miércoles, 29 de abril de 2015

Flash memoria.

A photo posted by Ferran Garrigues (@ferrangarrigues) on

Cuando vi la escalera
tan afilada espiral imposible
no dejé al anciano subir solo
un carro de la compra lleno de esteras
contaba solo cinco años
pero me dejé la piel de las manos
por primera vez
cabezota y terriblemente terco
cada uno de los escalones
era un silbido de sangre entre los dedos
pero llegamos
al lugar donde la casa era aventura
y una anguila crecía a salvo dentro de una tinaja
la cotorra había huido, dicen
otros suponen que ella le abrió la ventana
harta de su graznido
y tal vez por eso ahora adora a los animales
en esa casa se golpearon las paredes
pero también el perro vivía sobre un techo transparente
el baño daba a una ventana
y hablábamos con el vecino
cada vez que la espuma nos cubría la cabeza
el suelo lleno de alfombras romboidales
las pipas con olor a extrañas hierbas
el scalextric al que nunca jugué 
dientes dejados bajo la almohada
gritos de la mujer golpeada por el hombre
el niño golpeando la puerta derrotado
un amigo de los padres jugando a los médicos
en la casa donde se asesinaban los lagartos
allí los pasillos eran todo
y el terror se colgaba de nuestra nuca
haciéndonos correr en la penumbra de las salas
los sueños de traslado
la fauce del perro sosteniendo nuestra frente
los primeros huevos fritos oliendo a carbón
el sabor crudo del vómito
todo se mezcla entre sueños de crecer
huir, transformarse
para volver hasta la orilla del viejo mundo
y asomarse de repente
a pesar de las negaciones
enfrentando una revelación.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: