sábado, 30 de abril de 2016

Elección.

Plumas y hojas vomitadas por la boca
estampa de cuadratura numeral
en una hélice perfecta
soterran un rostro
que parpadea con su lengua
tentáculos hechos de pretensiones.

Un infinito de color 
salpica esta vena 
que ha sido cortada
para alejar la presión
de mantener la vida
ausente a los rituales.

Promedios escritos
leyes manufacturadas
de última salvación
hologramas de humanidad
cuerpos flotantes
en la repisa
tendiéndonos la mano.

Retóricas en la voz de las aves
alcanzando la reflexividad
de las ramas crepitantes
fuegos fatuos sin luz
bosque de llamas
escurridiza razón
que espanta a los valientes.

Toda la falacia
sus funciones
sin análisis
dejadas caer sobre la piel
para provocar una coraza
de relojes y tumultuosa creencia
abarrotando la quietud.

El espesor de la siembra
la meticulosa seducción
el canto crítico de los olmos
para desaparecer del sentido
que no nos encuentre nadie
hoy, no nos encuentre ninguno.

Para poder vivir así muriendo
o morir de cualquier modo
que hayamos elegido vivir.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Redundo póstumo.

Despierta la mañana un canto de difuntos
se ordena el límite para ser inalcanzable
no queda olor pujante de rosas en la almohada
la memoria extenuada, la voz marchita
el deseo devastado por la protección
se vienen abajo en este obstáculo 
predicho, preclaro, de manual
tanto
que parece que no existe lo que buscas
que lo que reclama el sentido
es algo parco, roto, inaceptable.

Quizás te obcecas demasiado siempre
en las cosas que rugen en tu estómago
y suben una bilis reiterada
a dejarte lo agrio en el palato 
soltar
dejar
olvidar
pasar
fluir
que las formas se desdibujan cuando brillas
toman el espesor perfecto
las caricias se quedan pero no duelen
el beso último es pasajero de otra verdad
y no debes sepultarte bajo el cieno
para que los demás no teman
cortarse con alguno de tus bordes.

Porque somos bordes
y fisuras erratas
hechos de mezcla
resortes y amargos relojes
fecundados por el ritual
hechos de materia intacta
de fractal presencia 
que se recupera cada noche.

Somos corte
hendidura
asombro
misterio
vacío y consecuencia
escurridizos espectros
dentro de la carne
que pasa, se descompone
tiende a los abismos.

Quizás te obcecas demasiado siempre
demasiado lejos
demasiado intenso
llámalo fuego, sangre, vida
hechos de metáfora
también somos poetas
acabados poetas de estantería 
poetas de biblioteca sin lectores
escasos de verso e ingenio
repetidos 
pero repetidos hasta la saciedad
nos traducen hasta encontrarnos
sin trampa ni cartón.

Qué poco somos
que nada hemos cambiado.

Qué nada somos
que todo lo tememos.

Qué escasez de sed
y de beberse ninguno.

Qué tristeza invisible en el abasto
de todas nuestras pretensiones.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Posado.

Y aunque no haya quedado espacio para la risa
se te haya desfondado el alma
corazón inclusive
atravesado por un cartel
que reza
necesita reparar
se te contagie quizás
esta pasividad insondable
a las manos
convertidas en manteca
despojo de caricias
abaratamiento de cuidados
integridad fría
utilizando acero para su recuperación.

Sonríe, fuerza el dolor en las comisuras
aunque no suceda nada en el rostro
y te dure todavía la pose marmórea
deja que surja el sonrojo
que se calme la bóveda de los errores
aplaca el gusano arterial
que se contonea agónico
por falta de sangre.

Decide, apuesta por la suerte de tenerte contigo
carga hacia los brazos rugientes del molino
estámpate los huesos contra la figura invisible del miedo
retuércete de dolor, mas de un dolor inexistente
hasta darte cuenta de cuanto drama
y cuanta terapia necesitas
lo mejor sea que cuentes cada paso
que das cada día
hasta tumbarte en el diván
para ir aconstumbrándote
a lo que queda por hacer
y lo que cuesta alcanzarlo
en ese estado crucial donde te encuentras.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 28 de abril de 2016

Sí, tú.

Si trazar la línea fuera suficiente
para volver al ocaso del primer día
sentir el tumulto de la aurora
arrasando el parco epílogo que ahora somos.

Si sentir que el preámbulo no ha sido suficiente
la voluntad de aprender haya quedado
truncada, malherida por las causas comunes
a las que nos arroja este estado de tránsito.

Si rejuvenecerse a la fuerza
o envejecer a pasos de gigante
no forma parte de ninguno de los destinos
si te quedaste en el centro
ficticio equilibrio de moneda de la suerte.

Si escapaste del redil a tiempo
no te sientes de ninguna parte
ningún sitio se te antoja hogar
los brazos no te acogen
sino que representan jaulas
dentro de jaulas, dentro de jaulas
dentro de jaulas, hechas de presión.

Si forzaste quizás que las alas
estallasen al unísono
las heridas se transformaran en escudos
la lengua daga presta a exorcizar a los constantes
no puede dormir de ganas de herir cada superficialidad
para observar el adentro quirúrgico y mágico
del que están hechos cada uno de los actos.

Si el espejismo se te antoja pueril y cabizbajo
un estado de gracia para los inseguros
te parece que no es de recibo
mirarse tanto tiempo en los espejos
acomodar la figura dentro de unos músculos
retozar con cuerpos por ser cuerpos
besar a quien no te convierte en ascua
tocar a quien no te atraviesa el corazón.

Si empezaste a rodearte de fuego
para mantener la tregua de tu asombro
dejas pasar tan solo a los sin miedo
te convertiste en personaje operístico wagneriano
pasado de rosca, quizás, pasado de rosca
pero a su vez alientas y tomas todo
dotas de forma a los sin rostro
que se quedan adentro
juntitos y seguros 
en sus plásticas oficinas 
donde la vida les pasa entre números y cuentas.

Si posaste la mirada en uno de esos espectros
desajustas toda la premonición 
para quedarte a su lado
para estar en el proceso del misterio
ver como florece y sueña y ama
sufre, cae y se levanta
o simplemente traza su línea hasta morirse.

Si estás hecho de pan y caldo
de caricia y humo, abrazo y suerte
de claridad y promesa
aunque caigas, te desajustes
no florezcas, ni sueñes, ni ames
no sufras, ni te levantes
ni traces ninguna línea hasta morirte
pero sepas de que están hechas todas las opciones.

Si eres capaz de sostener este significado
calmar la sed de las criaturas en tu seno
revertir cualquier cosa en algo distinto
decidir tu suerte, por diversa que sea
acunar tu destino a pesar de cada error
domar la resistencia de los rotos
danzar entre todos los dolores.

Entonces sí, eres tú
uno más entre tantos
que acaba de despertar.

------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Jo, la por.

Nosaltres que temem
patir els pessics memorials de la vida
i ens amagem darrere de tantes coses
que ja la llengüa 
feta miquetes
no sap com retornar-se.

Nosaltres que temem
i tenim el misteri
sota les parpelles
entre el costellar
a la capsa fixa i milimétrica
que en diem cor
vestits amb la por
mossegats per ella
en procès deconstructiu
amuntegant-nos 
ara i després
sempre ara i després
mai perdurem.

Nosaltres, jo, i tú, també
encavalcats en la nostra presumció d´innocència
ballem un relat que no te fi
perque es trasllada 
en cada petita transformació
on ja no som nosaltres
i només resta la temor
a no tornar a ser-hi.

Nosaltres, ai, nosaltres
que patim les hores com mil·lenis
on els segons centúries 
pareixen matar-nos cada vegada
més de pressa, més ràpid
sense deixar un alé intermig
tot es ja, tot ens acava
tot ens esmuny el poc que resta
i ens fatiga, i ens dol
tanta por manifestada
tant de coratge malinterpretat
que va minvant-se a les ombres que ens sostenen
perque elles poden no èsser aqui però hi son.

Nosaltres, aquestes petites coses
que trontollen els carrers
les nits i els llits en silenci
incapaços de fer res
de trencar el continuu
de frenar 
de botar fora
d´aquest  transport corpori
i llevar-nos aquesta calamitat
i tornar a conquerir
cadascun dels indrets comuns
on no quedava res.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 27 de abril de 2016

Tractant

Tractava de somniar
però era massa endins
aquella imatge del que era
i no hi quedava temps
quan l´esperança
encara pujant
ens volía dir alguna cosa
als entreactes i moratòries
on no seríem mai més ningú
per no cap altre.

Tractava de somniar
i el to profètic de les coses
venía fins dintre de l´ull
a trontollar com un tornaveu
que només pronunciava
aquell nom
i més
o menys
tot el que encara no havia passat.

Tractava de somniar
però era conscient de la rauxa
del silenci protocolari
dels ulls que semblaven esmicolar-se
i deixaven la pols de mirar-se massa
sempre a la vora d´estàtues i relicaris
on algú va oferir, jo qué sé,
una mena d'exvot ranci
potser incentivat per la literatura.

Tractava de somniar
i el petit orfe que era
bramava i bramava la viva mort
ai, com bullía
aquell centre magnífic
incapaç d´un sentiment pur
d´una veritat convençuda
com era ell fet de retals
de coses a les que agafar-se
però que teníen poca persistència.

Tractava de somniar
i va començar a escriure poesia
i va anar-se´n pels indrets
on la gent comú no vol romandre
i passen amb pressa
mirant amb pel rabet
mentre tussen o maleeixen
aquesta infecció
que els mostra quan malalts
quan poc
quina nosa
i tot el demés
que ningú no vol que li recorden.

Tractava de somniar
i així
es va fer precís a les esperes
i ja no bramava
i ja no corría
i també oblidà el temps
i les coses amb pressa
i va aprendre a romandre
i construïr i tot el silenci
i també a deixar de tractar
i a matar els somnis
i a espantar la llum
i a córrer en la foscor
alliberat de cap fatiga.

Tractava de somniar
i va aprendre
eventualment
a somriure el dia a dia
lluny de matèries inflexibles
llocs sense aigua
indrets
on per no cabre
no cabia res
que no fos
la constant derivació del de sempre.

Tracatava de somniar
qui sap si ho aconseguí
més enllà de tot
en la darrera línea
creuant sense cap por
l´ultim límit
on ja no era ningú
quan ningú somniava res
que no volia.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 25 de abril de 2016

La mar.

Prompte Mediterrani, prompte
tornaré a la teva vora 
i endinsaré el nas a la teva olor salobre
i et clavaràs com sempre
de lluny 
a la memòria.

Ai aiguamoll verd de costera pedregosa!
Ai lluent maragda servicial i joganera!

Quanta familiaritat t´emportes i et quedes
absent a tot l´amor que ens deixes
ignorant les ànimes que t´envolten
i que poc et temen els joves que amb tu trontollen
i et guarden les vesprades 
on la llum cau filtrada per la roca.

Prompte Mediterrani, prompte
cauré adormit prop de la teva rialla 
i no et caldrà despertar-me
prefereixo quedar allà 
oblit de ningú
anegat de sorra i de dimonis
mentre em contes
una vegada més
tota aquesta història d´infantessa 
repetida als teus marges
ressonant en les gorges 
d´una platja deserta
als rituals diaris de l´estiu.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Demora

Adicto a las transformaciones
bebo del entierro de cada noche
para esperanzar la carne
en el pequeño cambio de planes de cada día
y lo desdibujo en el café
jugando a perseguir impulsos y rituales
mientras espero quieto con el pensar tranquilo
en el lugar indescifrable.

Escribo con la fatalidad de quien demora el destino
dejando una pausa 
para entender la densidad de las palabras
entreteniendo las fracturas
dinamitando el fondo del adentro
fomento ilusiones y quimeras
atando los versos con los labios
fijando un proverbio
para que canten los taumaturgos
el horror que sobreviene
a los que se queden conmigo.

Será la piel inundada de ponzoña
o la voz, su timbre melódico
será la composición ósea de este rostro
o la capacidad inagotable de amarnos
las manos, la conjunción inverosímil de tantos dones
la capacidad de besar la frente que nos clama
la violenta espera y la negación del residuo
que en nosotros queda y muele y mata.

Como una manera cualquiera de terminar este pensamiento.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 22 de abril de 2016

Dolorcillos.

Esta noche se alarga
mientras el dolor no amaina
y las sombras lineales de la ventana dibujan a otro
lejos de la refriega
esperando
para caminar la curva de los astros.

Parece que no quede un lugar
donde dormirse plácido y tranquilo
pero lo encuentras
y aunque se note la ausencia
queda nada a lo que regresar
virtud de desaparecer y enrocarse sin posibilidades
una muerte más
para sumarse al podio
de los perdidos.

Esta noche duele por dentro
hasta la piel se hace invisible
para el invernadero del alma
nos comen los gusanos
nos comen
con su ardiente retumbo
mientras los soles y las lunas
acostados
van escarificándose los nombres en el pecho.

Las frases desprovistas de significado
vienen a vivir un tiempo que se agota
la rapidez, el invisible muro
las manos que no volverán a tocarse
el paso predicho hacia nuevos bosques
un pinchazo simbólico en el hemisferio izquierdo
la voluble pretensión de conocerse tanto
esa melancolía venida a menos
esa hipocondría multiplicada 
quieren quedarse bajo el costillar
fabricando un nido de profética memoria.

Esta noche inversa
parece brillar para desvelarnos
en cada arruga sanguijuela 
que bebe de adentro
y nos dibuja afluentes
de una cloaca 
en el centro del reposo 
en el impasible féretro del amanecer
y nosotros
tan decididos a vivir
cruzando su incandescencia
nos arrancamos el lastre
desplegamos los artilugios 
para abrazar la ceguera de un día más.

----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 21 de abril de 2016

Pacientes innumerables.

Cuando la paciencia
te hunda las huestes tras los ojos
y caigas y resurjas
elevándote hacia el misterioso horizonte
nos transfiguremos hechos de fósil curvatura terrestre
devolviendo lo dado y lo obtenido
nos migrarán los gusanos pasándonos los besos
usando sus cuerpos como labio
paseando nuestras desnudas calaveras
no quedará de nosotros miedo
ni terrorífico limo de ausencia
seremos compañía de todo
y a todo volveremos sin nostalgia.

Cuando la querencia de no habernos obtenido
en la luz limítrofe que a las pieles engaña
cuando se nos vengan abajo las cubiertas
que ninguna verdad última promete 
si se mantendrán erguidas
mientras recolectan otros 
los pedazos inciertos de nuestras herencias
las mínimas cartas a ningún destinatario
el eco perpendicular 
sobre nuestras habitaciones devastadas
la huella del sino de habernos malgastado.

Cuando toque el cuerno la salva de la ronda
y nos avasallen las estructuradas moralejas del destino
seamos no solo esto sino todo lo vivido
en el último estertor bajo la capa de las sobras
en nuestra permanencia ajustada a perderse
en el dolor liberado de caricias
en las caricias que dolieron sin notarse
reveladas en este cieno reprobable
hecho de angustia, miedo, soledades
no vendrán a visitarnos el ácido fermento
ninguna de las flores que matamos
ninguno de los nombres hechos carne
ninguno de los pasos que seguimos.

Cuando resistas al amor, al hecho inconsciente que este sea
a la pulsión casual que abrasa nuestra negación
a cada gota de casual impacto en tus mejillas
a dejarnos vencer en esta batalla 
de asalto y huida sin condescendencia
seamos capaces de verternos 
bálsamo hasta el confín del territorio
esperarnos la vejez de no hacer nada
ni siquiera darnos la mano en los pasillos numerarios
en los garajes y en el oculto abasto 
de cubículos de plástico.

Cuando pasemos y no quede ninguno
y ladren los cánidos salvajes sin alma del pasado
y haya que correr por sobrevivirse
entiendo que no estarás aquí
entiende que no estaré allí
y no habrá salvación posible 
entre nosotros mientras tanto.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Secreterio.


There is a secret. 

When someone waits to see your worst 
and then they say: I knew it. 

What they don't know,
is that you showed them 
what they needed to see to move on.

Todos nos temían
mientras la espera
transfigurándonos
en inalcanzables moradas
hallaba su destino.

Todos nos huían
cuando mostrábamos el filo
y hurgábamos el miedo
con más pureza
con mayor intensidad.

Habíamos aprendido a doler
tan bien
tan hondo
que la piel de la sencillez
caía como ceniza
en los suelos limpios
de toda relación aséptica.

Éramos tan precisos con el escalpelo
que podíamos separarnos a voluntad
de cualquier amante
en un segundo
no estar
no ser
desaparecernos.

Todos nos temían, es cierto
notaban esa tensión protocolaria
que habita en nosotros
y nos seduce a regresarnos
a un origen de insobornable pureza.

Y qué inalcanzables éramos entonces
cuando nos relevaban los sueños de esta responsabilidad
viajando tan conscientes de nuestra estrategia
aplacábamos el enamoramiento 
para sembrar un atisbo de infinito
nos escurríamos con esa facultad melosa
pero dejando una huella de permanencia 
tras habernos hecho invisibles hace tanto
y volver a nuestro espacio sin protocolos
donde reír, reír siempre, todo el amor que nos regresa
después de nuestro radical infanticidio hacia la vida.

----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Amiga.

Y es que hablando contigo
me digo que nadie se arriesga a la amistad verdadera
tan solo a profecías
cuídate de los taumaturgos
que flotan en habitáculos de humo
leyendo futuros en la certidumbre
te digo
y me contenta que rías
aunque sea a miles de kilómetros
y entre nosotros hace tiempo
que solo queda este sistema operativo
donde masivamente el mundo 
piensa que se está comunicando.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 20 de abril de 2016

Flotantes.


Vengo a clamar
que la soledad respira
y siente el leve signo
de dotarse de plumaje
que los que estamos solos
vacíos de una a otra costilla
enamorándonos a cada rato
flotamos a escasos dos centímetros del suelo
y podemos desplazarnos sin esfuerzo
en un campo de minas
hecho de personas.

Vengo a cantar, que los poemas más tristes
se han enraizado en el manantial
de donde provengo
pero que sirven en su negación
de alegrías y simulacros
a provocar que otro despierte
multiplicando la voz
restallando el eco
de esta verdad dormida.

Quizás solo alcance
a provocar una caída
un pequeño corte milimétrico exacto
un arañazo en la corteza de la pulcritud
a caminar descalzo el lodo de nuestro coraje
a no decir basta, me rindo, hasta pronto
a seguir a pesar que la losa parezca insoportable
a repetir el tópico hasta desfondarlo
a reiterar lo obvio hasta hacerlo taumaturgia para el cambio
a procrear cada idea una y mil ciento veintidós veces
hasta acceder a la línea donde todo sea propicio.

Vengo a reclamar
todos los noes que se abalanzaron al comienzo
para sumarlos a una extensa lista de imposibilidades por revocar 
a contar que eran tantos nuestros dones
que eran tantas nuestras posibilidades
que eran tan ciertos los miedos
que quedamos perdonados
por no saber contenerlos
o dirigir cada uno de estos pasos
hacia un necesario error
y que mientras tanto
hemos aprendido a decidir 
hasta dónde y hasta cuando
a saber qué capacidad de imprimación 
nos consta
como necesaria
y porqué urge en nosotros 
la conciencia de quererles
cada día más.

Baste pues de panfletos profético poéticos de noche en vela
baste de ahorro protocolario de psicólogos desbaratados
que hay que extender las alas, contener el escalofrío
empezar a volar.

--------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Y también.


Pararse, un instante 
ver la línea que se traza
entre los objetos y la suerte
entre los hombres y el ahora
mirar el signo perpétuo de las relaciones
y parecer que no diciendo nada
todo va a repararse.

Flotar en el amianto de no arder
conteniendo el fuego en la pira funeraria
radiar el segundo y el tercero de nuestros avances
y sin miedo a derrotarnos, volver a caer
azuzar el repentino gesto de recibirnos
volvernos caimán en las aguas turbias del desaire
esperar, hasta que el fango nos inhale a nosotros
y seamos convertidos en estatua, en residuo
dotarse de alas en el peor de los ocasos
alzar la frente, caminar despacio
el largo dilema de un imposible equilibrio.

Rumiar el espanto, hacerlo estando vivos
pero vivos y despiertos como infancia
dejar el quicio justo, el umbral prefabricado
para que alguien lo cruce a su manera
y tal vez se quede
a soplarnos las pesadillas
a inyectarnos sueños a pesar nuestro
a decirnos que sí, que estamos en un camino
a observarnos y pisar en nuestras huellas
a jugar a estar en una naturalidad terrible
en un proyecto innumerable
en una repetición de lo sido
que vuelve a sucederse.

Detenerse así, coger el aire
abrazar el tiempo que nos es propicio
entender que cada segundo es
y no es sin nosotros
y que también lo imposible asienta aquí sus metas.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa