lunes, 27 de octubre de 2014

Esta es nuestra medida.



Recordar la hoja en el asfalto
y en su caída
vislumbrar
la fragilidad del mundo
el camino cortado
que proyecta nuestra realidad.

Si algún día decides
caminar el largo destino
de saberte capaz de conmover el mundo
y no conoces a nadie
tienes miedo
de avanzar despacio
de no encontrar asidero
en el borde del abismo
tal vez yo
no sea el mejor compañero
para que esta cruzada 
llegue a buen puerto
pero soy un hombre 
como tú
y entiendo de manos y abrazos
puedo tenderlos 
ofrecer 
cada uno de los alientos
para ayudarte
porque quizás en mi
no haya crecido suficiente
la luz sendero
ni haya sustentado bien 
el pilar que aguanta el embate de los elementos
o simplemente haya bregado con la existencia
e imposibilitado 
despedazado 
haya
egoístamente
preferido 
mantenerme con vida
a dar el paso
que sabes dar
más rápido
más eficaz
tan fácil
aunque creas que no puedes
no desfallezcas 
estamos por aquí
somos algunos
no todos siempre
y a veces sí
sucede que podremos juntos
lanzarte 
donde ninguno estuvo jamás
para que tiendas la cuerda
y rescates a los suficientes
de la esclava continuidad
donde todos residimos.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Relato del indigno.


Te he sido pretendidamente infiel
mentalmente
socialmente
abiertamente
sé que reniegas de los adverbios
que dice maese King
son el infierno
pero ha sido inevitable
para poder decirte la verdad
y entregar al mecanismo del fuego
esta gran mentira que alimentas
a la que podríamos arrojar
todos los frutos de nuestra codicia
descendencia directa o indirecta
para verlos arder
en la espiral
que nosotros erigimos.

Te he sido objetivamente infiel, sí
cuando no has sido capaz de cruzar el límite
y has decidido quedarte en guarida
oscuras las líneas de confort de esta cárcel
oscuro el designio que tramabas
en la medida de las caricias
besos pesados por miligramos 
amor convertido en moneda de cambio
cuidado y atención promedio
para mantener con vida a las plantas.

Todavía no hago la fotosíntesis, cariño
ni espero que pasen las mañanas
para hacerme viejo esperando 
a que decidas estar conmigo
a que lances el bote
cruces el desfiladero
te arrojes a las aguas
sin un plan.

Con seguridad habrás llamado
uno a uno
a todos nuestros amigos y familiares
y reunidos en una sala blanca
para que nada distraiga su atención
con el mejor discurso
les habrás convencido
que no fui digno de ti.

Eso explicaría que nadie 
tuviera en cuenta 
los años de exilio
la desaparición 
el augurio
de una nueva vida 
en la que no se te espera
y que se sorprendan
y apenen
cuando me encuentren vivo
en algún recodo
donde todavía sea yo
y les tienda la mano
el mismo amigo
que alguien les dijo que no era.

Sí, he sido infiel
ha sido así:
ne ce sa rio.

Sonará frívolo
sonará perverso
sonará vacío
porque nadie entiende
en la franquicia hereditaria
donde el amor se consume
como una droga de sostén
para afrontar todas las durezas
y ninguna alegría.

Donde fantaseamos con que valga la pena
sin saber
sin aprender
sin decidir
al fin 
exhaustos
de este continuo
que es pretendidamente
exactamente
ciertamente
justo lo contrario.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 25 de octubre de 2014

De las cosas que no quiero que leas.



La primera 
es un nido de recuerdos
hechos de alambre 
contaminados 
por la seda de amables gusanos
la segunda 
es el principio de una larga lista
que me gustaría borrar
lástima 
que empecé a contar de golpe
y no sé por qué 
los verbos
se caen de este monitor
dejando un reguero asesino prescrito 
favorable a la condena
que jamás han de cumplir.

Hoy tenía un montón de esas palabras
hechas de plomo
maleables
preparadas a conciencia
para decir lo necesario
pero la vida golpea de frente
cuando te acercas al fuego
sin garantías
y he encajado la derrota
una de tantas veces
ardiendo entre deseos
sometiendo la necesidad
escapando hacia el autismo.

Demasiadas líneas de comunicación
insignificantes
estratos 
apilados
para sustentar una verdad que no digo
demasiado dicho, demasiado descrito
para no dejarse entender
para no decir
que hubiera escalado el cielo
dado la vuelta al abismo
por otro revolcón en tus sábanas limpias
por un beso regalado
sin presiones
o una caricia dejada caer
en la espalda del sueño.

Entre locura y delirio
(qué aunque lo parezca 
no son la misma cosa)
esperando dentro del último vagón 
del último tren
una última acción 
que salvara la noche
haciéndonos desistir
de tanta frialdad 
o fingimiento
porque sin lugar a dudas
sucede
si nos dejan solos
sucede tan bien
que no entiendo este desastre
sustentado en excusas 
que mide los tiempos
la imposibilidad de amarse
después de dos noches
o una 
o cualquier cantidad 
porque sucede lo siguiente:

Llegará el día en que la gente entienda
que una mirada es un universo
que un roce es la eternidad
que el leve giro casual de los acontecimientos
es un regalo 
que no hay que obviar
que ya que llegamos hasta aquí
por qué no llegar más lejos
para qué dejar de sentir
si sintiendo somos
todo lo que nos queremos
la totalidad invicta
donde nadie pierde
el estado de gracia
que no puede, ni debe
nunca, jamás
dejarse escapar.

Viajé solo
el largo camino del destierro
apuré los segundos
mirando la pantalla 
que traía breves letras
como savia necesaria
de consumo adicto
al que reconozco
estoy enganchado.

No vino nadie
encontré un alivio
en el desamor
que iba afianzando 
su avance lento
seguro
pero lento
veneno necesario
para la cordura.

Dije adiós
perdón
las breves cosas
que desatan
la despedida.

A pesar de balbucear
lo que quise decir y no dije
y de haber escrito
lo que no quiero que leas
(y aunque
bajo el influjo
de la gravedad
piense 
que nada de esto
te importa un pimiento)
entre sueños imposibles
(a los que esta noche 
no estás invitada)
hoy, precisamente hoy
que tenía 
estas precisas frases preparadas
para conseguir tu afecto
voy a dormir solo
una noche larga
sin remordimientos.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 24 de octubre de 2014

Paráfrasis del olvido.


A hora tardía
escribo con impaciencia
las cosas que no quiero que leas
porque el silencio es la clave
de cada retumbo
que amartilla sien y conocimiento
persona y reflejo
cristal e imaginario.

No es necesario que te cuente
palabra por palabra
toda la verdad que oculto
porque el polvo
verá desgranada esta suerte
cuando por fin nos beba
desaparecidos sacos de existencia
reformulados en cemento
distribuidos éter y memoria
hechos para no perdurar
formados para no desfallecer
integrados en este tránsito
raíz de claroscuros
hijuelos impropios
de la revelación.

Quizás deberíamos borrar todos los versos
hacer un hatillo 
con cada pedazo de papel
mancillado de tintas 
enhebradas de momentaneidad.

Tal vez sería bonito
arder todos los pensamientos
que cristalizaron así 
lastrándonos 
confinando la actividad
de nuestros particulares velatorios
suma de miedo y deseo
valor y gemido 
restos de finalidad inexplicable.

Te digo, tal vez, quizás
para aceptar todas las excusas
que interfieren con este argumento
donde a esta hora tardía pretendo
olvidar esta imagen 
que guardas de mi mismo.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Vejez.


Sabemos que un día nos alcanzará el olvido
y desistiremos 
no sin antes revelarnos
desnudando a conciencia
cada pequeño tesoro
adherido a nuestro particular sepulcro.

Pasará que nos habrán cincelado al detalle
en nuestra carrera hacia la adaptación
jugando entre los recovecos de sobrevivirse
produciendo proyectos 
artífices de cada arquitectura
nosotros inservibles frutos
seremos descartados.

Para ese espacio limbo 
guardaremos un gesto sencillo
abrir la brevedad de los ojos
organizar en tromba
todos y cada uno de los sueños
dejar que se lancen 
hacia la presentación por defecto
que nos tienen preparada.

Obstruiremos con este destello
todos los caminos 
todas las posibilidades
dejar que pase esta contraindicación
que las palabras 
retomen su justo sentido
su exacto lugar de privilegio
al encuentro con el desconocerse
en la verdad de sabernos nuestro propio enemigo.

Alimentar así el recurso 
de saber que todavía
quedan lugares inaccesibles
en el reverso de nuestra propia oscuridad
obtener el cáliz de una vida eterna
al libar la fuente origen
de nuestra experiencia
volver a visitar todos los momentos
jugar con todas las perspectivas
contar la infinitud de posibles
que jamás realizamos.

No desaparecer sin un gramo de batalla
no aceptar este silencio borrador
así a la ligera
afilar perpendicular
una espada de fulgor invencible
asestar el golpe más certero
la herida más profunda
marcar el lugar vacío
para despertar lo oculto
en nuestra última contienda
con el bagaje de esta humanidad
que nos descompone
descontentos hijos de la depreciación 
someros autismos fatales
en la periferia del abismo.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 23 de octubre de 2014

Misterio.


Hay gente memoria y hay gente trazo
existe gente azul y gente desierto
y todos se parecen un poco
mientras pienso en las lágrimas del padre
en los tres nombres que fueron el mismo nombre
en las tres certezas que quedaron una
y en el abandono justo
después de un inevitable encuentro.

Hay gente verdadera y gente diurna
hombres de sal y mujeres de agua
libros con cubierta hechos de un árbol sagrado
y también hay cosas invisibles
ocultas en el valle
donde las almas indagan
el camino circular
del horizonte.

Hay supervivientes que han visto morir demasiado
niños desprovistos de futuro
organismos obcecados en sustituirnos
apoderándose de una fricción progresiva
como intentando prender la llama
para apaciguar con este sacrificio
a antiguos dioses imaginados
presa de una contradicción.

Hay seducción extrema llevada a cabo a pesar del mundo
amoríos frívolos rondándonos la mente
gente en los pasillos de un hospital desierto
y las lágrimas del padre
presentes durante todo este relato
mientras se adormece una clavícula
e intentas estrangular al enemigo
callando el aire de repente 
al impactarse un puño adulto
en las costillas juveniles
al sentir el latigazo de una mano vieja
en un cuerpo infantil desnudo
siendo esta superficie de lo mismo
desprovista del encanto de quien no le ha dolido
entumecida en la protección feroz de sus límites.

Hay una frágil línea 
donde mecer este cuerpo divagable
desde allí observar la vida
como un jaguar en su rama
esperar presas y momentos
aunque nunca fue propia esta naturaleza
ha llegado a tiempo
(negarlo todo no sería un buen plan)
estaba claro
habías superado a todos los maestros.

A pesar de todo, lo habías conseguido
redundando en tus finales
lanzado a la cacería 
del inevitable misterio.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 21 de octubre de 2014

Vámonos.


Vamos a morirnos de silencio
de falta de espera
de impaciente arrebato
de mordernos las uñas hasta el alma
descarnando las muñecas y los codos
de tanto golpear las paredes.

Vamos a sentirnos en la llaga
que deja el amor pasivo
de acompañamiento
y prometamos aquí, ahora
no volver a tocarnos
dejar de perseguir sombras de pasillo
estructurales refugios de escalera
no volver a construir señuelos de paja
vestidos de principesca ensoñación.

Vamos a refugiarnos donde sea
a la espera de tormentas mejores
para resolver nuestro suicidio
con las herramientas precisas
utilizando sin ningún motivo
alguna preventiva asociación
de conceptos vacíos 
todos referentes al maltrecho amor
a la mezcolanza de todas las fracturas
al acúmulo de cada dolor apaciguado
en el fondo de este precipicio que contenemos
abultado de cadáveres todavía enamorados.

Vamos a entonar
un desesperado ritual de abandono
donde contenerse, antes de la putrefacción.

Vamos a resistir 
el embate de los amantes olvidados
su desesperación caníbal
el continuo arañazo
que sean sus caricias.

Vamos a prometer un paraíso
lejos de nadie
cerca de ninguno
tomar el tiempo
para esgrimir una estrategia última
favorecer en todo lo posible
la regeneración de estos bosques
en los que hemos aguardado
una luz guía
un beso limpio
un abrazo sostén.

Vamos a irnos
lejos
donde el rastro de esta humanidad
que se repite en ciclos catástrofe
nos alcance al menos
capaces de responder.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Parpadeo.


Trazarás una línea
después deberé cortarla.


Miraré a los ojos
seductor
sin saber
el alcance de esta magnitud.

Nos tacharán de criaturas
de locos del amor
de verdad y de mentira
dirán cosas
que nunca nadie debería oír
a esta silueta sórdida
a la que pertenecemos
uno en forma
otra en fisura.

Quizás suceda todo
en el último segundo
de una supernova.

La profundidad de nuestro encuentro
no será vox populi
esperaremos la caída de este y de otros tantos imperios
mientras las últimas luces de nuestra cólera
despunten en el intersticio de los soles en estallido
y desaparecer tras la deflagración
no nos aturdirá el segundo previo
donde todavía estaremos
presentes en conjunto
eternos impactos eléctricos
sumidos en su propia, compartida, eternidad.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 19 de octubre de 2014

Horror vacío.


De todas las cosas horrendas
creo
que la peor
es mentir sobre los muertos
silenciar a los asesinados
tener la sangre fría 
helada de olvido
para poder seguir 
la senda del oprobio
recrear un nuevo mundo
lleno de resistencias
y miedo a la revelación.

De todas las cosas horrendas
levantar una nueva ración de hijos
allanando el terreno de la culpa
vendándoles los ojos
fomentando la regularidad
obviando lo inesperado
manifestando solo
las cosas sin conflicto
las creencias y los modos
que no debimos permitir.

De todas las cosas horrendas
disfrutar la vida a costa de los cadáveres
hacerse rico 
ocultando los huesos
debajo de las alfombras 
o mezclando la resina que exudan 
para apelmazar los cimientos
de una crítica nación.

De todas las cosas horrendas
que nos han hecho ser 
lo que seamos hoy.

--------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Oscuro.


Pensando la noche
he venido hasta tu puerta
delimitado el enlace de esta locura
he invertido todos los papeles
acampado bajo las estrellas
para contar los parsecs 
hasta que se apague esa luz.

Pensando la noche
ya sabes
mantenerse uno despierto
los segundos productivos
antes de esta muerte preventiva
que todos asumen.

Pensando la noche
pasando la noche
perdiendo la noche
volviendo al amanecer
lanzándome a las calles
para sepultar tu olvido.

Pisoteando los charcos
para salpicar el barro 
de los nombres
que no quiero perder
para emborronar la figura 
mantenida en vilo sobre las aguas.

Para hacer desaparecer el cielo
las luces sonoras 
que repudian sombras
que amasan la fortuna de los insectos.

Para venir de nuevo cada noche
siguiendo unas huellas 
que no son tuyas
que ya no son de nadie.

Cada noche
vacuidad 
prefacio
estructura
delirio
sucedáneo
molienda
estridencia
abandono
promesa
ignorancia
abulia
desaparición.

Cada noche
el abasto inmensísimo
la curvatura emocional
el silbido helado
la caricia indispuesta
forman parte 
de cada uno de los sueños
que he querido para ti.

Pasando la noche
pensando la noche
probando la noche
practicando la noche
produciendo la noche
palideciendo la noche
muriendo 
justo
cuando
empiezas 
esperarme
en el intranquilo sueño
que te arrebata
el espacio irrecuperable
donde alguna vez.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Sin palabras.


No te preocupes
suelo buscar un lugar mejor siempre
donde dejar caer esta sensación amable
que la mayoría de las veces
forma parte de un retorno
a veces brutal
al útero portátil
que salvo dentro
en el lugar invicto
allí donde nadie espera respuesta
ni la correspondencia inmediata
que nos otorga este mundo
de telepatía móvil.

Para dormir en paz
sin necesitarte otra vez
como un salvavidas 
antes de desaparecer
en esta profundidad 
que nos aguarda
siempre después
bajo el residuo 
de todos los rituales
previos a la desconexión.

----------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Relato de batalla.


No contento con decir
ilustro
con un trazo de memoria fina
demoro la espera
para agotar la paciencia
de quien no me quiere.

Seguro que encuentro a todos los enemigos
durmiendo bajo la misma carpa
afilados sus dientes- precipicio
preparadas sus lenguas- bisturí
intercalando sus dedos
enhebrando palabras 
que no dirán jamás
en presencia de su némesis.

Me sentaré en lo alto de la grada
para velar su sueño
para protegerlos
del estado pasajero de superar su miedo.

Les tenderé la mano
para que paseen su violencia
en un lugar donde no cabe la muerte
les contaré una historia
que adormezca la monstruosidad
que los recome.

Para danzar este juego de poder
para movilizar su ego
en esta predilección enmascarada.

Un golpe certero después
aunque yo desaparezca
y esta pose de bestia
este cuerpo gigante
que tanto amenaza
sin proceder 
ya no les aguarde.

Un desenmascaramiento
para favorecer un cambio a mejor.

Un desvanecimiento
para frustrar su pánico.

Un sacrificio para sanear el mundo
donde aprender 
que nadie nunca tuvo importancia
que no existía la dialéctica de negarse
que todo fue posible
que no debimos perder el tiempo
entre tanto diente
y debimos sumar otra cosa
algo más justos y sinceros
niños intransigentes
persiguiendo 
su particular revolución.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa