domingo, 29 de junio de 2014

Cruces y derivas.



Le dí a manos llenas
(o eso creía)
hasta la más insignificante de las verdades
ella no dijo nada
con la misma suavidad que llegó
entregó al silencio
la decisión de nuestra suerte.

A pesar de todo el verbo
desesperado intento de comprensión
que un océano marca a fuego
la herida que separa a los amantes
que la muerte se esconde
en las caricias más nauseabundas
que hayan existido nunca
pero también en los besos 
y en las manos trenzadas
extinguidas de amar
habita un ocaso fraudulento
que debe suscitar la metamorfosis
no solo pasar entre cabellos
no solo protegerse
no solo estar
y sí
todo lo anterior y lo siguiente
debe suceder 
debe girarse el ojo
mirar desde el reflejo
esta verdad a medias
casi verdad completa
o mentira inacabada
donde somos corriente
tú, yo
y las demás partes
que nos han contenido alguna vez
deriva
pasar flotante
ingravidez
en las horas llenas de un abrazo eterno
tras la calma
donde todo lo posible e imposible
fue olvidado
para poder sobrevivirnos.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: