martes, 2 de diciembre de 2014

Ruta de oriente.

Una foto publicada por Ferran Garrigues (@ferrangarrigues) el

El grito de Tokyo
contenido en los primeros copos
me acompaña emergiendo de la tierra
se abalanza desde la memoria
la efusividad de los renglones de sus azoteas
que puedo mirar desde el cristal más alto
mientras se besan dos desconocidos 
entreteniéndose antes de comprar un souvenir
recuerdo la cuenta atrás del ascensor
que me libera a las calles 
cortina de agua precoz del invierno
acompañándome hasta la playa
donde flotan los fluorescentes
y los aceros atraviesan la ciudad
iluminando las tripas de los rascacielos
el agua llena de voces 
las calles húmedas 
a los pies de la tercera estatua de la libertad
un gato intenta calentarse 
en la luz de un foco a ras de suelo
el viaje silencioso de los revisores de tren
la memoria infinita de los edificios
cuya madera grita desde muy lejos
para devolvernos la plenitud de un pasado
y quemar nuestros ojos
fijos de esa esclavitud
de conmoverse con la vida
sus mil anhelos
su indiscriminada forma
vienen sin ser esperados
los ancianos que escardan las raíces del parque
el samurai que se pierde 
entre los bloques tejidos de cables
la sombra de la mano
bajo las alas de los gorriones
las bocas de los Koi
pidiendo pan en ahogados gritos
para alimentar a su pez dorado
el hombre del autobús
al que regalo un dibujo
hecho en el momento
las personas que fuimos entonces
en la cuna del miedo al delirio
cuando la pérdida era posible
en la bruma de la costa 
a la que la bailarina dio nombre
pero que he podido olvidar
no sin embargo
la luz del Sol de su horizonte
el tanuki saludando bajo el tejado
el sabor del té después de la tormenta
los platos disecados
las espadas paraguas
los rostros de los actores
del teatro de Gion
el olor del mercado de Asakusa
la paz del paseo de los filósofos
el rumor roto por la campana de Toba
el último sueño antes de volar
regresando a la guarida
el remolino de memoria
de todas las ciudades
la totalidad de la isla
en un cajón secreto
principio de continuidad 
de este viaje por concluir.

------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: