miércoles, 30 de julio de 2014

Vamos a contar mentiras.



Vamos a poner el nombre que quieras a la guerra
colores, formas, actitudes o pensamientos
vamos a colorear el mundo con palabras
una tras otra, ordenando la opinión
hoy será en un lugar lejano
ayer fue aquí
todos tenemos muertos 
en las cunetas
mujeres violadas
en el extremo de la humanidad
niños exentos de ilusión
en el centro del conflicto
somos nosotros
el reflejo puro de lo que sucede
seguimos construyendo 
armas cobardes 
que nos lavan la conciencia
vamos a poner un nombre bonito a la guerra
para resumir la barbarie
vamos a decir una sola palabra 
para ahorrarnos describir los cadáveres
el olor
el desgarro en la mente
al que obliga la supervivencia
vamos, sentémonos juntos a escribir
cada palabra que contiene nuestra entrada en el diccionario
vamos a ponerle un nombre digno a la guerra
a decirle a los hijos de nuestros hijos
si es que queda alguno 
que inventamos un monosílabo
y fue suficiente para meter dentro
cada ojo arrancado
cada cabeza aplastada
cada quemadura 
cada disparo
vamos a poner el nombre que quieras a la guerra
vamos a salvarnos una y cien veces
de errores pasados
de fosas abarrotadas
vamos a callar el quejido de las bestias en los mataderos
vamos a aprender a ponernos tapones en los oídos
a cubrirnos los ojos
no sea que se cuele algo de verdad
en el teatro que hemos adquirido
a base de obediencia
vamos a decir la palabra guerra, genocidio, asesinato
hasta que no les quede significado
hasta que el olvido los traslade 
al museo de palabras que nadie recuerda
vamos a rescatar el silencio
para que todos callen cuando les alcance la muerte
para que nadie sepa qué decir
ni un triste monosílabo
cuando las cortinas desciendan
carentes de ovación.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 29 de julio de 2014

Crisis.



Tengo la voz dormida en su esperpento
el timbre roto
las sonrisas escurriéndose
por un desgarro del bolsillo izquierdo del pantalón
un dedal a modo de armadura
las bocas de los peces
rodeando el camino
limitándome
para que no salte al vacío
de una fosa llena de preguntas.

Un alfiler surge del centro de la pupila
vicisitud o sabiduría
escritos detrás del cristalino
una sola gota de sangre
parece decirme acertijos
leo
su
proyecto
en las paredes blancas
donde nace el mirar.

Todo se perpetúa en silencio
migración de voces
inexactitud del contacto
pasividad de la ofrenda
deriva
catarsis
supuración
olvido.

La mano de otro viajero
voltea su palma
para que yazga sobre ella
extendiéndome
en la paz de sus arrugas
mientras sigo preguntándote:

¿Qué quieres de mi?

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


sábado, 26 de julio de 2014

Terramar.



La tarde se extiende, vasta como océano
los objetos acuáticos dispersos en este nuevo aire
líquidos trazándose en los colores del estío
la mente adquiriendo profundidad.

El ojo túnel se alimenta de luz salina
que reverbera en los espacios comunes
en las esquinas interiores de los cubículos.

Una voluntad azul se materializa verde
esmeraldas, topacios y todas sus degradaciones
nos acompañan en la danza lenta
de los últimos amantes ahogados.

Y el sonido de las olas
nunca antes resonando en nuestras escaleras
resume nuestra condición de muertos
bajo la sutil caricia de los nuevos mares.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Reconocimiento.



Yo, que en el desconcierto acierto
y en la duda tiemblo
hecho de pesadumbre umbría
de notas tristes, sonrisas lánguidas
carcajadas contagiosas
dolores construidos 
a base de cementar pérdida y olvido.

Yo que especulo en tiempo
provocando crispación
enturbiando la mirada del iluso
con su propia obscenidad
retomo el alfanje de mis antepasados
convertido en pluma de eléctrica sutura
martilleando con la voz conciencia
espacios intangibles donde mora el delirio.

Yo que formo parte de una sentencia
entregado a las pieles volátiles
racionando el gesto 
hasta desprenderme de cada virtud
de todo límite profético
o meta taumatúrgica
que alguien tejía en la frontera
de una mente autista.

Yo hijo de la prudencia
estigma de la súplica
absorto cazador de honra
ridículo pasmo prominente
oculto en la fractura
bajo estratos de materia
hecha de formidables nudos
revestidos de fracaso.

Yo que vengo a deshacerme
a sacrificar la presencia
rasurar rotundas asperezas
estructurar el caos 
redirigir el orden
causando leyes innecesarias
en la cúspide de la revelación.

Yo que ya no soy yo
y me reconozco otro
para ser yo mismo
aprendo a abandonarme
para dejar de ser del todo
entregado a no ser ninguna cosa
ya sin mi, ni contigo
libre de toda contagiosa carga
de cualquier vivencia
puedo al fin reconocerme
algo uno, nada, vaso
espejo, forma, espacio, anillo
paso, línea, futuro, signo:

Suficiente.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 25 de julio de 2014

Encrucijada.



Son los años
o simplemente que albergo
un espacio de tranquila calma
en permanente equilibro
sobre el trapecio interno.

Es la conciencia
o una inmediata cordura
que adopta una defensa feroz
ante los postulados que me salvan
lo que no significa odio
sino protección y ternura
en el centro de mi mismo.

Ya no es tiempo de combates
pero sí, siempre sí
de comunicarse
de enfrentar cosas dispares
de jugar a decirse
nombrar todas las sombras
sin miedo sacarlas afuera.

Es hora de no caer en la trampa
de sentirse amenazados por pensar diferente
y claro, de equivocarse de largo
una y otra vez
en el constante pretexto de aprenderse.

Es la voluntad de crecer
de proyectar los límites
para cerciorarse de nuestra semejanza
es el ámbito propio
ofrecido sin filtro
en las manos del otro.

Es no tener miedo
a confrontar todo error
para superar el pasmo
y poder volver a retomarse
en el espacio blanco
donde uno puede reconocerse
caleidoscópico
en el millar de rostros
que lo acogen.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 23 de julio de 2014

Fuga de un imposible encuentro.



Se construyeron a base de vocablos
letras eléctricas en pantallas alta definición
se odiaron, se amaron, se soportaron
y en algún momento desearon desconectar
no era en ningún modo una maldición
pero ambos cayeron en la red de redes
como unos atónitos cualesquiera
pendientes solo de si mismos.

Ensimismamiento 
palabra concreta
que describe
a la perfección
lo que ocurrió
lo que ocurrirá siempre
lo que no debería ocurrir.

Orfebrería de la mente
cuando se la extrae del cuerpo.

Monotemas lanzados al ruedo
donde se mastican
unos a otros.

Así fue
el principio y el final
de nuestros argumentos.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 22 de julio de 2014

La ira de los gramaturgos.



Considerar que un lector es incapaz 
de entender o admirar una poesía
porque no la comprende
no se halla en el horizonte del poeta
es más una función de repartidor de octavillas
defensor de reglas que cambian como conviene.


Sin comas
sin ni siquiera un signo de puntuación
levantando ampollas en las pausas
responsabilizando al lector
de los tiempos
de su propio tiempo
de su pronunciación
de su coraje
al enfrentar la mente 
la emoción
el sentimiento
hechas letra.

Parece que existe un resorte
una violenta resignación
por defender la regla escrita
entre poetas

perdonadme...

(Aquí iba una carcajada)

No tengo más que decir.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 21 de julio de 2014

Frecuentes amantes.





Él siempre supo mirarla 
con los ojos desprendidos de cualquier filtro
en este mundo de fotografías a la carta
cuerpos dibujados en gimnasios
promesas de una venturosa vivencia
no le importó tanto que aparecieran pequeñas arrugas
o alguna que otra flaccidez irreverente
acorde con la gravedad
tampoco necesitaba pinceladas 
o un perfecto arroz de domingo
bastaba con mantener el contacto
la piel, la voz, el mirarse
eran esas cosas que no cambian demasiado
tras los dolores, alegrías y llantos
de precedidas existencias cotidianas
ya irreversibles.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Los brazos de los abrazos.





Nunca tuve nada con ella.

Pero con sus brazos...

¡Esos sí!

¿Quién en su sano juicio
no se hubiera dejado abrazar por aquellos apéndices
que prometían estirarse infinitos 
incluso mantenerse abrazados mientras el tren los alejaba 
o se iban a un congreso en un jet privado?

¿Cómo no caer en su embrujo
si aunque en la ausencia de besos y miradas
seguía uno sintiendo
(claro, porque estaban ahí mismo rodeándote)
antebrazos, muñecas, articulaciones
las manos, los frágiles dedos, largos también 
sondeando los bolsillos, dando palmaditas en la espalda
acariciando el lóbulo de la oreja inesperadamente?

Identificarla con un pulpo hubiera sido pobre
falto de inteligencia
era una inmensidad ecuatorial
un abasto magnífico
saciador de cada mínimo autismo 
de cada pequeña ausencia.

Apartabas la vista de tus objetivos
y allí estaba su palma
redirigiendo el rostro
limpiando las lágrimas
ofreciendo un pañuelo...

¡Qué atenciones tan extraordinarias!

Nunca más se acumuló caspa en mis hombros
ni quedaron restos de comida colgando de la barba
todas las atenciones, todas...
quien no iba a enamorarse de aquello
que aunque no fuera del todo una mujer completa
cumplía con tesón 
todas y cada una de las tareas 
que una sociedad patriarcal
había convertido en usos y costumbres adecuadas
además contribuía a su manera 
a cosificar el amor
a escindir cada pieza
para no entenderlo como algo completo
para que el día en que me cansara de sentir 
aquella sensación total 
proporcionada por unas extensiones casi autónomas
poder cortarlas a la altura que más me conviniera
eligiendo tijera, hacha o escalpelo
dejando sus restos secándose 
en la periferia de las necesidades ya cubiertas...

Suena malvado, lo sé.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 20 de julio de 2014

Poemo para críticos cítricos.



Atar y desatar el tiempo
para escribir 
para admirar
desinteresadamente
toda la poesía.

Soy un suicida
tanto como escritor
como todas las demás cosas 
con las que bailo a escondidas en mi alacena
haciendo sonar los cacharros 
que acumulo patológico
detrás de las paredes
dentro de los armarios
enfermo de futuros fabricados a conciencia.

Soy un suicida, me río de no poner comas en los poemas
o de pensar en las reglas primigenias, perdónenme ustedes 
con las que se llegó a esta estratagema lingüística 
este cabeceo insensato de verbos y vocabulario elitista
en el que me atrevo a pronunciar dos o tres letras
para extinguir este ansia de pensar que persiste
tan a mi pesar
también me pasa en otros oficios que atesoro
me gusta equivocarme todo el rato
es un defecto o algo así
un golpe raro en la cabeza
o simplemente 
que disfruto haciendo lo erróneo
para exprimir la libertad.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Noctámbula.



Esas noches donde no importa la cantidad de abrazos
el acúmulo de besos
o de caricias
noches de vacío
soledad materia
espacio blanco
creadoras de ausencia
proyectan la sombra del precipicio
para los fuertes
pienso en lo débil que nos resta
o en la potencia que nos sostiene
en la suma de las partes
en el teorema mágico
sobre el que edificamos existir
es aquí 
enfrentados a la boca predicha
al sustrato mínimo
que aprendemos
cosas tan sencillas
como que el amor no parte de ninguna fotografía
ni tampoco llega
que los escritos 
las palabras 
pasadas, sin contexto
no son ya nada
y que regresan
en la melancolía del pensamiento
que necesita relatarse todo
decirse los otros
para no saberse abandonado
en largas noches simétricas
origen de los tiempos.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 16 de julio de 2014

El ojo sobre Gaza.



Nosotros que somos toda la extrañeza
colgamos de los pies
pegados al plástico de una pelota
donde el cráter duerme
bebiendo nuestra algarabía
nosotros que jugábamos 
antes del ruido
antes del estallido
antes de ser devueltos
a los brazos de las madres 
a los brazos de los padres
como migajas
que se les escurren con la sonrisa
y no se recuperan jamás
de toda la rabia
que se contiene en este último epitelio
mientras el diente muerde el diente
moliendo el veneno
de las estirpes infinitas
llegará el desierto
drenaréis el polvo de nuestras calaveras
para respaldar la verdad
tendremos que esperar todavía
a que se limen los cráneos
los mondos huesos
mientras la duna juega en nuestra contra
y el canto de cada diminuto grano
que la compone
se lleva un recuerdo de la sangre evaporada
filtrando el genoma de Palestina
hacia las raíces de su territorio
para que no la alcancen los misiles
para resonar tan abajo y tan profundo
tan fuerte y tan intensamente
como sea necesario que se grite
a la inmediata sordera de políticos 
hijos del candelabro
jugando a ser Dios.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Actoespasmo.



Sigues sin entender, resorte
que te activa la nada
inusual reflejo instantáneo
sigues sin entender, efecto
que resultas amable y preciso
demasiado amable y demasiado preciso
para mi gusto
sigues sin entender, estalactita
que no pretendo provocar cataclismos
en el círculo perfecto de tu útero
si fueras justo lo que necesito
no serías tú
no sería esta la historia que cuento
sigues sin entender, reverencia
que no se trata de amar 
o de circunvalar la dureza
empleo cada órgano consciente
para escapar de cada trampa
de cada esqueleto que portas
porque llevas unos cuantos en tu mochila
calaveras 
o quizás llantos inmigrantes
bajo las telas placenta
para dar a luz 
el predilecto holocausto
en que volverías a sonreír 
sigues sin entender, organillo
que en manos de un loco
presentas cuerpo y sueño
para complacer con música
que no sabes que activas
que no entiendes que tocas
a este frenesí que juega entretenido
en el espacio último
de todas las partidas
cortadas por la mitad.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 14 de julio de 2014

En este pozo.



Un mareo, sabor amargo sostenido en la garganta
dulce tensión que me mantiene vivo
en la náusea, sin pensamiento, sin acción
perdido en su globalidad
donde sumerjo los sentidos, pensamiento, resorte
cosas que tienen siempre un eco
una repetición que no cesa
que desuella la débil superficie de los órganos.

Todo da vueltas
los ángulos, las proyecciones
caer junto a ellos
es la única opción posible aquí
hoy, de ahora en adelante
desde este momento
espiral o tornado
realidad multiplicada que se vuelve infinita.

Esta sensación no se supera
no amaina su constante presencia
no se disuelven sus formas
los contornos de los objetos
bailan en un sinuoso danzar
característico de las ensoñaciones
propio de un suceso irreal
o del trastorno.

Vómito, a punto de suceder
pausa en los ojos, en la agonía
tumulto de lo digerido
que se devuelve, que regresa
estado de tranquilidad que no se alcanza
voz queda, sin sosiego
situación oculta hurgando en el cerebro
algo mucho más peligroso
que una sola idea o tentativa
que ahora emerge.

---------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Insectófilo.



Admiro a los que aman
con la ligereza del insecto
y saben el tiempo justo
el momento exacto
donde deben suceder todas las cosas.

Admiro esas almas o caracteres
que han sabido ser en cada lugar
en cada espacio
pupa, capullo, larva, ser alado
y nunca han dejado al azar
más que la deriva de sus actos.

Admiro todas estas causas
cada consecuencia
de cada mínimo aleteo
y la fragancia que permanece en los dedos
cuando echan a volar las mariposas
y copulan y mueren
invencible su acción
perpetuada de tanto en tanto.

Admiro, sobre todo, lo demás 

admiro a aquellos que tienden su verdad al otro
en el otro
donde sacrifican su ego
y son capaces por realizar el más elevado acto de amor
en esta sencilla ofrenda
de todas sus energías.

Porque son ellos los que comprenden
en lo hondo de sus carnes y quitinas
cual es el hecho sublime
que vacía sus carcasas
durante todo el transcurso de una vida
completa en sus metamorfosis.

----------------------------------------------------


Ferran Garrigues Insa

Haré justo lo mismo.



También yo llenaré mis salas
agasajaré una hilera infinita de invitados
para que sus voces espanten
los miedos residuales que todavía quedan por aquí
donde fantasmas que compartían la vida
contaminaron las cosas de recuerdos
esas mismas utilerías
que ahora gusto de regalar
o enterrar de manera aleatoria
para engañar una ávida memoria por volver.

También yo me derramaré en los lechos
en los lugares más inverosímiles
desdibujaré los contornos de mi propia realidad.

También yo, te veré de lejos
pasar entre las sombras del muro
edificado de errores y nostalgia
y no desearé jamás la luz
para revivir nada de lo ya pasado.

También yo, yo también
me recalcaré a mi mismo
como única opción superviviente
y todos los ecos a mi alrededor
tampoco podrán borrar
echar sencillamente a un lado
todas las percepciones que retengo
todos los gestos no adulterados
que en un punto imborrable
permanecen a la espera para despertar.

También yo, aprenderé
a no regresar ni aun imaginando
a no invocar personas
en un mundo ideal
continuo en el espacio del silencio.

También, también, también yo
sabré perderme
más allá de mi
en los caminos oscuros
donde nada atiende como meta
o lugar de reposo.

También yo, honraré las palabras
los actos hermosos
que no tienen justificación
como las cosas que no son bellas
y habré de darles el mismo valor
a esta biblioteca de sucesos
totalmente aleatorios.

También yo, este reflejo de hombre
que ahora concibo
será capaz de entender
de modificarse
de satisfacerse en todo
y mantener su estatus
de paz inalterable
de pozo de tranquilidad y preludio.

También yo, también yo, yo también
deberé cerrar las cubiertas de este libro
terminar como termino esta palabrería
y avanzar con todos los sentidos alerta
puestos al servicio de otros cuerpos
otras resonancias
qué como yo, tan solo desean aprender
un poco más 

de las mismas cosas 
de siempre.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Lápida del verbo.



Os entierro tras palabras
seres conocidos en el holocausto
os oculto a los ojos
os escondo a las manos
y no dejo huecos para que regreséis

nunca

o eso es lo que quise que llegárais a pensar.

Os desmenuzo sin contaros
seres convertidos en ceniza
os lanzo al aire
os pierdo para que no veáis ningún camino


nunca

o eso es lo que dibujo 

sobre vuestro sendero de vuelta al hogar.

Os cautivo con un bello enjambre diccionario
seres olvidados en el cieno
os pisoteo el rostro
os hundo en un fango sin otra oportunidad

nunca

o eso es aparentemente lo que pretendo hacer.

Os rompo en los sótanos
seres atrapados en chisteras
os identifico mediante etiquetas
os ordeno en una estantería llena de probetas y cristales
y no dejo a ninguno
sin su correspondiente número

nunca

o esto es todo lo que espero que escuchéis.


Os descompongo en detallada disección
seres aparatosamente amados
os desahucio fuera de este entorno
os violento más allá de esta humanidad

y nunca

nunca logro a pesar de todo olvidaros
ya jamás termino de realizar
esta tortura en vosotros y conmigo
después de todos los presentes que pudimos compartir.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Sobre los cuerpos simulados.



Confronto los cuerpos y los aguardo
hay en mi una clara intención oculta
en el imperio de las normas y la hipocresía
solo son encuentros, fugacidad
durante el rápido espasmo de la vida
en el violento ritual ambiguo
donde cabemos solamente algunos.

Empujo los cuerpos, los aplasto en sus camas
en el crujido de los lechos
o cualquier otra superficie válida
donde se halle el contacto.

Vienen a morder, se dejan los dientes
en cualquier punto donde solo haya carne
y como lamprea succionan 

su terror a ser abandonados.

Abro los cuerpos y los invado
existe esta necesidad encerrada
como una tarea propia de algún autismo
y se vuelve demasiado apetitoso
no dejarse llevar, aguantar en pausa
cuando todo se supone dicho
para que la intensidad fecunde
todas las necesidades de ser presa del cazado.

Reciclo los cuerpos, los anudo y formo cadenas
y me ato a su destino
en algún lugar no descrito
que aguarda la fatalidad de ser descubierto
porque uno no sale indemne
de este desgaste obligatorio
que en algún momento, espero, dejará de importar.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 11 de julio de 2014

Sucesión de causalidades.



Encadenó en un año 
todos los posibles desastres amorosos 
habló justicia
murió
en el pellejo de la supervivencia
proyectó 
grandes desastres
proféticas añoranzas
búsquedas de techo
bajo el escombro del amor
rompió a llorar demasiadas veces
estructuró la vida
brutalmente predilecta
como un sinfín de sintonías
pero no alcanzó el trazo claro
no retorció el ojo para dibujarte en la pupila
no te quedaste
ni volverá a llamarte
porque desapareces tejida de espanto
bajo el betún de la desesperanza
recorriendo el pasadizo
que profetizaba vuestro encuentro
un espíritu burlón
matemáticas partituras 
una suma perfecta de acciones y resultados
para los que debieron prepararte de algún modo
preferías la paz del desasosiego
a las palabras
sé que en el linde del camino
se convirtió en humo y en premonición
causando el terror constante
que se otorga 
cuando nace la certeza de lo inevitable
y voluntariamente sacrificó al olvido
la profunda añoranza de tu salvaje simetría
morando sin tiempo en sepulcros de falsa resonancia
mirando las pantallas esperando el latido
de una señal provista de unidades de memoria
pero nunca regresabas
dejaste paso a la melancolía
al hurto
al miedo
dejaste un espacio que se rellenó
de todas las cosas invisibles 
que nunca llegaste a revelar
pero tu boca dijo amor
tantas veces en tan poco tiempo
que lo miserable era no atreverse
no venir a descubrirse 
no alcanzar siquiera el encontrarse
después de tantas letras y sus voces
después de la equilibrista verdad dicha en dormitorios 
donde la intensidad de las confesiones
fue pacto y sello
para salvar un pedazo de esta eternidad hecha de retales
en el borde inexperto de las almohadas
que guardaban vuestro sueño
intacto 
todavía 
frágil resultado de un acto de desesperación.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


martes, 8 de julio de 2014

Réquiem por un amor eléctrico.



A veces la impaciencia
se revela como una excusa suficiente
para cortar de cuajo 
cabezas y verdades
uno se mete el corazón en el bolsillo
lo hunde entre la calderilla
y si se da el caso 
lo machaca con las llaves 
del coche, del piso
lo tritura de manera que no quede nada más
de repente es otra justificación
construimos la gran barrera
para que no nos duela la gente
pero es que la gente duele
entender duele
saber duele
conocer duele
porque nadie es como uno espera
porque la vida es encuentro
salir de uno mismo
y eso duele
al menos la primera vez
y aunque no lo parezca
nos acostumbramos
pasamos por alto esa emancipación
para participar de los otros
para ser los otros
para ser todo lo demás
y yo que sé
todas esas cosas que tiene que ser la vida
nada más y nada menos.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Encuentro de los tristes.



No quisiera encontrarte 
en una cafetería llena de polvo y alfileres
adornada con pieles y collares
dignos de una época carente de conciencia
ni observarte por primera vez los ojos
detrás del humo de un café políticamente correcto
donde sumemos y dividamos cada frase
para adecuarla a las grietas que nos queden
antes de desplomarnos.

Preferiría al menos, una horizontalidad precisa
lugares de playa o desierto, dunas asimétricas 
donde dejar una huella que no nos resuma
donde resetear el muro que nos impide cualquier cosa
dejarnos de redes y me gustas
pasarnos a la piel 
a la voluptuosidad de la química
que nos frecuenta 
mucho más 
más profundamente
que cualquier pensamiento falseado
constructo de letras y emociones dibujadas.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Deshacerse.



Convertirse en mito
revelarse en ofrenda
volverse ritual
dibujados en las comisuras
de vivientes relativos
huecas estructuras de silencio
trabarse en la evolución
tropezar con las propias cadenas
arremeter con el grito
para paliar el beso
transfigurarse 
de modo alternativo
en algo completamente roto
irreparables
dejarnos finalizar el recorrido
caernos deslizando sobre los márgenes
sin apuntalar los versos
decirnos todo guardando algo
decirnos nada diciéndonos nosotros
proyectar el gran teorema
reubicar el alma fuera del tiempo
dotar a la caricia de fisuras
minar el estertor con sensaciones
fingir cada momento
decir verdad en las esquinas
cuando los vértices se apaguen
los encuentros espirales sumen
las músicas mortero
afiancen la masa a su aceleración
rompamos el cuerpo en todos sus afectos
muramos invisibles dentro de cualquiera.

-------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Vitalitaria



Que cada día cuentes
que cada día sumes
que cada día digas
que cada día seas
que cada día olvides
que cada día perdones
que cada día causes
que cada día pases
que cada día sientas
que cada día prometas
que cada día pierdas
que cada día vuelvas
que cada día escapes
que cada día aplaques
que cada día mires
que cada día veas
que cada día escuches
que cada día indagues
que cada día sueñes
que cada día vivas
que cada día mueras

que cada día de cada día cuente

y pasar la vida
la vida toda
toda la totalidad de ésta 
sin desilusiones
que nos venzan
sin esperas 
que nos aguarden
sin destinos 
que nos muelan.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 7 de julio de 2014

Rememoria y fábula.



La paz bajo los peldaños
donde el encuentro
cargado de violenta premura
fue primero.

Sobre nosotros, los filósofos
cargados de deberes 
y sombría apariencia 
de hombres de moral imperturbable.

Entregados a nuestro juego
qué importaban en aquella facultad
dos jóvenes perdidos
de mundos tan diferentes
haciéndose el amor 
a escondidas
y tan descubiertos
mientras la mayoría
aplicados al conocimiento
seguían a pies juntillas las frases 
de personajes sin garganta.

Recuerdo la diferencia 
entre tu lado izquierdo y tu lado derecho
no es que importe demasiado ahora
han caído chuzos de punta
y se me han llevado la inocencia
a algún lugar, espero cercano
donde de vez en cuando pueda abatirla
alimentarme con su ternura.

No es que seas la protagonista de esto
solo te rescato para saberme viejo
podría haber elegido una de las 473 amantes
que se me atribuyen
nada habría cambiado demasiado
las palabras en el fondo ralean
una figura a la que nadie nombra
un éxodo temporal al que no somos inmunes.

Tengo la memoria salpicada de una espalda reflejo
en el baño de mujeres
besos y sexo de pie
escuchando el eco de voces
perros ladrándonos el orgasmo
en un camino rodeado de jungla
cine de verano mano en muslo
boca diciendo dios griego
en el recinto de Diana
como si todo hubiera sido escrito
dejándonos jugar
todavía juntos
goce imperturbable
del sueño intranquilo
mirándonos larga nuestra sombra
extensa la noche que nos cubre.

Propongo desde entonces una tregua 
al dolor
del primer abandono
en cada cintura
en cada elección
de cada pequeña muerte
que robamos a la proximidad de una piel
a la sensualidad de un roce
en un último refugio
donde poder sentir
algo remotamente familiar
de aquel principio
cuando amarse no era tanto
un aprendizaje paulatino
sobrecargado de dudas
sino enfrentar con todo el coraje
de saberse infinitos
bajo los peldaños
de una facultad dormida

(no demasiado orgullosa de nosotros)

cada pequeña acción
cada mínimo contacto
transfigurándonos
a perpetuidad.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa