estructura de materiales volátiles
donde subir si te acucia la desesperación
y dotarte de alas para saltar antes del derrumbe
que no te quede más remedio que arrojarte al vacío
volar en el último momento, elevarte sin más
dejar el suelo lejos, tan lejos
que no haya memoria de su consistencia
en ninguno de tus músculos
en ninguno de tus horizontes perceptivos.

En el caso de cualquiera diría 
no yazcan, no sientan, no interactúen
no hagan nada de lo que pudieran arrepentirse
dejen de amar, no se enamoren, no sean locos
locos todos, inciertos parásitos
dándole cuerda a una macedonia de suspensiones
sí, a una macedonia, a una mezcolanza 
a un repertorio de excusas
dándole cuerda, vueltas, jugando a cazar falsos testimonios.

Aunque en el fondo, no sepa, no tenga ni idea
ni la más remota esperanza 
de desentramar el sentido a esta paranoide esquizofrenia 
que toma forma y radica de manera clara 
en ese horizontal episodio donde los resortes
besos, camas, almíbares y rondas
dentelladas, canibalismo, placeres concretos
cargados de desastre.

---------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: