miércoles, 18 de junio de 2014

Niños del destierro.



A veces somos esos niños
que viven y juegan todo el abasto de su fantasía.

A veces somos otra cosa
coraza sin ternura 
desolación
quietud
pasmo.

Mientras dejamos en la esquina 
en el fondo de cualquier habitación
empapelada de olvido
esa mirada tierna
comida por los gusanos.

A veces hay luz
en el quicio de los umbrales
que no hemos cruzado nunca
existe un lugar para nosotros
donde no se lucha la vida
y el encuentro 
es tranquilo
emocional y calmo.

Abrimos el muro con uñas y dientes
o lo dejamos caer 
herrumbre de ruina
deshaciéndose para liberar la mirada
más lejos de ese ladrillo duro
que hemos apilado
meticulosos
en nuestra abulia.

El aire entonces
la libertad clara
enigma de la infancia
se contempla sin tregua
falta el aliento 
a veces, sí, nos deja sin respiración
renacer, volver a nosotros mismos
viéndose de frente
toda la inocencia inalterada
manantial 
lugar donde el juego 
sigue infinito
siempre juego
superando todas las murallas
construídas a conciencia.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: