viernes, 13 de junio de 2014

Superficies.



Encima, a ella le gustaba encima
bien superficial
claramente expuesto
un escaparate de musculaturas, huesos y formas
definidas por la proporción aurea 
aunque ella no era consciente
dado que su mente contrastaba 

solo

el exterior de las cosas
de las personas
de los seres
en general
se sentía bien
con esta manera concreta 
de ubicar la vida
todo a la vista
todo bien iluminado
no era de aquellas mujeres que podían maquillarse a ciegas
a pesar de conocer cada una de las aristas de su rostro
ella necesitaba un vidrio con mil vatios de luz
para poder observarse todas y cada una de supuestas imperfecciones
que debía ocultar
pues era más importante la capa 
el brochazo de pintura
la armadura brillante del caballero flaco
que cualesquiera fondos o bagajes 
que pudieran sorprenderla 
de manera terrible 
sacarla de su estado de gracia
equilibrio majestuoso
sobre la podredumbre escondida
detrás del caparazón
que ella no quería descubrir.

No encontré la manera de escribir siquiera una moraleja 
demasiada complicación entiendo
para que pierda un segundo aquí
si puede estar reventándose los ojos
entre los infinitos neones
que vomitan reflejos 
en la invisibilidad de las calles 
en la soledad de las aceras
sobre los mismos espejos de humanidad
hartos de copiarse
donde ella fue feliz
al menos
durante un tiempo.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa