jueves, 29 de mayo de 2014

Tiempos de guerra.



La paz nunca fue duradera
si llegó cargada de estrategias
palabras de amor sublimes
caricias sobre el lomo de la bestia
pausa ofrecida a cada milímetro
de cada segundo
de cada frase
adscrita a este tratado
no, la paz nunca fue entregada
pues debajo de la piel
apariencia sublime de suave escorzo
solo apuntalaba un giro
una cruz donde asestar el golpe
así, tirando balones fuera
escupiendo la rabia
masticando la amistad
una y otra vez
reconociéndose
carne de mercado
para endulzar el comezón
con el que los pezones resuenan
y todavía gritan la noche
que se vuelve eco de todas las demás.

No sentí nada entonces
cuando la metralla salió volando
a entregar pedazos irreconciliables
en el espectro de la duda.

Renovación de una voluntad por olvidarte
para dejar la guerra solo
en cuarentena
circundada entre las fronteras
de un territorio
enemigo.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: