jueves, 21 de abril de 2016

Pacientes innumerables.

Cuando la paciencia
te hunda las huestes tras los ojos
y caigas y resurjas
elevándote hacia el misterioso horizonte
nos transfiguremos hechos de fósil curvatura terrestre
devolviendo lo dado y lo obtenido
nos migrarán los gusanos pasándonos los besos
usando sus cuerpos como labio
paseando nuestras desnudas calaveras
no quedará de nosotros miedo
ni terrorífico limo de ausencia
seremos compañía de todo
y a todo volveremos sin nostalgia.

Cuando la querencia de no habernos obtenido
en la luz limítrofe que a las pieles engaña
cuando se nos vengan abajo las cubiertas
que ninguna verdad última promete 
si se mantendrán erguidas
mientras recolectan otros 
los pedazos inciertos de nuestras herencias
las mínimas cartas a ningún destinatario
el eco perpendicular 
sobre nuestras habitaciones devastadas
la huella del sino de habernos malgastado.

Cuando toque el cuerno la salva de la ronda
y nos avasallen las estructuradas moralejas del destino
seamos no solo esto sino todo lo vivido
en el último estertor bajo la capa de las sobras
en nuestra permanencia ajustada a perderse
en el dolor liberado de caricias
en las caricias que dolieron sin notarse
reveladas en este cieno reprobable
hecho de angustia, miedo, soledades
no vendrán a visitarnos el ácido fermento
ninguna de las flores que matamos
ninguno de los nombres hechos carne
ninguno de los pasos que seguimos.

Cuando resistas al amor, al hecho inconsciente que este sea
a la pulsión casual que abrasa nuestra negación
a cada gota de casual impacto en tus mejillas
a dejarnos vencer en esta batalla 
de asalto y huida sin condescendencia
seamos capaces de verternos 
bálsamo hasta el confín del territorio
esperarnos la vejez de no hacer nada
ni siquiera darnos la mano en los pasillos numerarios
en los garajes y en el oculto abasto 
de cubículos de plástico.

Cuando pasemos y no quede ninguno
y ladren los cánidos salvajes sin alma del pasado
y haya que correr por sobrevivirse
entiendo que no estarás aquí
entiende que no estaré allí
y no habrá salvación posible 
entre nosotros mientras tanto.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: