sábado, 4 de octubre de 2014

El amor gusano.




Era un amor estercolero 
de tierra batida
escombro
y pedazos de latón
un amor vejiga
un amor recto
un amor que pasaba las horas
pudriéndose en las esquinas
bajo las bolas de pelo
en los estantes refrigerados 
a los que nadie quita el polvo
jamás.

Era un amor alimenticio
un amor saco de ciruelas, paso
un amor de escarabajos peloteros
si algo era, era amor
o aparentaba bien el serlo
mientras cometía crímenes
o violentos deslices nocturnos
y se repelaba las carcasas 
de los últimos amantes pasables
que guardaba en el armario.

Este amor gusano
tenía un diente con filo 
un cuerpo bulbo
repleto y barbado
era de tierna carne 
de la piel más tersa
lo coronaba un ojo fijo
que siempre miraba
o que hacía como que
le importaba uno u otro
mientras excavaba galerías 
en el vientre de cualquiera
y desnudaba las ideas 
para masticarlas sonoramente
mientras dejaba desiertas las camas
los salones, las paredes repletas de postales.

Se iba yendo
se iba siempre yendo
con la tripa llena
los carrillos rebosantes
luminoso en su golosa lujuria
borracho de amor
de vuelta a su misterio.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: