domingo, 19 de julio de 2015

Breve crónica del que pierde.

A photo posted by Ferran Garrigues (@ferrangarrigues) on

Parecía muerto, pero en la boca
sostenía la vida
constreñida debajo de las cosas
de las palabras
de la arena
de este polvo manifiesto
donde escribía las horas
atado al silencio perpetuo de la soledad
se atrapaba entre vocales
de las que se negaba a conocer su taxonomía
para no caer en el pletórico legajo
de convertirse en dogma.

Pretendía la muerte, la brutalidad y el callando
martilleaba los cuerpos
con el azaroso resultado sexo
dejaba frías de caricias a todas las amantes
y revivía abriendo los ojos
cuando las terminaba amando 
antes de presenciar su huida 
porque las enviaba lejos
a la vida que no sabían que eran
a la verdad periférica lejos de los desastres.

Prefería disentir ante la manifestación del ego
dejar cadáver la repulsa
pretender la putrefacción del nombre
esperar el látigo que le hiciera servil
con la cara impasible ante la posibilidad del rayo
como esperaba el dolor
con esta procesión de resistencias
vinculándose al sismo y a la tormenta
hermanándose con el signo y la revelación.

Notaba el pinchazo en el lugar del padre
y sabía que venían a buscarle 
la misma puerta abierta 
la fosa común de los ojos blancos
el abrazo de la frialdad absurda
de todos los muertos inmateriales
eran ahora su misterio
mientras dotaba de caracter 
esos espacios críticos
donde siempre falló.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: