domingo, 19 de octubre de 2014

Oscuro.


Pensando la noche
he venido hasta tu puerta
delimitado el enlace de esta locura
he invertido todos los papeles
acampado bajo las estrellas
para contar los parsecs 
hasta que se apague esa luz.

Pensando la noche
ya sabes
mantenerse uno despierto
los segundos productivos
antes de esta muerte preventiva
que todos asumen.

Pensando la noche
pasando la noche
perdiendo la noche
volviendo al amanecer
lanzándome a las calles
para sepultar tu olvido.

Pisoteando los charcos
para salpicar el barro 
de los nombres
que no quiero perder
para emborronar la figura 
mantenida en vilo sobre las aguas.

Para hacer desaparecer el cielo
las luces sonoras 
que repudian sombras
que amasan la fortuna de los insectos.

Para venir de nuevo cada noche
siguiendo unas huellas 
que no son tuyas
que ya no son de nadie.

Cada noche
vacuidad 
prefacio
estructura
delirio
sucedáneo
molienda
estridencia
abandono
promesa
ignorancia
abulia
desaparición.

Cada noche
el abasto inmensísimo
la curvatura emocional
el silbido helado
la caricia indispuesta
forman parte 
de cada uno de los sueños
que he querido para ti.

Pasando la noche
pensando la noche
probando la noche
practicando la noche
produciendo la noche
palideciendo la noche
muriendo 
justo
cuando
empiezas 
esperarme
en el intranquilo sueño
que te arrebata
el espacio irrecuperable
donde alguna vez.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

2 comentarios:

Eli Gómez dijo...

Un poema precioso, ya sabes, dicen que los chicos sosos esconden de los mejores versos. Sigue escribiendo que nos encanta!!

Ferran Garrigues dijo...

Gracias, compañera.