martes, 30 de septiembre de 2014

Destierro.



No hablaré de las cosas que vinieron hasta la puerta
no diré nada 
guardaré el secreto
las sábanas que ensilencian el mordisco
algunas letras
diminutas
serán testigo para recordar
después lo olvidaréis 
pasarán más cosas
no tendrá importancia 
alguna de las palabras que hayáis leído
cruzará inocua cada defensa
podría incluso convencer a alguien 
verter cada línea con un mensaje
que quisiera revelarse
años de gente buscando
cada letra, cada camino, 
se almidonarán las respuestas
seremos espejos mortuorios de frase y signo
caer, levantarse, caer, dejarse desangrar las rodillas
mientras pasen los viajeros
aves de horizonte
rozando la premisa para seguir un destello
pasajeros todos de esta senda
nos unirán las esquinas y recovecos
nos unirán las memorias y los cantos
allá en vuestra huida
permanecemos 
para aprender que no importa el lugar
en esta madre inmortal
que nos sustenta con su tierra
para vencer el terror al no retorno
porque ninguno regresa
porque ninguno está
en ninguna parte.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 28 de septiembre de 2014

Límite de la suerte.



Nunca jugué a nada
en el extremo de la suerte
supe
que nunca hay que esperar
pasó el tiempo
las lunas 
el espacio límite entre cuerpos y cadenas
seguí aprendiendo
que jamás hay que esperar
me dije una y muchas veces
no, esto no, esto sí,
esa no, esa sí, 
dentro de todas las elecciones
vagué
morí
asesté heridas profundas
me recuperé de las propias
dejando surcos 
en los dibujos
que la piel ostenta como cicatrices.

Alguien vino
entretuvimos el dolor
primero con palabras
silencios
después con un dedo
que toca a otro dedo
después uñas
orificios, lenguas
todo voracidad
en partitura simétrica
nos fuimos saltando de cama en cama
gatos entre deseo y ternura
ella me acariciaba la cabeza
le robé un abrazo o dos
reposando hacia la calma
en la cintura perfecta
que acogía
para abandonarse
sin decidir el tiempo
o fingiendo las pausas
o midiendo las caricias
como hacen algunos amantes
indispuestos
hijos de la excusa y del delirio.

Me debatía en una ficción de probabilidades
decidí olvidar de golpe
salté un espacio vacío
nunca jugué a nada
es cierto
nunca me jugué nada
también es cierto
pero alguna que otra vez
la vida sonríe con esa mirada cómplice
de viejos amigos que saben lo que tienen.

Sucede así
de esa manera 
cuando te miro ir
revolviendo el bolso
preparando a la perfección tu viaje
me acerco al cristal 
te cuento lo del bar de mierda
delante del que has estacionado
el beso ocurre, no hay que forzarlo
es así, pasa así
de esa manera.

Sabes...
nunca me jugué nada
esa es la mayor certeza que pueda decirte
pero a veces gano
todavía no sé
porqué sucede
que estés aquí
mientras pienso
en la descripción terrible de las salchichas
que nos lleva a la aceptación
la habitación mágica 
donde todo se reparaba 
con neumático de bicicleta y pegamento
los tres viajes al pasado
que cada uno haría
sin posibilidad de rectificar
no sé, de repente
el mundo adquirió la infancia
que has querido compartir
todo se hizo grande
en nuestro encuentro.

La verdad
sigo sin entender la suerte
esa es la pura, absoluta realidad en la que vivo
el no saber nada
y no importarme en absoluto
mientras siga siendo así.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 27 de septiembre de 2014

Cuanto nos falta.



Cuanta distancia nos azota
querida compañera
perdida en el tiempo
enfundada entre las máscaras
rellenando los huecos
entre carnes diferentes.

Cuanta distancia nos marcan
la fractura y el cristal
la herida y el quejido.

Al paciente dolor de la espera
lo acunamos entre los brazos
siendo madres
todos a la vez
sosteniendo con este valor frágil
la selva del olvido y la pena
la espacial distancia
donde el amor
se profesa en secreto.

Cuanta paciencia nos falta
siempre aleteando
dando la última bocanada
en la última boca
de la última anguila
en un cubo ahogado en sangre
siendo nosotros
artífices de nuestra propia miseria.

Cuanta práctica nos queda
reconocer los lugares donde...
los puntos exactos en que...
la aproximación perfecta
del dedo aterrizando en tu sexo
de la lengua rozando el labio
de como se enredan las extremidades
y producen lazos y nudos
de fortaleza inquebrantable
a pesar de tanto como nos falta
y de lo mucho que nos queda
por mirarnos, tratarnos, entendernos
jugarnos, besarnos y esas cosas
que se les atribuyen
tan a la ligera
a los amantes
que como nosotros
saben algo
(quizás demasiado poco)
sobre distancias
errores y particularidades
de esta naturaleza etérea
que nos arremete
hacia la zozobra
donde la voluntad de pretenderse sensatos
en el claroscuro de nuestra procedencia
nos indulta y nos remite
siempre
a lo inevitable de querernos.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 26 de septiembre de 2014

Excusa



No encontrar las palabras
descubrir su consistencia flaccida
de calcetín mojado
es lo que sucede muchas veces
cuando quiere uno decir poesía.

Verse languidecer la lengua
pegarse las babas a los paladares
remendar la pronunciación
de los más miserables versos
para regocijarse con su eco.

No encontrar ninguna de las palabras 
con las que decir poesía.

Mientras sueña que se es un gran poeta
o se piensa que se puede uno atrever así
lanzándose al vacío, a las zonas convexas de la vida
como si nunca fuera a morir.

Cuántas tonterías, cuantos imaginarios rotos
en el debacle temprano del augur
que nos comenta
que no le queda más suerte
para repartir
entre los que no tuvimos 
lugares de apoyo
jamás
solo a nosotros mismos
bastón y escalera
redactores
del propio destino
a merecer.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 25 de septiembre de 2014

Rumor de la conciencia.



Lamento el silencio de las hojas disueltas
el reflujo simétrico de palabras sepultas
la voraz intención del intuitivo intelecto
que escarba y se nutre bajo las vocales.

Siento, en la fisura donde los fluidos vírgenes estallan
una mano que surge a pesar de las frondas
que se atenaza mortal sobre el pecho turbio
y se mezclan sudor, espasmo y convalecencia.

Quisiera poder escapar 
de esta rima motora 
de cada uno de los versos que escribo
matar el verbo y destripar la frase, 
violentar vuestra experiencia
roer desde la primera de las letras, 
el contorno fractal que nos comete
arremeter flecha y puñal, 
corte y trascendencia de vuestro pasado
pero ando perdido últimamente 
con dolores imprevistos
extrañas experiencias nocturnas 
que tienen mucho que ver con la fragilidad
sueños maltratados 
en las esquinas de mis consideraciones
donde danzan las figuras frías de seres paternos
húmedas imágenes levitando en océanos, libertas.

Pretendo ordenar cada pedazo de este ritual
decir con menos mucho
decir con nada todo
lo intento, creedme 
hacer caso de las poéticas circundantes
de los materialistas ganadores de concursos
de la tecnología incipiente que nos satura
siempre esclavos de su conocimiento.

Ser poeta dentro de una lata.

Ser poeta de lata.

Ser una lata de poeta.

Todas esas cosas que... 
todos esos tiempos en...
donde parece que no sea yo
quien os atrapa un segundo y os suelta
en esta continuidad de preguntas
que no nos llevan a ningún lugar.

Pero que me hicieron estar aquí
entablando esta conversación de amigos

contigo

con quien quiera que seas
que tienes tiempo y encuentras un segundo
para reposar los ojos en esta poesía
en este encuentro
que no quiero variar
solo entregarlo, decir:

Lamento el silencio de las hojas disueltas
el reflujo simétrico de palabras sepultas
la voraz intención del intuitivo intelecto
que escarba y se nutre bajo las vocales.

Siento, en la fisura donde los fluidos vírgenes estallan
una mano que surge a pesar de las frondas
que se atenaza mortal sobre el pecho turbio
y se mezclan sudor, espasmo y convalecencia.

Tic, tic, tac.

Es la verdad.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 16 de septiembre de 2014

Manifiesto P.



Residir la poesía
con la resistencia proclamada
del que sabe quedar para siempre
morar las palabras
dejarlas filtrar
en el profundo preludio 
de nuestro manantial
morir de cualquier manera
a modo de maniquí 
de pruebas de choque
saltarse las reglas vacías
donde los significados aturden la conciencia
relamerse la sangre vertida
por un segundo de verdad
por un minuto de vida
resentirse poesía
especular poesía
rodearse de poetas decadentes
que pierden la dentadura
mientras recitan su último verso
remendarse poesía
volver a escribir la poesía
expandir la pandemia
en las demás artes
fomentar el vicio de las repeticiones
no cansarse de decir
poesía, poesía, poesía
o cualquier otra palabra
que nos transporte igualmente
hacia las orillas de un sauce
donde se agiten sus ramas
resuene invisible la risa de sus ramas
espaciarse el pecho
hacerse hueco entre las prisas
moler la poesía
para inocularse su viruela
reducir la poesía
redundar la poesía
escupir toda la poesía que nos quede
ahogarse de verbos
que no puedan descifrarse
habitar cada intenso poder
al decirse así 
reconocerse inevitable 
en cada una de sus inacciones 
como hondas sensaciones de victoria
o inmóviles derrotas 
compañeras de nuestra decencia
poetas del comienzo
niños salvajes
herederos de la tierra.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 15 de septiembre de 2014

Bohemia.


Devuelto, de un camino rodeo 
en la espina dorsal de Europa
navegando las nubes, 
viendo espirales de blanco espacio vacío
canté a las llamas seductoras 
entre hermanos de conciencia
bailé la risa perpetua 
para ángeles de muerte bipolar
entendí los vicios, las virtudes 
y la lucha sin nada
por jugar eternamente.

Quise a una muchacha rubia 
su color violín 
su ojo azul gris pasado de ternura
me reflejé en su infancia 
recorrimos las calles de Praga
reímos la insolencia de desconocerse
luego se marchó a trasladar su vida en un barco
yo huí hacia los territorios desconocidos
de calles repletas de pinturas
de voces todavía más duras y más extrañas
y un amigo perdido en la sombra de Alemania
al que rescaté del sueño de liberarse de la patria
dándole un poco de llama para calentar la resistencia.

Giré hacia un pasado cercano
donde las personas todavía quieren con locura
aunque se haga dura la estrategia 
y no sepan decirlo cada vez como nos gusta
pero existen los lazos del para siempre 
en sus ojos de las tierras del Este
y en sus manos y en sus abrazos 
y en sus lágrimas cuando me marcho
a correr la vida en otro lugar 
lejos de todos, pero entre amigos.

Perdidos
están allí
desaparecen
sobreviviendo
en esas esquinas que he transitado
como un vagabundo
lanzado a la deriva
en lugares donde la soledad
es un espasmo certero
una flecha frenética.

Pero recuerdo cosas dignas de ser contadas
seres que me recuerdan la luz
personas que te hablan en los andenes de los metros
ojos que se fijan 
paseos litúrgicos 
en los lugares comunes 
de gente que te observa
de manera despiadada.

Extremos que se retuercen
cuando hilvano cada memoria
puntas y vértices que extraño
fundido en los sueños 
revividos
donde regresarme
siempre poder volver
desde este hogar inmerecido
esta tranquilidad profética
de gatos mimos
que vienen a protegerme el sueño
antes de marchar
todavía regresando.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Masa.



Hay gente sable
gente virgen sin suturas
hay gente pesar
doblez, simulacro
hay gente
por todas partes
gente entera
gente a pedazos
redistribuída en los campos de la guerra
hay gente, en los bancos
entre las basuras hay gente
gente bajo las suelas de elevados zapatos
gente sin zapatos
gente entretenida
entre gente demasiado seria
hay canciones sobre la gente
y poesía también
grabada en los espacios del dolor
donde la gente se esconde
dolor doméstico
para gente doméstica
gente definitiva
gente pasada de largo
gente aire
gente estalactita
gente probable
indefensa gente
caminando entre la gente
provocando reacciones irrepetibles
gente eco
gente murmullo
gente piel, gente carencia
gente caricia, gente que vuela
los hay que escapan del escaparate de gente
que las mira como una más
como una menos también
gente imposible
gente martillo
intransigente gente
tanta gente tangente
en las periferias de la gente
entreteniendo
el concepto mitológico
de ser personas.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa


martes, 9 de septiembre de 2014

Debacle


Océanos de tiempo y mares de memoria
placentas prometidas a hijos del futuro
erosionan nuestra preferencia
para elegir el camino antes y despues
someternos a la deriva
al paso primigenio del olvido
viajeros de ninguna parte
abandonando madre, nido y convalecencia
caminantes de frondas indescritas
de espacios invictos
al sometimiento del progreso
reflejos de consistencia proverbial
átomos proféticos
rituales andados
huyendo de toda conjetura.

Somos nosotros
limbos limítrofes redundantes
procesos invisibles
resortes mágicos
dentro de un saco de hueso
que todavía anda
posible transita
el amanecer de los mundos
en el ocaso de la furia
el principio de la luz
en el deterioro de las formas
ámbito final del retumbo
donde hay que pasar
donde regresarse es justo
hasta la preciosa refracción
pérdida del rostro
anulación de la mirada
especulación del horizonte
mitigación de la culpa
fraternidad inesperada
que nos atonta
antes de saltar.

--------------------------------

Ferran Garrigues Insa