miércoles, 6 de mayo de 2015

Amor congénito.

A photo posted by Ferran Garrigues (@ferrangarrigues) on

Dicen las malas lenguas
que la amé por puro interés
que gracias a ella 
la cantidad de likes en mi pseudoblogdepoesía
había aumentado un 200%.

Dicen, las malas lenguas también
que era capaz de succionar más amor por minuto
que cualquier aspiradora de marca italiana 
anunciada más tarde de las 2 de la madrugada
eso decían de nosotros, lo ves
eso era estar enamorados.

Prometí no meterla en esto
ni meternos en nada
que no fuera perfectamente fácil y sencillo
negué todas las dificultades
filtrándolo todo a partir del primer tropezón.

Sí, ustedes tendrán mejores soluciones
pero a mi en aquel momento no me daba para más.

Saben, tengo una explicación 
para lo de la testosterona y la obsesión por el sexo
y para las drogas que jamás tomé
o el alcohol que me deben 
de todas las fiestas a las que jamás acudí
o los cigarrillos que nunca tuve que pedir.

Lo sé, ustedes siempre tienen mejores soluciones
pero no es mi caso
soy incorregible
molesto
intransigente y algo cobarde
entre todas esas cosas
busco un equilibrio insano
entre el delirio de acostarme con todas las mujeres
y el de ser fiel a unas convicciones opacas
que fortalecen la honra y la moral
cosas que de este lado del océano 
han quedado en entredicho.

Por lo demás, en el lugar de lo privado
sonrío detrás de la máscara indiferente que se muestra
bailo en las noches de tormenta
abrazado al recuerdo de una sola mujer
donde volvería una y mil veces
para descubrir la verdad
de aquel principio y todos sus grados de locura.

Aun así, dicen las malas lenguas
que me dejo caer sobre las indefensas
que desnudan su pecho en mi alcoba
que aprovecho cualquier ocasión para robarles una caricia
que les muerdo la entrepierna mejor que sus maridos
proporcionándoles el ansia necesaria para perseguirme.

Luego unos dirán que esto no es poesía
que hay que tirarla por el retrete
que se condena al mundo con cosas como esta
y yo me seguiré recostando en la imagen precisa
de todas esas mentes
cargadas de normalidad
mientras observo todos los rumores
y canto victoria y eureka al margen 
en esta vida propia
que a nadie más pertenece.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: