sábado, 26 de julio de 2014

Terramar.



La tarde se extiende, vasta como océano
los objetos acuáticos dispersos en este nuevo aire
líquidos trazándose en los colores del estío
la mente adquiriendo profundidad.

El ojo túnel se alimenta de luz salina
que reverbera en los espacios comunes
en las esquinas interiores de los cubículos.

Una voluntad azul se materializa verde
esmeraldas, topacios y todas sus degradaciones
nos acompañan en la danza lenta
de los últimos amantes ahogados.

Y el sonido de las olas
nunca antes resonando en nuestras escaleras
resume nuestra condición de muertos
bajo la sutil caricia de los nuevos mares.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: