viernes, 25 de julio de 2014

Encrucijada.



Son los años
o simplemente que albergo
un espacio de tranquila calma
en permanente equilibro
sobre el trapecio interno.

Es la conciencia
o una inmediata cordura
que adopta una defensa feroz
ante los postulados que me salvan
lo que no significa odio
sino protección y ternura
en el centro de mi mismo.

Ya no es tiempo de combates
pero sí, siempre sí
de comunicarse
de enfrentar cosas dispares
de jugar a decirse
nombrar todas las sombras
sin miedo sacarlas afuera.

Es hora de no caer en la trampa
de sentirse amenazados por pensar diferente
y claro, de equivocarse de largo
una y otra vez
en el constante pretexto de aprenderse.

Es la voluntad de crecer
de proyectar los límites
para cerciorarse de nuestra semejanza
es el ámbito propio
ofrecido sin filtro
en las manos del otro.

Es no tener miedo
a confrontar todo error
para superar el pasmo
y poder volver a retomarse
en el espacio blanco
donde uno puede reconocerse
caleidoscópico
en el millar de rostros
que lo acogen.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: