lunes, 25 de abril de 2016

Demora

Adicto a las transformaciones
bebo del entierro de cada noche
para esperanzar la carne
en el pequeño cambio de planes de cada día
y lo desdibujo en el café
jugando a perseguir impulsos y rituales
mientras espero quieto con el pensar tranquilo
en el lugar indescifrable.

Escribo con la fatalidad de quien demora el destino
dejando una pausa 
para entender la densidad de las palabras
entreteniendo las fracturas
dinamitando el fondo del adentro
fomento ilusiones y quimeras
atando los versos con los labios
fijando un proverbio
para que canten los taumaturgos
el horror que sobreviene
a los que se queden conmigo.

Será la piel inundada de ponzoña
o la voz, su timbre melódico
será la composición ósea de este rostro
o la capacidad inagotable de amarnos
las manos, la conjunción inverosímil de tantos dones
la capacidad de besar la frente que nos clama
la violenta espera y la negación del residuo
que en nosotros queda y muele y mata.

Como una manera cualquiera de terminar este pensamiento.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: