martes, 16 de septiembre de 2014

Manifiesto P.



Residir la poesía
con la resistencia proclamada
del que sabe quedar para siempre
morar las palabras
dejarlas filtrar
en el profundo preludio 
de nuestro manantial
morir de cualquier manera
a modo de maniquí 
de pruebas de choque
saltarse las reglas vacías
donde los significados aturden la conciencia
relamerse la sangre vertida
por un segundo de verdad
por un minuto de vida
resentirse poesía
especular poesía
rodearse de poetas decadentes
que pierden la dentadura
mientras recitan su último verso
remendarse poesía
volver a escribir la poesía
expandir la pandemia
en las demás artes
fomentar el vicio de las repeticiones
no cansarse de decir
poesía, poesía, poesía
o cualquier otra palabra
que nos transporte igualmente
hacia las orillas de un sauce
donde se agiten sus ramas
resuene invisible la risa de sus ramas
espaciarse el pecho
hacerse hueco entre las prisas
moler la poesía
para inocularse su viruela
reducir la poesía
redundar la poesía
escupir toda la poesía que nos quede
ahogarse de verbos
que no puedan descifrarse
habitar cada intenso poder
al decirse así 
reconocerse inevitable 
en cada una de sus inacciones 
como hondas sensaciones de victoria
o inmóviles derrotas 
compañeras de nuestra decencia
poetas del comienzo
niños salvajes
herederos de la tierra.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: