jueves, 14 de agosto de 2014

¿Qué hacer si su paraguas adopta una postura anárquica?



Llegados al punto de no retorno
dejar que la lluvia caiga
mojándonos
pacientes
calarnos hasta los huesos
merodear en busca de una cafetería
para desistir regresar a la tormenta
intentar allí, reparar el utensilio
doblarlo, reubicarlo, golpearlo contra algún saliente
hacerle el boca a boca, los primeros auxilios
gritarle
cargarlo con la batería del teléfono
golpearse con él en la cabeza
para cerciorarse de su muerte
esperar que uno de los camareros
venga y nos diga
por favor, no alce usted la voz
levantar en alto la infame herramienta
cual dios nórdico
jurar que nunca jamás tan inútil ingenio
dejó en peor bochorno
a un ser humano
o sencillamente no enervarse
dejar que la curva de la frustración decaiga
saborear las cosas sucedidas
el pegajoso tránsito del agua
entre ropa y piel
danzar esgrimiendo el artilugio
transformarlo de repente en cualquier cosa
reírse, como solo se ríen los desesperados
pero sintiéndonos libres
habiendo transmutado aquella forma desvencijada
en utillería de culto místico
reliquia simbiótica aferrada a los dedos
confiriéndonos una oportunidad
en su rebelde inoperancia
de desplegar alas de alambre
pedazos de tela impermeable
donde revelar el juego
bajo las fauces de la vida
en el extraño momento
de nuestro accidente
por culpa de este objeto
capaz de una revolución
en nuestro cómodo espacio irrespirable
en esta ciudad espiral
que encauza 
la completitud de los pasos 
que alguna vez daremos.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: